P&R: Joe Duplantier

El frontman de Gojira habla sobre su voz, sobre la inspiración que recibe, la ciencia, la espiritualidad y lo que puede ser el próximo disco de su banda

Por  RICARDO DURÁN

diciembre 7, 2023

Gabrielle Duplantier

“Algunas veces no tengo más opción que perder mi voz, porque en los aeropuertos hay aire acondicionado, que es mi peor enemigo”, dice Joe Duplantier, cantante y guitarrista de Gojira, en el camerino donde espera para su show en Bogotá junto a Mastodon. “Luego podemos estar 10 horas seguidas en autobuses con el aire acondicionado, así que tengo que usar una bufanda, pero cuando salgo está muy caliente. Tengo que ser muy cuidadoso con todas estas cosas si hay cambios de temperatura y a veces no duermo lo suficiente”, añade. Le hemos preguntado por su voz porque ha dicho que la altura de la ciudad le afecta bastante. “No suelo ser paranoico, pero estoy muy conectado a mi cuerpo y puedo sentir cuando debo dejar de hablar; no tengo una fórmula para cuidar mi voz, pero diría que tomar mucha agua y dormir todo lo que pueda”.

El músico francés y su hermano, el baterista Mario Duplantier, lideran una de las formaciones más sólidas y relevantes del metal actual, que por más de dos décadas ha luchado para alcanzar un lugar en la cima de un género supremamente conservador. En ese panorama, Gojira ha logrado darle al death metal un estatus (en concepto y popularidad) que jamás había alcanzado, y es fundamental aclarar que no se trata de cualquier death metal, porque la de Gojira es una propuesta muy progresiva, virtuosa, y de gran profundidad lírica.

Joe es un tipo amable y atento, dispuesto a hablar abiertamente y a escuchar; esto fue lo que habló con nosotros hacia el final de una gira de siete meses con más de 150 conciertos:

Cortesía Move Concerts

Más de la mitad de este año han estado de gira, tal vez estén llegando a 180 shows en 2023, debe ser muy duro en términos físicos y mentales.

Bastante, pero al mismo tiempo contamos con un equipo, y no tenemos que estar cargando cosas; podemos descansar, subir al escenario y hacer nuestro trabajo. Mentalmente sí es difícil estar lejos de nuestras familias. Tanto mi hermano como yo tenemos dos hijos, Christian también tiene hijos, diría que eso es lo más difícil.

En medio de todos esos viajes, que los han llevado en este año a Inglaterra, Escocia, Irlanda, Australia, Estados Unidos, Alemania, Polonia, Francia, Suecia, Hungría, México, Brasil, Argentina, entre otros países, ¿logran componer canciones durante la gira?

Sí, tratamos de hacerlo lo más que podamos. Escribí algunos riffs en esta gira. Siempre tengo una guitarra en el camerino y llevo un amplificador pequeño a todas partes. Aunque prefiero escribir en el estudio.

¿Prefieres estar a solas para componer?

Depende, algunas veces tengo que hacer más introspección para saber qué quiero hacer y qué tipo de notas quiero escuchar, pero otras veces necesitamos esa energía grupal para sentir hacia dónde nos dirigimos como banda. Así que tenemos todo tipo de sesiones, incluso hago sesiones solo con mi hermano; tocamos durante una hora, y surgen muchas ideas. Ni siquiera tenemos que hablar mucho, todo es muy intuitivo.

Fortitude se estrenó hace unos dos años y medio, ¿cuándo podríamos esperar un nuevo álbum de Gojira?

Será en el 2025. Ya empezamos a escribir y tenemos muchas ideas. Mario ha estado muy productivo, así que solo tenemos que juntar todas las ideas. Como estamos de gira todo el tiempo, al llegar a casa queremos olvidar las cosas de la banda y estar con nuestras familias.

Has dicho que tu música abarca más que el metal y el death metal, ¿crees que el siguiente álbum esté en la misma línea que Magma y Fortitude? ¿O quieres alejarte un poco de eso?

Los álbumes son como la piel. La música que lanzamos en 2021 muestra una era de nuestra existencia. Es casi como si no pudiéramos decidir qué vendrá. No tenemos una visión organizada. No puedo forzarlo, tocamos y algo sucede. Siento que tendrá una batería más extrema y un canto más extremo. Habrá ciertos elementos que escucharon en Magma, cosas raras y experimentales. Con ese álbum lanzamos canciones grandes como ‘Stranded’ o ‘Silvera’, pero había mucha experimentación también. Fortitude fue un animal diferente, entonces creo que habrá un poco de Magma y Fortitude, algo de From Mars to Sirius. Es difícil hablar del próximo disco porque aún no está aquí, así que veremos. Sigue siendo una visión borrosa, pero me gusta esta etapa de no saber cómo será.


