abril 1, 2022

‘Morbius’ podría ser la película de Marvel más anémica de la historia

No habrá sangre -ni mucha diversión, emoción o coherencia- en este spin-off del supervillano 'Spider-Man' protagonizado por Jared Leto como un científico convertido en vampiro

Por  DAVID FEAR

Jared Leto, izquierda, en Morbius.

Sony Pictures

En el futuro, cada personaje de los cómics de Marvel tendrá su propia película durante 15 minutos. Ahora mismo, la rueda de la propiedad intelectual se ha detenido en el Dr. Michael Morbius: científico premiado, enfermo terminal, conocedor del Tipo O. Introducido inicialmente como villano de Spiderman a principios de los años 70, el hombre conocido como “el vampiro viviente” ayudó a sacar provecho de la moda de los crossovers de terror y finalmente se ganó sus propias historias en solitario en títulos como Adventures Into Fear, donde prometía darse un festín sólo con aquellos que cruzaran las líneas de la sociedad. Sus aversiones incluían a los cazadores de telarañas, a los hombres lobo, a los cazadores de vampiros con nombres de objetos afilados (te vemos, Blade) y a la ropa que no fuera un mono de una sola pieza con escotes pronunciados y cuellos muy grandes. Le gustaban el Motorista Fantasma, la sangre de los culpables, las piñas coladas y los largos paseos por la playa.

Incluso cuando se aliaba con otros espeluznantes antihéroes/superhéroes, Manthing y demás, Morbius no era exactamente el personaje más convincente en el profundo banco de monstruos de Marvel. En el mejor de los casos, parecía una nota a pie de página con colmillas. Pero, oye, Sony posee los derechos de una serie de personajes afines a Spidey, entre los que se encuentra el buen doctor que ansía el plasma. Además, el público y los accionistas del cine están hambrientos de cualquier cosa mínimamente superheroica, así que ¿adivinen quién tiene ahora su propia película? En un principio, el primer papel de Jared Leto como el elogiado bioquímico que intenta curar su propia y rara enfermedad de la sangre con el ADN de un murciélago y que luego se convierte en un vampiro científicamente sobrehumano, iba a llegar a los cines en julio de 2020; una cierta pandemia hizo que se retrasara a marzo de 2021. Después, el estreno de la película pareció retrasarse continuamente, y era difícil no preguntarse si tal vez, sólo tal vez, este juego de sillas musicales del calendario de los cines no estaba relacionado únicamente con Covid.

Después de haber sido añadida al canon cinematográfico de Spiderman, digámoslo así: Un hombre sabio dijo una vez que nunca hay que confundir la mierda con el chocolate. No estamos seguros de que todos los involucrados en la realización de Morbius hayan escuchado este consejo.

Cuando conocemos al Dr. Morbius, no está en buena forma; la enfermedad que le aqueja desde su infancia en Grecia le ha dejado frágil e incapaz de caminar sin la ayuda de bastones. Pero eso no le impide volar a Costa Rica y recoger todos los murciélagos que encuentra en nombre de la investigación. Es un hombre brillante y muy motivado: rechazó el Premio Nobel porque la sangre falsa que inventó para salvar vidas no estaba a su altura. – y además, cree que las docenas de mamíferos alados que tiene en un terrario en su oficina son la clave para la cura. Este “hombre murciélago”, por así decirlo, crea un suero que, por ser muy poco ético y completamente ilegal, debe probar en sí mismo mientras navega por aguas internacionales. Su compañera, la Dra. Martine Bancroft (Adria Arjona), que es una especie de científica y un interés romántico, le acompaña en el viaje. El resultado es un barco lleno de cadáveres y ella viva pero inconsciente.

Pero también hace que Morbius se sienta mejor que nunca. Y le da una fuerza sobrehumana. ¡Y la capacidad de planear en el viento, como sus pequeños amigos peludos! Mientras que antes Leto lucía una palidez similar a la de Peter Murphy, ahora está fornido y parece una estrella de rock supercaliente. El inconveniente es que Morbius tiene antojo de sangre, y tiende a volverse un poco monstruoso cuando se da el gusto. La sangre falsa que inventó hace años le ayuda a mantenerse estable, pero sólo durante unas seis horas. La de verdad dura más, pero después de presenciar la carnicería que dejó en aquel barco, el doctor ha jurado «no beber la roja». Por desgracia, su amigo de la infancia, Milo (Matt Smith), que padece la misma enfermedad que Morbius, no tiene ese reparo en tocarse la yugular después de bajarse también el suero a escondidas. A partir de aquí es un enfrentamiento entre vampiros buenos y malos.

Se nota que los creadores quieren mantener un pie firmemente plantado en el Spider-Verse en curso de Sony -hay una referencia a “esa cosa en San Francisco” para los amantes de Venom. 

El director Daniel Espinosa (Safe House) parece sentirse más cómodo con la segunda parte, apoyándose en los elementos espeluznantes tanto como puede; se puede percibir que se divierte cuando pone en escena una secuencia que involucra a una enfermera, un depredador y un pasillo con luces que se activan con el movimiento. Sin embargo, cuando las cosas requieren elementos como la coordinación de la acción, o el impulso narrativo, o la ayuda para establecer un sentido del personaje más allá de “tipo malo” o “damisela en apuros”, parece un poco perdido. 

Una vez que Morbius se convierte en vampiro, sus poderes preternaturales se representan a través de coloridas estelas, casi como la niebla, que se extienden y se disipan a medida que se mueve. Es una buena forma de distinguir visualmente a su personaje al principio. Sin embargo, una vez que hay dos vampiros luchando en estaciones de metro y tejados con estos rasgos, las secuencias de acción empiezan a parecerse a alguien vomitando sobre un cuadro de Jackson Pollock.

En cuanto a Leto, se ha contenido de masticar el escenario a pesar de tener esos malditos colmillos, y opta por una vibra más melancólica, malhumorada y de conflicto existencial que se siente a la par del curso que se ve obligado a tomar.” Puede que el malvado de Matt Smith no sea el villano de Marvel más peligroso de la historia, pero lleva trajes de diseño elegantes con zapatillas de deporte, así que su Milo es definitivamente el villano de Marvel más idiota hasta la fecha. Tyrese Gibson aparece como el policía más joven de la historia que es demasiado viejo para esta mierda, mientras que su compañero Al Madrigal se hace el sabio y luego se hace más sabio. Nos encanta Jared Harris, que interpreta al mentor de Morbius, así que lo dejamos fuera del todo.

¿Es Morbius la peor película de Marvel de la historia? En un universo alternativo sin Los Nuevos Mutantes, la respuesta sería probablemente sí. Y con todos estos multiversos chocando entre sí, quién sabe: puede que incluso haya un mundo ahí fuera en el que las cosas realmente encajen para este chupasangre de los cómics de la vieja escuela en la pantalla, en el que su determinación para luchar contra su nueva naturaleza monstruosa mientras se enfrenta a los corruptos y a los criminales nos dé un antihéroe más profundo y oscuro, y a Leto la oportunidad de dejar su huella en la gran ecosfera de Marvel. Estamos atrapados en esta línea temporal, donde el Morbius que tenemos es, simple y llanamente, un desastre. Si no es la peor de estas películas, es sin duda la más anémica, e incluso los fans más acérrimos pueden sentirse completamente agotados por todo ello.

Trending