Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Pink Pablo y sus múltiples facetas

Nos habla de cambiar la psicología por la música, lo que lo hace destacar en un género urbano tan competido y sus planes a futuro.

Por  PATRICIA GUERRERO

julio 6, 2023

ANTONIO RUIZ

Juan Pablo Rivera, mejor conocido como Pink Pablo, es un productor y compositor puertorriqueño que tomó las riendas de su arte y se convirtió en el cantante de la música que crea. Tras una carrera en el ámbito de la psicología, decide dedicarse de lleno a su carrera musical en el género urbano, perfeccionando su estilo y sonido único. 

Pink Pablo está decidido a hacer el 2023 su año, lanzando sencillos como ‘La Vibra’, ‘Pokebola’ y más recientemente, ‘Perdimos El Control’. Para el puertorriqueño, estar involucrado en cada paso de la creación de su música es vital y es posible sentirlo al escuchar su música. Pink Pablo habló en exclusiva con Rolling Stone en Español acerca de su decisión de dedicarse a la música, lo que lo hace destacar en el género urbano, su rol multifacético en su arte y sus planes a futuro.

Creciste en una familia de músicos, ¿quiénes eran los músicos de tu familia? ¿Cómo viviste esta aproximación a la música desde tu infancia?

Toda la familia de mi viejo son músicos, todos mis primos tocan instrumentos, ya sea saxofón, piano, batería. Le agradezco mucho a mi mamá que me obligaba a tomar clases de piano. Al principio no fue una buena experiencia, pero te das cuenta que eso te hizo el artista que eres. De chico, lo más formativo fue tocar en la iglesia, fue como la escuelita porque cantan estas cancioncitas, pero que han durado mucho tiempo. Aprendí mucho de la simplicidad de las canciones de la iglesia, son contagiosas.

Estudiaste psicología un tiempo para luego terminar en la música. ¿Cómo viviste ese cambio de dirección?

Yo estaba estudiando psicología en la universidad, tengo una maestría en neurociencias y después desplazando el doctorado en psicología clínica. Me gustaba pero seguía haciendo música por el lado, lo que realmente me llamaba era la música. Creo que no necesitas un doctorado para seguir aprendiendo, fue una gran experiencia porque no sería la persona que soy hoy si no hubiera estudiado tanto. Un hábito que me dejó fue que sigo leyendo mucho, que es algo genial. 

Lo que pasó fue que solté unos temas y tuvieron mucha tracción y Marco López estaba muy interesado. Entonces solo tuve que tomar una decisión, porque no puedes estar con un pie afuera, tienes que comprometerte a tiempo completo. Con el doctorado pensé tomarme una pausa, pero sabía que no iba a volver [Risas].

Actualmente te posicionas en el género urbano, que es muy competitivo, ¿cómo has vivido la experiencia de ser un artista emergente de este género en Puerto Rico?

Ha sido increíble, la verdad. Siento que del aspecto competitivo, solo somos nosotros contra nosotros, ¿sabes? Es competir contra ti mismo así que no miro a un lado. No tengo tiempo para eso, es algo tan personal que lo veo como vencerte a ti mismo cada día, vencer la flojera, vencer la duda, el miedo… todo eso es más difícil que si otro tira un tema o que alguien tira un tema mañana. Felicidades, kudos a todo el mundo. Quiero que todo el mundo salga bien, yo solo trato de vencer mis números cada que saco un tema y hacer un mejor video y una mejor canción y conectar con mis fanáticos mejor. Yo no estoy pensando en los otros artistas en ese sentido. 

Hace poco me dijeron que mi estilo era algo como absurdo consciente o ignorante consciente, pero de género diría que es como urbano, indie, alternativo, definitivamente es nuevo. Quizás hay una palabra y no se ha inventado. 

En una entrevista comentaste que llegaste a cantar en inglés antes, ¿por qué fue importante para ti hacer este cambio a español con ‘Candela’?

Cuando apenas eres un bebé en esta industria, todavía estás buscando, encontrando y yo hacía inglés porque no estaba tan tan claro con esa vuelta. Yo hago canciones en inglés, pero hay del español que mi cerebro piensa en español y mis emociones son en español y el inglés a veces se siente como una lengua foránea e impersonal. Me encanta, yo hablo mucho inglés y leo mucho inglés, al principio lo traté y puedo volver a tratarlo. Definitivamente es un lenguaje que siento que domino, pero no tiene esa emoción del español que es tan rico. El español es bien rico. Hay muchas cosas que se pueden decir en español que no se pueden decir en inglés. Es un gran lenguaje. Estoy como flotando entre los dos. En un futuro podría hacer un par de canciones en inglés, pero el español tiene mucho que ofrecer.

