Una plática con Keira Knightley

A la defensa de Anna Karenina

Por  ÓSCAR URIEL

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

UIP

EXTRAÍDO DE RS117, FEBRERO 2013

La estilizada figura y los expresivos ojos de Keira Knightley la han convertido en la protagonista ideal de cintas históricas cargadas de romanticismo. Su intervención en Anna Karenina (en donde vuelve a ser dirigida por su amigo y cómplice Joe Wright) puede tener una singular variante; se trata de la caracterización de una trágica heroína del siglo XIX con una compleja personalidad. “Mi objetivo siempre es el de convertirme en una mejor actriz . Existe siempre un cierto apremio en cada uno de los proyectos en los que me involucro. Creo que no tiene sentido si no te exiges a ti mismo en cada interpretación. Finalmente, tratamos de hacer películas que le parezcan interesantes al público, no siempre lo logramos pero sin duda lo intentamos”, expresa alegremente Knightley, quien siempre resulta una seductora entrevistada.

Greta Garbo, Vivien Leigh y Jacqueline Bisset son algunas de las actrices que se han aventurado a interpretar este complicado personaje. ¿Cómo aborda Keira tan difícil misión? “Todo lo descubrí básicamente en la novela. Son más de 800 páginas por lo que podrás imaginar la cantidad de información útil que encontré. También leímos un libro titulado Natasha’s Dance, el cual nos presenta un retrato de las costumbres rusas en la aristocracia en esa época”, agrega la reflexiva e intensa actriz.

Finalmente se trata de un mítico personaje en una novela universal que ha inspirado distintos cuestionamientos a lo largo de los años. Anna Karenina es una mujer moderna para su época que desafía a la tradicionalista sociedad rusa cuando abandona a su familia a causa de una tormentosa relación extramarital. “Leí Anna Karenina justo cuando cumplí 20 años. Recuerdo que mi impresión fue que se trataba de un hermoso texto romántico, épico y que el personaje protagónico era hermoso y algo inocente. Volví a leerla antes de iniciar el rodaje y tuve una interpretación totalmente distinta. Percibí una heroína oscura. Es la única novela que he leído dos veces y resultó un descubrimiento interesante el ratificar que la percepción de la gran literatura se transforma a medida que cambias. Ahora creo que Anna Karenina trata del amplio espectro que es el amor. Por lo general, denotamos el romanticismo a primera lectura pero nuestra versión también aborda la terrible soledad producto de los celos. Me cautiva más lo endeble que pueden convertirse los personajes y los desperfectos que terminan siendo. Creo que la novela condena a Anna Karenina, puedo estar equivocada pero pienso que el mismo Tolstoi la odiaba en determinado momento. No completamente. El autor jamás insinúa en el texto que ella es inocente y la sociedad culpable, sino todo lo contrario, se hace referencia a que es una mujer corrupta, un personaje caído que representa el horror de Babilonia. Pero al autor sugiere, al mismo tiempo, que la entiende y trata de no juzgarla; aquí donde radica la belleza de la novela. Tratamos de llevar esa dualidad a la pantalla grande, una heroína temperamental que puede llegar a ser una manipuladora pero, también, es víctima de sus decisiones”, finaliza la actriz y deja claro el tratamiento moderno que se hace del clásico texto.

Mira el tráiler de Anna Karenina con Keira Knightley: