septiembre 29, 2022

Rina Sawayama desarma el pop para crear un nuevo estilo

En su segundo disco, la artista británica-japonesa redobla la apuesta de su debut y se muestra aun más provocadora y rebelde

Por  ROB SHEFFIELD

Foto: Gentileza Greg Lin Jiajie

Rina Sawayama es todo lo que podrías desear de una provocadora pop en 2022. Ruda, audaz, impredecible, hilarante, directa, con su lado vil y un oído omnívoro. La artista británica-japonesa agitó las aguas con su debut, Sawayama, un manifiesto pop teñido de su sentido personal y queer del glam-rock. En joyas como “STFU!” se las arregló para combinar disco adolescente de la era Y2K y nü-metal en algo nuevo y arrogante. Cualquiera podía notarlo: Rina Sawayama nació para romper cosas.

Su esperado Hold the Girl es un diario personal y toda una declaración acerca de dejar atrás los 20 y confrontar el pasado. Es más suave, en la superficie, que Sawayama, al canalizar todas esas visiones retorcidas en canciones pop más directas y aptas para estadios. Todo el disco está cargado de cierta prepotencia queer. Como dice en el (Lady Gaga-esco) track del título: “A veces me mata la culpa, las promesas que no le cumplí a mi yo más joven”.

Pero esa Rina más joven debería estar orgullosa. Porque Hold the Girl sigue siendo punzante a pesar de todo. Ella se zambulle en su infancia complicada, criada por una madre soltera japonesa en Londres que no habla inglés y lucha para salir adelante. Su mayor inspiración acá es Taylor Swift. Como a muchos artistas, Folklore le voló la cabeza y lo tomó como una invitación a contar más historias. Le dijo a Rolling Stone UK el año pasado: “Recuerdo cuan-do Taylor Swift sacó Folklore. Yo pensaba, ‘esta mina inventa historias e hizo un disco entero. Si ella puede, yo tengo que hacerlo también’”.

“This Hell” marca el tono, pegándoles a los homofóbicos con una áspera mezcla de disco y country –la intro tiene relinchos sintetizados y una cita de Shania Twain, “Let’s go girls!”−. En “Catch Me in the Air” se reconcilia con su madre sobre beats bien clubbers del productor de Madonna Stuart Price. Pero Sawayama alcanza su mejor y más extravagante nivel cuando levanta el tempo. “Your Age” es una mixtura de bhangra y efectos especiales onda electro-warp, mientras ella escupe: “Me cagaste la vida”.

“Frankenstein” es otro punto alto, una enérgica meditación sobre el extraño amor entre el científico loco y el monstruo. Le implora al Dr. Frankenstein que la tome y la reconstruya, hasta que se quiebra y dice: “Ya no quiero ser un monstruo”.

Empezó escribiendo estas canciones por Zoom con el productor Clarence Clarity y la coautora Lauren Aquilina. Parece que el aislamiento de la cuarentena la hizo más audaz a la hora de mirar para adentro. Pero lo más excitante de Hold the Girl es que no te da el menor indicio de hacia dónde irá Sawayama de ahora en más.

Trending