En esa misma entrevista mencionaste algunas de tus influencias musicales en inglés como Mac Miller, Kanye West. ¿Siguen siendo tus influencias o quizás ahora también tienes algunas en español?

Mac Miller es una gran influencia mía, pero hay tanta gente que te puede inspirar que a veces tengo influencias de la salsa, el reggaetón cuando iba creciendo. Soy como una esponjita, puedo escuchar algo por primera vez mañana y me influencia. Solo hay que estar abierto a todo y tener mucha curiosidad por las cosas. 

Acerca de la composición de tus canciones, de acuerdo a los créditos de Spotify prácticamente has escrito todas tus canciones a solas, ¿por qué es importante esto para ti?

Para mí eso es lo más importante, mi música sale de mi cuarto. ‘Perdimos El Control’ salió de mi cuarto y eso es parte de por qué es tan especial. A veces siento que los estudios son como oficinas de dentista y se pueden volver aburridos, hacer algo tan personal en el cuarto me parece casi como escribir en un diario. Te conoces mejor a ti mismo, ves cómo procesas las cosas, cómo hablas de las cosas y eso no se da en un estudio. En mi cuarto siento que se abre una ventana para hacer cosas que no se han hecho antes y es un espacio para sacar todo lo que pienso. 

El estudio a veces es un ambiente tan rígido y sanitizado que la gente no se abre a la locura, a hacer cosas diferentes, a tratar cosas que están fuera de su zona de confort. Están tan atados a una manera de ser que como que tienen miedo de tratar cosas nuevas. Mi cuarto es ese espacio donde no hay reglas, aquí esto puede ser, podemos hablar de lo que sea, puedes ser quien tú quieres ser, puedes hasta ser quien tú ni sabías que podías ser. Por eso es que yo escribo todas mis canciones porque yo siento que quién va a hablar mejor de lo que pasó en mi cerebro que yo. Nadie conoce mi vida como yo. Es un proceso de profundización y se tiene que dar en un espacio donde pueda ser yo por cuatro horas. Esto nunca para, yo nunca dejo de hacer música.

Pink Pablo Facebook

Desde tu descripción en TikTok que declaras que tú escribes música en tu cuarto y compartes Tiktoks y Reels produciendo música desde tu cuarto, ¿por qué decides invitar a la gente a compartir estos momentos tan especiales para ti?

Yo pienso que todo el mundo debería tener ese espacio donde todo el mundo puede hacer arte. Todos tenemos algo que decir, todos tenemos algo que pensar de lo que nos está pasando y yo creo que todos deberíamos tener como un diario. Todos deberíamos escribir lo que nos pasa y hablar sobre eso y si la manera que tú lo escribes es tan bella, se considera arte. Yo no quiero nada, pero si yo quiero que la gente aprenda algo de mí, es que yo dejo entrar en este espacio que es bien íntimo, bien personal porque es un espacio que todo el mundo debería tener al final del día. Habla de lo que te está pasando de tal manera que puedas ver tu vida como algo precioso. Mucha gente piensa que hay gente que nace con el talento, estilo, y demás, pero yo pienso que todos tenemos el potencial de crear, todos creamos. Si tú no quieres aceptar eso, tu cerebro va a estar tapado, no se va a expresar.

Yo hago eso tal vez como una invitación a la gente que vea a este tipo en su cuarto haciendo estas estupideces, pero que digan estoy conectando con él, bien cabrón. Porque claro, yo estoy hablando de lo que se trata de ser un ser humano y lo estoy expresando. 

Sueles escribir de tu vida personal, ¿todo el material de tus canciones se basa en tus experiencias personales o has recurrido a algunos elementos de ficción?

Algunas canciones como ‘Insomnia’, ‘La Vibra’ y ‘Pokebola’ que son cosas que yo digo, pero es difícil para mí hablar de algo que no es real, una historia que no me hable a mí. Estoy disfrutando este punto de mi carrera porque me he abierto y utilizo la composición como un diario o una documentación de mi desarrollo como ser humano. Yo pienso que va a ser eso para siempre. Si cuento una historia de un bebé que está caminando pues va a ser porque eso me tocó ese día y fue necesario para entender más mi relación con el mundo. 

