P&R: St. Vincent

Esta iconoclasta del rock habla sobre improvisar sola, coescribir ‘Cruel Summer’, de Taylor Swift, y el poder del amor

Por  BRIAN HIATT

julio 9, 2024

ALEX DA CORTE

“He sabido que haría un disco llamado All Born Screaming desde que tenía 23 años”, dice St. Vincent. “Pero no estaba preparada. No era realmente digna del título, porque hay que vivir mucho para ser digno de un título que lo diga todo. Es la belleza, es la brutalidad, y todo forma parte del mismo espectro”. El excelente nuevo álbum de St. Vincent está impregnado de belleza y brutalidad por igual, con estallidos de ruido dignos de Nine Inch Nails, melodías elegantes y algunos de sus temas de hard rock más estilizados, varios con Dave Grohl en la batería. También hay algunos momentos totalmente inesperados en el disco, el primero que la artista de 41 años ha producido por su cuenta, incluido el dub reggae ‘So Many Planets’, que condimentó con un solo de guitarra jazzera, similar a los de Larry Carlton con Steely Dan. “Gran parte de la creación de este disco ha consistido en que todo tiene que ser táctil”, expone. “Tiene que empezar con electricidad y circuitos análogos. Tiene que ser percibido”.

Este álbum parece mucho más directo y abierto que tus trabajos anteriores.

En proyectos anteriores me ha interesado mucho la idea de un personaje y la iconografía. Me di cuenta de que lo he hecho en mi trabajo porque soy queer, desde niña sé que el género es como una presentación. Pero este disco no se basa en un personaje o en la identidad; trata de la vida, la muerte y el amor, y de cómo, en ciertas maneras, la vida es imposible, pero podemos vivirla. Solo tenemos una, dependiendo de tus creencias. Y lo único por lo que vale la pena vivir, en realidad, es el amor. Gran parte de la sociedad moderna está diseñada para menospreciarnos, para fracturarnos. Arriesgándome a sonar muy hippie, es radical amar al prójimo. No soy de una religión en particular, pero, somos todo lo que tenemos.

Normalmente, diría “Sí, genial” a una respuesta, pero no quiero restarle importancia a lo que acabas de decir.

[Risas] No, está bien. Lo leí en un meme, así que no te preocupes.

Estas canciones suenan como si las hubieras creado improvisando con una banda, pero en realidad las hiciste tú sola, con músicos añadidos después, ¿cuál es tu secreto?

Tengo un mezclador con tres cajas de ritmos y dos sintetizadores; era mi manera de instalar todas mis máquinas y tocar sola durante horas y horas. Aunque solo la usara por cuatro segundos, valía la pena. Luego tienes que volver y decir: “Pero ¿qué pasa con las canciones?”. Todos los sonidos tienen que estar al servicio de la canción. Podría hacer esto durante horas, pero ¿qué dice mi corazón? “Eso es lindo. Eso es inteligente. Profundiza. Mírate al espejo, piensa en todo esto”. Y como lo produje sola, hay ciertas canciones que canté cientos de veces. No se trataba de perfeccionarlas, era algo como lo que David Fincher hace con los actores.

Suscríbete a ROLLING STONE en Español para seguir leyendo.