Por qué la nueva temporada de True Detective podría ser una de las mejores (y más oscuras) hasta ahora

Bajo la dirección de la mexicana Issa López, la serie recupera las cualidades que la hicieron un título de culto en Night Country, su cuarta temporada

Por  ALAN SEPINWALL

enero 24, 2024

La nueva temporada de ´True Detective´ se puede ver en la plataforma de streaming HBO Max

Gentileza HBO

A Liz Danvers, jefa de policía en la remota ciudad de Ennis, Alaska, y heroína de True Detective: Night Country, le gusta decirles a otros policías que están haciendo las preguntas equivocadas y empujarlos una y otra vez hasta que hacen la correcta. Pero cuando se trata de Night Country, solo hay una pregunta posible: ¿valió la pena resucitar la franquicia True Detective y sin su creador original, Nic Pizzolatto?

La nueva temporada, creada, dirigida y escrita en gran parte por la directora y guionista mexicana Issa López (Los tigres no tienen miedo) y protagonizada por Jodie Foster, responde con un rotundo: “Diablos, sí”.

Ha pasado una década desde la primera temporada de este policial antológico, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson. En aquel momento, pareció un rayo caído del cielo, gracias sobre todo a la actuación de McConaughey y la dirección hipnótica de Cary Joji Fukunaga. Pero el final decepcionó a los espectadores que esperaban algún tipo de recompensa sobrenatural por todas las vagas alusiones previas a las historias de terror de Robert Chambers y H.P. Lovecraft. La segunda temporada, protagonizada por Colin Farrell y Rachel McAdams, fue un desastre creativo en casi todos los frentes. La tercera se vio favorecida por las actuaciones de Mahershala Ali y Stephen Dorff, pero por lo demás fue un refrito olvidable.

Ahora llega un nuevo título, una nueva creadora y un entorno muy diferente, 240 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico. Night Country le inyecta un gran caudal de energía femenina tanto en la pantalla (en Foster y su coprotagonista Kali Reis, como la renuente socia de Danvers, Evangeline Navarro), como fuera de ella, en una serie que en el pasado no fue exactamente celebrada por este aspecto. El resultado final es una temporada sencilla y mezquina de seis episodios que conserva la mayor parte de lo bueno de Pizzolatto, dejando atrás las partes más autoindulgentes o francamente torpes.

Night Country comienza cuando Ennis entra en su período invernal de oscuridad perpetua. La trama (unos científicos desaparecen en circunstancias misteriosas, que Navarro cree que se relacionan con un asesinato sin resolver que alguna vez investigó con Danvers) tiene mucha oscuridad. Sin embargo, López logra evitar que el espectáculo se agote precisamente en esa oscuridad.

Es una temporada intensa, a menudo gráficamente violenta, pero no opresivamente drástica. La energía entre Foster y Reis (una ex boxeadora con fuerte presencia en la pantalla) crepita constantemente. Y López se las arregla para dejar que de vez en cuando brillen algunos pequeños, pero muy necesarios, destellos de luz, particularmente cuando se trata de Navarro y todos los demás en Ennis diciéndole a Danvers cuánto les desagrada.

Después de la primera temporada, Pizzolatto admitió haberse sorprendido por cómo algunos espectadores se tomaron literalmente las referencias aquel terrorífico Rey Amarillo, por lo que las siguientes dos temporadas intentaron ceñirse principalmente a los monstruos humanos. López, por otro lado, acepta casi alegremente el desafío de contar su historia de una manera que le permita a la audiencia tomar lo que sucede como evidencia de que espíritus poderosos deambulan por el hielo, o considerar a todo hecho extraño como producto de la locura que puede desarrollarse en condiciones tan aisladas y sin luz. Cuando se le pregunta a un testigo si creía que había otra persona en la escena del crimen, responde: “Esto es Ennis, hombre. Sí, a veces ves gente”. Es una salida elegante.

La temporada de Ali pasó sin hacer mucho ruido y no hubo una demanda popular por más en los últimos cinco años. Pero López presenta argumentos convincentes de que True Detective tiene más para dar, pasando de un narrador a otro en lugar de refritar lo ya hecho. Para cuando uno de los personajes cita directamente una vieja línea de McConaughey en el final, Night Country ya logró probar sus cualidades como ficción fascinante y pesadillesca.

CONTENIDO RELACIONADO