No solo eres cantante y compositor, sino que también has adoptado el rol de productor en tus canciones…

Yo empecé produciendo, siempre estaba buscando un pana que rapeara mis pistas. Me tomó tiempo decir yo soy el cantante y yo soy el que voy a hablar. Yo no soy el productor. Yo no soy Tainy, soy Bad Bunny. Me tomó tiempo salir de ese productor introvertido a ser esta persona extrovertida que habla de mierda. Tienes que ser vocal. Cuando eres un artista tienes que hablar y estar cómodo hablando y eso es lo que me tomó tiempo desarrollar. 

¿Cómo ha sido esta experiencia de estar involucrado en todos los diferentes aspectos de tu arte? 

Ha sido preciosa, en verdad. Pienso que todo el mundo debería estar envuelto en todos los aspectos del arte que crean. Yo quiero verlo todo entiende. Yo quiero plantar la semilla en la tierrita, echarle agua, que crezca el palo, cortarle las hojas. Es como si llega un tipo a meter la semilla y se va y no vuelve. ¿Qué pasó con el árbol y el interés que tú tenías en lo que iba a pasar? Yo siento que a las canciones les falta sustancia hoy en día porque hay tanta gente envuelta en ese proceso que es como si fuera una fábrica y un trabajador pone una pieza de la cajita y otro le mete otra cosa y se crea como este Frankenstein que no tiene sentido. Pero si yo desde la raíz soy yo el que lo tienen agarrado y yo veo esa pista desarrollarse hasta lo que es una canción y el coro me viene a la mente y sigo cantando y me pasa algo en la vida que tengo que cantarlo… así debería ser así debería de ser. 

Si tuviera un productor que se encargara de mi arte, tendría que meterle más cabrón que yo y tendríamos que estar conectados. Este es mi arte, ¿cómo voy a dejar que alguien se meta en mi arte y que lo toque? Yo no sé cuáles son tus intenciones, pero yo estoy aquí dándote un pedazo de mi alma. Yo lo valoro tanto que pienso que tener mucha gente envuelta en el proceso es chévere si es gente con buenas intenciones, adelante y si están igual de duros que yo, adelante. Yo quiero estar envuelto en todos los aspectos porque es demasiado importante. Yo no puedo estar solo envuelto en un aspecto porque si no, no me importa.

Más cuando yo sé de teoría musical y yo sé hacer pista. Yo soy bien duro haciendo pista. Me nace. No puedo ser indiferente a una parte del proceso. Hasta el mix, yo estoy masterizando encima del tipo, hablando con él y tenemos una buena relación. Si se trata de mi música, esos son mis bebés. Y eso la gente lo siente, por eso es tan contagioso.

¿Cómo te aproximas a la producción en comparación a la composición? ¿Haces algo diferente?

Es igual, es como coger una ola. Hacer una pista es como sentir que viene la ola y cuando empiezas a hacer el beat coges la ola y después te viene una palabra a la cabeza y ya cogiste la ola. Así cuando estás escribiendo los versos y las barras y los coritos y es como un proceso que se retroalimenta el mismo y no puedo parar. Las mejores canciones mías fueron de 0 a 100 de manera fluída, como una ola, ni lo pensé y cuando hice el beat, ya sabía lo que iba a cantar. Mientras estaba cantando, seguía descubriendo el beat. Como que un yin yang, sucede simultáneamente. 
Ese es mi proceso, no tiene que ser el proceso de todo el mundo. Hay gente que hace un beat y gente que le rapa encima del beat. Yo uso pedazos de sonido y cosas que significan cosas para mí desde el beat. Si tú escuchas algunas canciones mías, el beat está atado al mensaje de la canción y eso no pasa cuando tienen dos cabezas diferentes, uno en Miami y otro en Puerto Rico tirándole beats al otro. Es como mira bro, qué chévere ese beat, pero no significa nada para mí. No sé, le puedo tirar un par de barras encima y va a sonar brutal, pero no me jala a mí, no me está jalando. Una buena canción para mí es una canción que me tomó cero esfuerzo hacerla porque fue natural, fue como que lo necesitaba sacar.

Hablando de ‘Perdimos El Control’ que es tu sencillo más reciente, muchas felicidades también. Trata temáticas de desencanto y desilusión con el amor, ¿por qué crees que esos temas le hablan a tantas personas?

