julio 26, 2022

Si dios fuera mujer

El primer largometraje documental de Angélica Cervera nos introduce en las dinámicas, interacciones y conflictos de la familia de su prima Laura, quien tres años atrás era conocida como Óscar

Angélica Cervera 

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Doc:Co

La documentalista Angélica Cervera, oriunda de Medellín, nos entrega su primer largometraje documental llamado Si Dios fuera mujer cuya protagonista es su prima Laura, una niña de nueve años de edad que vive en España junto a su familia conformada por inmigrantes colombianos. Vemos a Laura cantando, bailando jugando, rabiando y preparándose para la Primera Comunión como muchas niñas de su edad.

Desde la biología, Laura es un niño. Pero desde su comportamiento e identidad, ella es una niña. Sus padres lo bautizaron como Óscar, pero a los seis años ellos debieron aceptar que su hijo era más feliz como hija. 

Cervera decide hacer este documental sobre una familia en tránsito, no desde entrevistas y testimonios a expertos, detractores e implicados, sino más bien convirtiéndose en una “mosca en la pared” y dejando que su cámara registre por más de tres meses día tras día, las interacciones, las dinámicas y los conflictos de Laura con su familia y amigos. Haciendo eso, toda la polémica y la controversia sobre los niños y la identidad de género quedan atrás y lo que vemos es a una familia con los problemas cotidianos que poseen todas las familias.

La lección de Si Dios fuera mujer es clara y contundente. Más allá de la biología (el sexo) y del discurso (no ideología) sobre el género y la sexualidad humana, lo que realmente importa es el cariño, el amor, la confianza y el apoyo que los padres le brinden a sus hijos para procurar la felicidad de los mismos. Todo lo demás son valores y reglas arbitrarias y convencionales dadas e inculcadas por la sociedad. Ya lo decía Jesús: “Amaos los unos a los otros”. Lo otro es secundario.

CONTENIDO RELACIONADO