septiembre 6, 2022

‘Pistol’: qué es realidad y qué es ficción en la miniserie sobre los Sex Pistols

La serie dirigida por Danny Boyle se mantiene más cerca del registro histórico que los esfuerzos recientes de Mötley Crüe, Queen y Elton John, pero se aleja de la realidad en ciertos puntos.

Por  ANDY GREENE

Jacob Slater como Paul Cook, Anson Boon como John Lydon, Toby Wallace como Steve Jones y Christian Lees como Glen Matlock en Pistol.

El primer intento de dramatizar la saga de los Sex Pistols llegó con el lanzamiento de la película de Julien Temple The Great Rock and Roll Swindle en 1980, solo dos años después de que la banda implosionara. La película cuenta la historia desde la perspectiva del mánager Malcolm McLaren y es tan caricaturesca que algunas partes directamente son animadas. 

Fue el comienzo de una mini-industria de retrospectivas de Sex Pistols que contaban su historia desde todos los ángulos imaginables, incluida la película de Gary Oldman / Chloe Webb Sid and Nancy, el documental de Julien Temple The Filth and the Fury donde da la vuelta a The Great Rock and Roll Swindle dejando que la banda cuente su propia historia. También hay libros con las memorias del bajista original Glen Matlock, el guitarrista Steve Jones y el líder John Lydon. (Todavía estamos esperando que el baterista Paul Cook escriba su libro y complete el set. Si querés una perspectiva neutral, la mejor opción es el libro de Jon Savage de 1991 England’s Dreaming). 

La nueva serie de Danny Boyle, Pistol (disponible en Star+), es el último intento de regresar al Londres de mediados de los setenta y ver cómo el dueño de una provocativa tienda de ropa desató a un grupo de inadaptados adolescentes en una escena de rock decrépita, y cómo de alguna manera hicieron uno de los mejores álbumes de la década antes de acabar de manera espectacular solo dos semanas después de su primera gira estadounidense. 

Mirá el tráiler de Pistol:

La serie está basada en el libro autobiográfico de Jones Lonely Boy y se enmarca en torno al guitarrista, pero Matlock, Cook y los herederos de Sid Vicious están a bordo del proyecto en varios grados. John Lydon, como era de esperar, no estuvo involucrado e incluso llevó a sus ex compañeros de banda a los tribunales en un esfuerzo infructuoso por detenerlos. «Es tan destructivo para lo que es la banda y por eso me temo que todo el proyecto podría ser extremadamente negativo», dijo. «¿Cómo puede alguien pensar que esto puede proceder sin consultarme y lidiar con mi vida personal y mis problemas, sin ningún contacto significativo conmigo antes de que el proyecto se anuncie al mundo? No creo que haya ni siquiera palabras que pueda presentar para explicar lo falso que es esto». 

Lydon puede estar enfurecido por no controlar a Pistol , donde ni siquiera es la figura central, pero posiblemente se sentiría aliviado al saber que la serie se mantiene más cerca del registro histórico que las recientes películas biográficas sobre Queen, Elton John y Mötley Crüe. Pero como todos los proyectos de esta naturaleza, se toma ciertas libertades con la verdad, algunas pequeñas y otras bastante grandes. Aquí hay ocho de ellos (alerta de spoiler, si aún no la viste).

1. Glen Matlock entra en la historia demasiado pronto

Años antes de que fueran Sex Pistols, los amigos de la infancia Steve Jones y Paul Cook tocaron juntos en el grupo de rock The Strand (más tarde conocido como The Swankers) junto con Wally Nightingale en la guitarra, Jim Mackin en el órgano y Stephen Hayes (y más tarde Del Noones) en el bajo. En Pistol, los vemos por primera vez en el momento en que Jones decide cambiar su nombre a swankers. Hayes, Mackin y Noones han sido borrados de la historia, y Glen Matlock ya está en la banda. En realidad, no entró en escena hasta que Jones y Cook se acercaron a McLaren y sugirió que Matlock, que trabajaba el turno del sábado en su tienda Sex, podría ser una buena opción.

