Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Uncharted: Fuera del mapa

La adaptación cinematográfica del popular videojuego de aventuras no llega a ser más que una imitación de Cazadores del arca perdida, La leyenda del tesoro perdido y Tomb Raider

Ruben Fleischer 

/ Tom Holland, Mark Wahlberg, Antonio Banderas, Sophia Ali, Tatie Gabrielle

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Sony

Luego de varias demoras causadas por la pandemia del COVID-19, por fin se estrena en las salas de cine Uncharted, la película basada en el videojuego del mismo nombre y protagonizada por la estrella más cotizada del momento: su amigable vecino, el sorprendente Tom Holland.

Para aquellos que no están familiarizados con Uncharted, basta decir que fue creado por los estudios Naughty Dog para las consolas de Playstation y que hace parte de una popular serie de videojuegos de aventuras, en donde el aventurero Nathan Drake (descendiente del explorador Francis Drake) y el cazafortunas Victor Sullivan, emprenden varias misiones para buscar tesoros perdidos. 

El público veterano bien puede encontrar en Uncharted la versión contemporánea de las aventuras de Allan Quatermain (Las minas del rey Salomón) y de Indiana Jones (Cazadores del arca perdida). El público más joven encontrará una gran similitud entre Nathan Drake y los aventureros Rick O’Connell (La momia), Benjamin Franklin Gates (La leyenda del tesoro perdido), el pirata Jack Sparrow (Los piratas del Caribe) o el capitán Frank “Skipper” Wolff (Jungle Cruise).  Y por supuesto, los amantes de los videojuegos a menudo llaman a Drake, la versión masculina de Lara Croft (Tomb Raider).   

Ruben Fleischer, quien aparte de la saga de Zombieland, no ha podido hacer una buena película de acción (30Minutes or Less, Gangster Squad, Venom), toma las riendas de esta película de aventuras y convierte al explorador adulto del juego en un aventurero adolescente encarnado por Tom Holland, quien aquí actúa como si fuera el hijo bastardo de Peter Parker (El hombre araña) y Brian Flanagan (el sinvergüenza inmortalizado por Tom Cruise en Cocktail). 

Lo acompaña en sus correrías Mark Wahlberg (en otra mala decisión para su carrera), interpretando a Sullivan (inicialmente iba a encarnar a Drake, pero posiblemente el éxito de Holland llevó al cambio de roles). Ambos se unen con un propósito en común: encontrar el oro perdido de Magallanes, el cual ha obsesionado desde pequeño a Nathan y a su hermano mayor Sam (Rudy Pankow), quien ha desaparecido misteriosamente.

Como no puede faltar una contraparte femenina en este tipo de cintas de aventuras, entra en escena Chloe Frazer (Sophia Ali), una joven que posee una pieza indispensable para hallar el tesoro. Los villanos en cuestión son Santiago Moncada (Antonio Banderas), un magnate que quiere recuperar el oro, ya que está convencido que le pertenece a su familia; y Braddock (Tati Gabrielle), la mano derecha de Moncada y antiguo amor de Sullivan.

Algunos giros sorpresivos, unas secuencias decentes de acción y la buena química entre Holland y Wahlberg, salvan a Uncharted de la perdición. Pero el descuido en los detalles (esta cinta está plagada de problemas de lógica) y lo poco original de su premisa, la convierten en un producto entretenido, pero efímero y para nada memorable.