Patti Smith recibió la llave de Nueva York en medio de una ceremonia emblemática

“Existen muchos artistas allá afuera… pero solo hay una Patti Smith”, proclamó el alcalde de la ciudad Bill de Blasio

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
La artista tuvo su génesis en los primeros años de la década de los setenta, cambiando para siempre la escena musical de la ciudad que nunca duerme.

NYCMayor

En 2010 Patti Smith compartía su primera recopilación  escrita de recuerdos, a la cual decidía titular ‘Just Kids’. Pronto aquel texto se convertiría en un objeto de culto, no solo por el contenido cultural que desplegaba, sino por la habilidad que tenía la intérprete para capturar los corazones de otros a través del relato de su propia historia de amor, su vulnerabilidad y destreza para reunir sus vivencias durante sus primeros años en la escena musical en medio de momentos difíciles y tempestades.

Una joven con ilusión de adentrarse en la escena punk de Nueva York, la cual era regida principalmente por los Ramones, llegaba a esta hostil ciudad con poco conocimiento de lo que significaba hacer parte de la industria musical, ninguna conexión y poco dinero. Entre sus trabajos en librerías, su pasión por la poesía y las pequeñas victorias junto a Robert Mapplethorpe, Smith fue abriéndose paso por este tortuoso camino, hasta llegar a presentarse en el legendario escenario del ‘CBGB’, la cuna del rock neoyorquino.

Patti Smith durante su primer concierto en ‘CBGB’ junto a su banda de punk.
Allan Tannenbaum

Horses, su primer disco, presentaba a una Patti andrógina, la cual trataba de encontrar su voz en medio de su poca educación musical, pero una vena melómana omnipresente. Luego empezaron a llegar otros éxitos, como el icónico ‘Because The Night’ o ‘People Have The Power’, siempre dejando en un plano tácito los temas que permean la vida de Smith: la lucha política, la libertad femenina y la religión, un tópico que hizo parte de su contexto sociopolítico desde la infancia. Por medio de la música, Nueva York se fue convirtiendo cada vez más en su hogar, lo cual fue consignado en sus siguientes obras literarias: Year Of The Monkey y Devotion, las cuales le otorgaron la primera posición en las listas de los libros más vendidos de la ciudad.

Ahora, casi 51 años después de su llegada a la Gran Manzana, Patti ha recibido de manos del alcalde, Bill De Blasio, la llave de la ciudad. El gobernador expresó unas palabras conmovedoras sobre la influencia de la artista en Gotham, diciendo: “Patti Smith tenía una autenticidad y tiene una autenticidad que no se encuentra en muchos otros lugares, una capacidad de cortar a través de todo el remolino que nos rodea y decir algunas verdades más profundas”. Blasio cerró acotando: “Existen muchos artistas allá afuera… pero solo existe una Patti Smith”.

Finalmente, Patti logró encontrar su voz poética para expresar agradecimiento por la ciudad que la vio convertirse en un ícono musical: “Llegué aquí en 1967, procedente de una zona rural del sur de Jersey, con unos pocos dólares en el bolsillo, sin lugar donde alojarse, sin perspectivas reales. Pero vine aquí para conseguir un trabajo y ver de qué estaba hecho y descubrí que la ciudad, con todas sus diversidades y posibilidades, si estás dispuesto a trabajar, si mantienes tu entusiasmo, lo conseguirás”.