“Vivimos en un mundo pequeño, donde dependemos el uno del otro. Por mucho que me provoque disgusto la humanidad, soy parte integral de ella”.


En relación con las letras, el mundo ha estado pasando por cosas terribles, ¿cómo eso afecta tu proceso creativo?

Sí afecta el ambiente, siempre está en nuestras mentes. Nadie quiere ver bebés morir, nadie quiere ver racismo ni extremismo, gente loca siendo elegida para liderar países, como acaba de suceder en Argentina —no quiero llamarlo “loco”— pero me pregunto qué impacto tienen todas estas cosas en el mundo. Me siento un poco derrotado, casi tengo que desconectarme de las noticias, pero es imposible. Vivimos en un mundo pequeño, donde dependemos el uno del otro. Por mucho que me provoque disgusto la humanidad, soy parte integral de ella. Me disgusto a mí mismo. No hay dónde esconderse ni huir. Donde estés vas a proyectar algo a otros, y ellos te percibirán de cierta forma. Hay cosas que extraño de los 90, la simplicidad. Había guerra, contaminación e ignorancia, pero ahora es como si estuviéramos retrocediendo. Así que sí, afecta la música y afecta mis letras. Lo sé porque hemos tocado cosas nuevas, y lo que sale cuando canto es raro. En ocasiones me decepcionan mis propias letras. Después de un tiempo las leo y siento que no dije nada. Las letras son muy raras, porque son poesía.


“Si estás muy cerca de tu corazón, de tus emociones, y eres honesto contigo mismo, al mirarte en el espejo podrás ver al resto de la humanidad”.


¿Sientes que tienes que desconectarte del mundo para conectar contigo mismo?

Sí, y para tener una verdadera perspectiva filosófica o política de las cosas, sin el sesgo de quién soy, dónde vivo y mi condición. Soy un hombre blanco, y los hombres blancos están al final de la cadena en términos del derecho a quejarse de cosas. No solo soy un hombre blanco, sino que también vivo en Estados Unidos y soy francoestadounidense. Así que la tengo bastante bien. Claro que sufro, sufro cuando veo al mundo, y cuando me cae algo sobre el pie, como cualquier otra persona. Todos somos humanos, ¿quién soy yo para hablar de todo esto? Siempre es la misma paradoja.

Pero siempre regreso a lo mismo: cuanto más profundices en ti mismo, más podrás conectar con los demás. Si estás muy cerca de tu corazón, de tus emociones, y eres honesto contigo mismo, al mirarte en el espejo podrás ver al resto de la humanidad. Todos tenemos ese espacio de conexión dentro de nosotros.

Has mencionado que no eres poeta ni científico, pero sientes estar como en medio, en otra parte.

Sí, en otro lugar. Me gusta la ciencia, me gusta escribir poesía, pero nunca me llamaría poeta. Ni siquiera me llamaría cantante, porque mi voz es muy específica, no puedo hacer solos muy locos en la guitarra, tengo que aprenderme mis partes nota por nota. Entonces no soy ninguna de las cosas que la gente cree que soy.

Cortesía Move Concerts

¿Y qué significa la ciencia para ti?

Observación, sentido común, significa seguir adelante. Todos podemos estar de acuerdo en que algo está hecho de partículas más pequeñas. Llamémoslas moléculas. Todos podríamos estar de acuerdo en que parece que la Tierra tiene cuatro mil millones de años, y que hubo una era de hielo, porque la gente miró las rocas y vio algunos sedimentos blancos, eso significa que había nieve o cierta temperatura. Esa lógica, esas deducciones, y un esfuerzo común, nos trajeron esa información, y para mí eso es ciencia. La ciencia no va a explicar el universo, pero nos da muchas claves para entender su dinámica. No sé si alguna vez entenderemos el universo, la realidad o la pregunta sobre Dios. ¿Hay un Dios? No sabemos, pero la ciencia es la única cosa en la que podemos estar de acuerdo, en la que deberíamos estar de acuerdo. Me sorprende mucho el movimiento terraplanista, la falta de lógica. Todo nuestro alrededor nos demuestra que la Tierra es redonda. ¿Por qué sería plana?

¿Y la espiritualidad? ¿Qué significa para ti?