La temática conecta mucho con las personas porque las personas siempre están en un proceso de desilusión con otras personas, pero la realidad es que el problema de la gente son las ideas que se hacen de la realidad. La gente se desencanta de otro ser humano, pero yo creo que tú como que lo idealizaste demasiado y el problema es tuyo entonces. Hay gente mala, claro, pero hay gente que en verdad como que uno le idealiza demasiado y le da mucho puesto a una persona que ni se lo merecía. Por eso es que uno siempre está, yo pienso, como que en desencantamiento con la realidad, le diste demasiado flores bro. Es fácil identificarse con la temática, yo estaba pasando por lo mismo cuando la hice, dije estoy bien encabronado con esta tipa y lo voy a tirar aquí y lo tiré por TikTok y Reels y se hizo algo viral. Mini viral, verdad, porque se fue como un par de décimas de miles y había muchos comentarios. Mucha me preguntaba cuándo lo iba a sacar y yo pensaba que dicen eso porque están encabronados con una tipa, pero yo no sé si lo quiero sacar. Cada vez que lo posteaba en TikTok consistentemente generaba atracción, entonces dije voy a acabar esta canción, está bien chévere. 

Bro, la acabé seis meses después y otra tipa me rompió el corazón de nuevo, yo cogí ese sentimiento, aprovechando el sentimiento que siento con esta mujer y lo tiré ahí. De ahi nació los versos de “me envolví, perdí, hoy me toca a mí, mañana me toca a ti, qué cómico ya no podemos ni hablar”. Fue hermoso como puedes sentir las mismas cosas en diferentes momentos del año porque estás pasando por lo mismo, verdad, cuánto rompimiento uno sufre al año. Es un sentimiento bien normal la gente siempre está que juntándose o separándose verdad. Las conexiones que no son tan fuertes, verdad, porque Marco es una persona que yo no me veo separándome de él jamás, pero no todas las personas de mi vida tienen ese privilegio que él tiene. Muchas relaciones, se juntan y se separan, no todo el mundo es para ti y tú no eres para todo el mundo. Normalmente uno no se va a cerrar a conocer gente nueva, si conoces gente nueva, corres el riesgo de que te rompan el corazón. Hay gente que se cierra, yo no me quiero cerrar.  

Eso fue, nació de ese sentimiento que yo siento que bien usual, bien contagioso y la manera que yo lo narro, siento que es bien original porque es como que mira bro, me rompieron el corazón, pero esto es lo que hay. Es una canción hasta jocosa, como que te estás riendo de la situación. Esta es la vida papi, la vida está cabrona, disfrútala. Hasta los desamores son ricos porque puedo hacer una canción, así que gracias. La vida rica, hasta cuando es mala, si la sabes vivir. 

Hablando del lado cómico que dices que tiene el sencillo, los créditos para el concepto de tanto el video oficial como el visualizer, son para ti y para tu manager Marcos Mazo. ¿Qué estuvo detrás de este concepto o qué procesos requirió concretarlo?

La idea nació de Marco, él me la trajo. Marco y yo siempre estamos hablando y hablando y hablando de ideas. Nuestra vida es rebotar cosas. Nosotros tenemos una apertura a discutir y la gente a veces se casa con ideas o invierten mucha energía mental en una idea. Nosotros vamos a tirar cosas a la pared, a ver qué se pega igual. Esa idea de ese video Marcos me la trajo y me encantó, dije vamos a hacerlo. Marcos es un artista y lo hablamos con Pigmento, que yo lo conozco de hace 10 años que viajamos a Argentina juntos en misiones y no le había hablado en 10 años hasta que Marcos me lo trajo a la mesa sin saber e hicimos ese video. Ese video para mí es una obra de arte. Y bueno, tenemos uno más en camino, de un tema que vamos a sacar ahora. 

Yo me siento bien, me siento bien a gusto. Siento que Marcos y yo siempre vamos a hacer los que estemos a cargo al final del día porque lo hemos aprendido a la mala. Uno a veces pone unas cosas en manos de otra persona, pero si nosotros tenemos la bendición de tener buenas ideas pues vamos a hacerlo. Él me trajo eso, lo hicimos y salió esa obra de arte y ahora viene otra en camino.

Justo iba a preguntar si podíamos esperar más sencillos después de ‘Perdimos El Control’. Has estado compartiendo muchos pequeños pedazos de canciones, ¿quizás también está entre tus planes un álbum debut? 

Bueno, eso sí, hay más sencillos siempre, es un estilo de vida. Voy a seguir haciendo música hasta que me muera, yo me veo a los 80 bien burlado haciendo arte. Haría arte incluso si me removiera de la sociedad, me interesa hacer arte, me interesa estar con Marcos y que Pink Pablo se vuelva un rayo de luz en el mundo. Así que sí, mucha música en camino y próximos proyectos para este año. Pronto me voy para Miami, vamos a tocar en Univisión en televisión, tenemos la presentación del próximo video, mucho trabajo en verano y disfrutar los frutos de ese trabajo.

CONTENIDO RELACIONADO