septiembre 5, 2022

Una madre

Una cinta colombiana que intenta explorar los avatares de la enfermedad mental, la convivencia y las relaciones parentales

Diógenes Cuevas 

/ Marcela Valencia, José Restrepo, Eva Bianco

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Doc:Co

La ópera prima del director antioqueño Diógenes Cuevas, formado en el mundo de los video-clips y la publicidad, es una triste road movie en la que un hijo intenta reconectarse con su madre.

Una madre se inicia con la muerte del padre de Alejandro (José Restrepo) y con una escena perturbadora y reveladora en la que el joven, lleno de odio, arroja sus cenizas en la taza del baño.

Alejandro no es una persona estable. Lo vemos tomando un medicamento y estallar en ira cuando en una reunión familiar posterior al funeral, se defiende a su padre y se ataca a su madre. Para este joven, el menor de dos hermanos, su padre fue un monstruo alcohólico que lo maltrataba y su madre una mujer que, por sus problemas mentales, fue abandonada en un nosocomio rural.

La falta de una verdadera conexión de Alejandro con su familia, lo lleva a viajar al lugar donde se encuentra su madre para visitarla e intentar reconectarse con ella, a quien no ve desde que era pequeño.

Una vez es recibido por la religiosa que administra el precario instituto (Eva Bianco), Alejandro se encuentra con Dora, su madre (Marcela Valencia), pero no le revela su verdadera identidad. Al verla amarrada y condicionada por unas reglas estrictas, Alejandro decide emprenderse a la fuga con su madre en un vano intento por tener una familia, la cual nunca tuvo.

En realidad, una familia no está conformada por unos padres y unos hijos, sino por el valor de los vínculos que se establecen entre sus miembros. La película, escrita y dirigida por Cuevas, es un trabajo de ficción (con algunos elementos autobiográficos), que nos enfrenta a la dura realidad de la enfermedad mental, la cual estropea de manera irremediable las relaciones familiares; a la violencia, producto de una sociedad patriarcal; y también a la represión y la falta de humanidad que ha contaminado al catolicismo a través de su historia.

Una madre es una tragedia protagonizada por una madre y un hijo, provenientes de una familia rota que intentan reparar algo que ya no tiene remedio, más aún cuando su psique está tan quebrada como sus vínculos. Su final es devastador y tremendamente pesimista, pero nos deja una lección: Los seres humanos necesitamos del amor, el apoyo de los demás y de unas relaciones sólidas y estables. La soledad, la rabia, el resentimiento y los traumas del pasado, no son buenas consejeras.