La espiritualidad para mí es ver la magia en la ciencia. Ver la magia en el hecho de que un árbol viene de una semilla, que cuando dos personas hacen el amor se puede crear una tercera. Había escuchado antes del parto, había visto películas y documentales, pero nada puede prepararte para atestiguar lo que yo llamo “el milagro”, pero ese milagro es explicado por la ciencia. Entonces, cuando eres capaz de ver el milagro en cada interacción, si puedes apreciar la distancia y considerar que lo que llamamos espacio está lleno de algo, entonces eres espiritual. Si ves un vacío, un sin sentido y no ves a las personas a tu alrededor, te privas de la espiritualidad de las cosas. No tienes que usar un turbante, ni estar sobrio todo el tiempo y meditar para ser espiritual, puedes añadir una dimensión de espiritualidad en cada movimiento, poniendo atención a tus pensamientos, eliminando aquellos que sean negativos y cuidando tus palabras.

Viajando todos estos años por el mundo, ¿qué has aprendido?

He aprendido muchas cosas pequeñas. Quizás es muy pronto en mi vida para sacar una conclusión, pero aprendí que algunos clichés sobre países son reales. En algunos países no les gusta la música ruidosa, en otros las personas son más críticas; los clichés tienen cierta razón, pero podemos trascender eso y evitar formar prejuicios; siempre debemos ver más a fondo. Es verdad que los franceses son menos expresivos que los estadounidenses, pero si miras más allá, hay algo más detrás. Aprendí a ser paciente, a no juzgar ni sacar conclusiones tan rápido.

¿Cómo se reflejan las raíces francesas en tu música?

Hay algo que ha estado presente desde el principio. Una banda francesa de rock puede buscar apoyo del gobierno para salir de gira, no tienes que probar que eres bueno, solo tienes que probar que estás dispuesto a trabajar; si demuestras que hiciste 40 shows en un año, el gobierno te pagará por los días que no trabajes.

Es increíble, pero también limitante. Una banda estadounidense que va de gira llevará dos personas: alguien que maneje el auto y alguien que venda la mercancía de la banda. Una banda francesa de gira llevará dos personas: alguien de sonido y alguien de iluminación. Los franceses no están en un apuro por ganar dinero y vender mercancía, porque eso ya está cubierto.

Las bandas estadounidenses están hambrientas, quieren impresionar y vender camisetas para poder seguir haciendo esto. Los franceses se preguntarán si son lo suficientemente buenos, casi disculpándose por estar encima del escenario. Ese fue nuestro caso. Tuvimos algunas becas del gobierno y pudimos trabajar 10 días en un recinto con profesionales subsidiados por el gobierno. Fuimos un poco mimados por el sistema.

Digo bandas estadounidenses, pero es así en casi todas partes. Las bandas inglesas son rudas. Una banda londinense, acostumbrada a tocar en condiciones horribles, puede tocar en cualquier lado, son como un tanque. Nosotros tuvimos que aprender. El pasado francés y nuestra educación nos empujan más hacia una conciencia social. Estudiamos un poco de filosofía, quizás por eso las letras son más filosóficas, no lo sé.

Cortesía Cosa Nostra

Gojira ya ha comenzado a encabezar grandes festivales, ¿por qué crees que el relevo de cabezas de cartel es tan lento en el metal?

No sé por qué pasa, pero lo veo. Creo que los rockeros más viejos realmente quieren quedarse allí. Si algo está funcionando, no lo van a dejar ir. Algunos músicos de renombre tienen grandes cuentas bancarias, y su estilo de vida lo requiere; cuando tienes mucho dinero, gastas mucho dinero, compras tres casas, cuatro carros, y necesitas personas que te ayuden a cuidar toda tu mierda. Yo aún no llego a eso, quizás algún día, pero ya casi tengo 50. Una vez que te insertas en ese estilo de vida, debes seguir generando ingresos.

Vemos bandas como Rage Against the Machine y Kiss regresando. ¿Quién sabe? Incluso Slayer podría regresar, ya no les creo a las bandas cuando se separan; siempre son las mismas bandas y seguimos esperando que se retiren a disfrutar su vida. Es nuestro turno, pero no sé cuánto tiempo nos quede, ya veremos.

Veo muchas diferencias entre el metal y el resto de la escena musical. Cada género tiene sus particularidades. En el metal, los fans están para toda la vida, se tatúan, compran tus cosas, y van a los shows en vivo. Las personas ponen atención al metal de una manera en que no lo hacen con el pop. Si eres fan del metal quieres meterte a profundidad, conocer la historia de las bandas, el nombre del baterista. En el pop no sé si las personas saben los nombres de los músicos, tal vez solo del vocalista. Con el metal es diferente, veo una similitud con el jazz, que incluso es un nicho más reducido. No ves a músicos de jazz tocar en arenas como nosotros, pero son 100 veces mejor musicalmente, y tocan en pequeños clubes de Nueva York.