2. Jones no fue arrestado por robar equipos de un concierto de Hawkwind

Según su propio relato, Steve Jones fue un ladrón impenitente en su juventud. Su atraco más famoso tuvo lugar en el último concierto de Ziggy Stardust en el Hammersmith Odeon de Londres en julio de 1973, cuando se fue con gran parte del equipo de la banda en una alcaparra fuera de horario. (El incidente forma la escena inicial en Pistol.) Pero el primer episodio de la serie muestra a Jones siendo arrestado mientras intentaba robar el equipo de Hawkwind (la banda pre-Motörhead de Lemmy Kilmister) y siendo brutalmente golpeado por la policía y llevado a prisión. Y aunque fue arrestado en el verano de 1974 y llevado al Centro de Prisión Preventiva de Ashford, ni siquiera puede recordar para qué era. «[Eso] es probablemente otro ejemplo de mi memoria que se cierra cuando la vida se vuelve demasiado difícil», escribe en Lonely Boy. Se libró de una larga sentencia de prisión después de que McLaren le dijera al juez que era un miembro honrado de la sociedad, pero eso está muy dramatizado en Pistol cuando el personaje de McLaren se apresura a la corte en el último segundo y lanza una mentira ridícula sobre Jones cuidando a su madre enferma y soportando la muerte de su amado tío Dickie.

3. El papel de Chrissie Hynde en la vida privada de Jones está muy embellecido

Chrissie Hynde trabajó en Sex mucho antes de formar The Pretenders y estuvo presente durante los primeros días de los Sex Pistols, pero Pistol la presenta como personaje principal en la saga y un interés amoroso intermitente de Jones. «Se sorprendió cuando lo vio la semana pasada», dijo Jones al New York Times. «Pero creo que es una buena historia. Incluso si no fuera tan largo como eso, mi relación con ella, creo que la forma en que se ha escrito lo hace interesante. Si sos un obsesivo, lo vas a odiar, porque no está en la línea de tiempo, sino en lo que sea». Para los obsesivos, así es como Jones habla de su aventura en su libro: «Cuando Chrissie estaba trabajando en la tienda, cerraba el lugar y poníamos en práctica el evangelio del sexo de Malcolm y Vivienne [Westwood]», escribió. «[Otra vez], la tuve sobre una bañera en una fiesta».

En otras palabras, eran amigos de la escena de Sex  y tenían aventuras ocasionales, pero no se parecía en nada a la relación profunda y duradera que se ve en Pistol. Ella trabajó en Sex durante un período de tiempo relativamente corto. En Pistol, parece que está allí durante años. 

4. Hynde no estuvo por casarse con Steve Jones 

La Hynde de la vida real enfrentó numerosos problemas de inmigración durante su tiempo en Inglaterra y se vio obligada a regresar a su Ohio natal en un momento dado. Esa parte de su historia se omite en Pistol, pero la muestra tratando de casarse con un miembro de los Sex Pistols para permanecer legalmente en Inglaterra. En Pistol, ella casi se casa con Jones, pero él desaparece en el último minuto para tener relaciones sexuales con Pauline, la mujer mentalmente enferma que inspiró «Bodies». Lydon interviene y acepta casarse con ella en su lugar, pero él también abandona poco antes de que puedan seguir adelante. Lo que realmente sucedió es que le pidió a Lydon que se casara con ella primero, pero fue Sid Vicious quien realmente aceptó hacerlo a cambio de dos libras esterlinas. (Jones no jugó ningún papel en nada de esto). Reunieron los documentos necesarios y casi lo lograron, pero la oficina de registro estaba cerrada ese día por un feriado prolongado. «Al día siguiente no funcionaría, ya que Sid tuvo que ir a la corte por golpear el ojo de alguien con un vaso», escribió Hynde en su libro Reckless: My Life as a Pretender. «Realmente no podías llevarlo a ninguna parte. Así que nunca me casé con Sid Vicious».

5. Steve Jones no despidió a Glen Matlock

Glen Matlock dejó a los Sex Pistols a principios de 1977, poco después de que la entrevista televisiva con Bill Grundy los hiciera famosos en toda Inglaterra. A lo largo de los años, la banda justificó la decisión de despedirlo diciendo que a Matlock le gustaba demasiado la música convencional, no se parecía lo suficiente a un verdadero punk rocker, no creció en las calles como el resto de ellos, y que el mensaje de «God Save The Queen» le resultaba demasiado radical. En Pistol, su personaje es visto teniendo numerosas peleas con Lydon y criticando a McLaren por no pagarles lo suficiente. En un pub una noche, McLaren insta a Jones a despedirlo. Jones luego lleva a Matlock a un baño y hace precisamente eso. Como Matlock expone en su libro I Was A Teenage Sex Pistol, su salida de la banda no fue tan repentina o inesperada. El creciente ego de Lydon y su comportamiento rimbombante lo habían estado royendo durante meses, y en el momento de su gira por Holanda en enero de 1977 ni siquiera quería pararse en el mismo escenario que el cantante. «Era totalmente engreído, arrogante y estridente solo por el hecho de serlo», escribió. «No lo necesitaba. Pensé: ‘Esto es estúpido, ya había tenido suficiente. Realmente he tenido suficiente'». Voló de regreso a Inglaterra y comenzó a armar la banda que se convirtió en los Rich Kids. Cuando escuchó que los Pistols estaban ensayando con Sid Vicious, dijo que apenas le importaba. Y cuando McLaren lo sentó en un pub en febrero y le dijo que su futuro en la banda se veía bastante sombrío, afirma que no protestó mucho. «Malcolm, simplemente ya no estoy interesado», recordó haber dicho. «No puedo molestarme si están ensayando con alguien más a mis espaldas. Ya lo sabía, y aunque en realidad no me importa, deberían haberme dicho algo. Así que dejémoslo así… Ha llegado a una división natural. Te vas y te vas y hacés lo que quieras». 

