Thom Yorke y Jonny Greenwood se divierten en el álbum debut de The Smile

El núcleo de Radiohead se junta con el baterista de jazz Tom Skinner en 'A Light for Attracting Attention', un álbum improvisado de bajo riesgo con algunas de sus canciones más sencillas en años

Por  KORY GROW

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Alex Lake

The Smile

A Light for Attracting Attention

A la mitad de A Light for Attracting Attention, el álbum debut de Smile, Thom Yorke lanza una pequeña broma: “Don’t bore us, get to the chorus,” [“No nos aburras, ve al coro”], arrastra las palabras lentamente casi sin melodía sobre sintetizadores ambientales y un piano lento en «Open the Floodgates». Luego se dobla, gimiendo: “We want the good bits, without your bullshit, and no heartaches.” [«Queremos las cosas buenas, sin tus tonterías y sin dolores de cabeza»].  Estas líneas son el tipo de frases tontas que él y su compañero de Smile, Jonny Greenwood, probablemente han escuchado durante décadas en su otra banda, Radiohead, desde que se aventuraron en un terreno más experimental en OK Computer de 1997. Pero en el contexto de Smile, las palabras de Yorke suenan tan dulces como irónicas (no hay coro a la vista), mientras Greenwood teje texturas de guitarra con eco alrededor de la voz de Yorke. 

The Smile surgió como el proyecto de confinamiento por Covid de Yorke y Greenwood, una oportunidad para trabajar en algunas canciones sin toda la presión de ser los Lennon y McCartney de Radiohead o, tal vez más exactamente, Waters y Gilmour, probablemente para disgusto de los otros tres miembros del grupo, ya que A Light for Attracting Attention contiene parte de la música más fácil de disfrutar de los compositores en años.

Aunque el dúo no ha vuelto a escribir sencillos con coros como «Creep» o «High and Dry» o probado con trends de TikTok, las canciones aquí se sienten más concretas que en álbumes recientes de Radiohead como A Moon Shaped Pool o The King of Limbs. Además de los tonos obvios de Radiohead, el álbum equilibra los intereses del compositor de bandas sonoras Greenwood en la música clásica contemporánea con motivos de piano minimalistas al estilo de Philip Glass, así como toques de líneas de guitarra complejas de King Crimson, arreglos de metales jazzísticos similares a Blackstar de David Bowie y ritmos de krautrock interpretados de lado por el baterista de The Smile, Tom Skinner, que toca regularmente con el grupo de jazz Sons of Kemet. El trío también reclutó al veterano productor de Radiohead, Nigel Godrich, para el LP, que se beneficia de arreglos inteligentes de cuerdas, metales y vientos de madera.

En su mayoría, el álbum refleja las ansiedades de encierro de Yorke con fondos musicales inteligentes que nunca oscurecen las canciones. «Free in the Knowledge», la melodía más sencilla del álbum, yuxtapone versos sobre sentirse «libre sabiendo que un día esto terminará» con un rasgueo acústico al estilo de David Gilmour con una sección de puente esperanzada con cuerdas brillantes sobre las que Yorke canta: “I talked to the face in the mirror … I said it’s time that you deliver, we see through you.” [“Hablé con la cara en el espejo… Dije que es hora de que entregues, vemos a través de ti».] Es hermoso, conmovedor y directo. Del mismo modo, mientras «Waving a White Flag» lidia con letras como «no pude respirar» y «tiene que haber una salida», un sintetizador difuso hace el trabajo pesado con cambios de acordes esperanzadores y cómodamente adormecidos. Y en «The Opposite», juegan con percusión, miasmas de guitarra al estilo de Robert Fripp y ecos vocales mientras Yorke canta: “Can we have the next contestant please in this logical absurdity?” [«¿Podemos tener al próximo concursante, por favor, en este absurdo lógico?».]

A medida que se desarrolla el disco, prácticamente se puede escuchar cómo las canciones se convierten en terapia para los músicos mientras tocan y superan su claustrofobia por el Covid: Yorke domina un riff de bajo funky a lo largo de «The Smoke», el trío toca en el alucinante compás de 7/8 en «Pana-Vision», y Greenwood intenta algunas líneas de guitarra elásticas sobre percusión en «“A Hairdryer». Al bajar las apuestas por sí mismos, Yorke y Greenwood suenan como si hubieran sido liberados, sin el estorbo de superarse a sí mismos, una lección que sería inteligente traer de vuelta a su banda principal. Yorke y Greenwood han sabido durante años que no necesitan un coro y todavía hay muchas cosas buenas.