6. Sid Vicious toca al menos algunos bajos en Never Mind The Bollocks
En Pistol, la banda graba la totalidad de Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols mientras Sid Vicious se recupera de la hepatitis en un hospital. Steve Jones se ocupa de todas las partes del bajo en su ausencia. Cuando Vicious sale del hospital, le pregunta a Jones si es demasiado tarde para tocar en el álbum. «No te preocupes por eso», dice Jones. «Me encargué de eso por ti. Suena genial». De hecho, Vicious fue internado con hepatitis durante gran parte de este tiempo, y de hecho era un bajista extremadamente poco calificado, pero fue dado de alta del hospital antes de que terminaran y vino a Wessex Sound Studios para la sesión de «Bodies». Su trabajo era tan de mala calidad que el productor Chris Thomas lo mezcló mucho y le hizo tocar a Jones otra pista de bajo encima, pero técnicamente está allí en alguna parte. (Ha habido mucha confusión posterior sobre las partes de bajo en Never Mind The Bollocks desde que Lydon afirmó en sus primeras memorias que contrataron a Matlock para grabar el LP. De hecho, se discutió sobre eso, pero nunca sucedió. Cortaron «Anarchy In The UK» antes de que dejara el grupo, por lo que sí es cierto que Glen toca en esa canción).

7. La presentación de Nancy Spungen a Sid Vicious sucedió de manera un poco diferente 

En el quinto episodio de Pistol, Nancy Spungen entra en un concierto de Sex Pistols en el Screen on the Green Cinema de Londres el 3 de abril de 1977, lo ve a Sid Vicious y lo encara en el baño de hombres. Es el comienzo de una relación muy tumultuosa que finalmente la lleva a la muerte en el Hotel Chelsea de Nueva York al año siguiente. Vicious fue arrestada por su asesinato, pero la verdad de lo que realmente sucedió en esa habitación de hotel probablemente nunca se sabrá. En la vida real, Lydon los presentó en marzo de 1977, en el primer show de Sid con los Sex Pistols. «Pensé que esa relación terminaría en desastre, pero no en la forma en que resultó», escribió Lydon en su segundo libro de memorias, Anger is an Energy: My Life Uncensored. «Pensé que la follaría y diría: ‘¡Ay, qué vieja fea!’ por la mañana. Pero le gustaba la idea de que ella parecía desperdiciada y arruinada». 

8. Jones, Hynde y Paul Cook no drogaron a Nancy Spungen y la subieron a un avión a Estados Unidos 

La incorporación de Nancy Spungen al mundo de los Sex Pistols causó tanta agitación que Malcolm McLaren preparó un plan para que su secretaria, Sophie Richmond, la llevara a Heathrow y la obligara a subir a un avión de regreso a Estados Unidos. «No llegamos tan lejos como Heathrow», recordó Richmond en England’s Dreaming. «Estaba aterrorizada de subirse a un avión sin drogas. Nancy y yo estuvimos paradas en la calle discutiendo». Richmond llamó a John «Boogie» Tiberi, roadie de McLaren y los Pistols, para que la ayudara. «Cuando Nancy vio llegar a Malcolm y Boogie, salió corriendo por la calle», recordó el roadie Steve «Roadent» Conolly en England’s Dreaming. «Los tres la siguieron y la atraparon… Desde veinte metros de distancia pude ver a estas cuatro personas a los gritos». El plan no tuvo éxito y Spungen permaneció en Inglaterra. Pero en Pistol, el trío de Jones, Hynde y Paul Cook son enviados por McLaren para darle drogas a Spungen y ponerla un avión. En esta versión de la realidad, tuvieron éxito y ella realmente abandonó el país por un corto tiempo. Pero ella regresó justo cuando los Sex Pistols estaban tocando «God Save The Queen» en el Támesis y tiene un emotivo reencuentro con Vicious. Es mucho más dramático de esta manera, pero no sucedió así.

Trending