Merci: lo mejor de la cocina francesa en el corazón de Bogotá

Un giro moderno y sándwiches espectaculares son la base de este restaurante

Por  MARTÍN TORO

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Merci

La ciudad de Bogotá ha venido experimentando un destacado renacer gastronómico desde hace años atrás. La aparición de ofertas y restaurantes basados en cocinas internacionales con enfoques modernos cada vez son más frecuentes, y han sentado una base con la que los comensales se han sentido cómodos para explorar y expandir sus paladares; eso es precisamente lo que ha estado logrando Merci desde su apertura a finales de 2019.

Abordando un concepto de bistró descomplicado y mucho más libre, con el espíritu de un casual dining, Merci es el lugar perfecto para cualquier ocasión, ya sea una cena familiar, una reunión corporativa, una cita con la pareja, disfrutar de un cóctel de la casa o un almuerzo casual, si se encuentra sin compañía pero con ganas de disfrutar de una comida de primer nivel y un momento agradable.

La cocina francesa es la especialidad del lugar: el steak béarnaise, el filet mignon, las moules et frites (mejillones al ajillo con papas fritas) y la sopa de cebolla gratinada, son algunas de las preparaciones clásicas que se pueden encontrar en la carta de Merci. Sin embargo, dentro de la perspectiva moderna del lugar, son los sándwiches los que se llevan el protagonismo entre los platillos que ofrece el restaurante. “Nos apasiona el mundo gastronómico, y queríamos montar otro concepto enfocado en sánduches gourmet. Somos amantes de este plato y no encontrábamos en Bogotá una oferta que verdaderamente nos gustara, así que fuimos creando esta idea llamada Merci», cuenta Isabella Fernández, dueña y directora creativa del lugar.

Los ingredientes premium, como el jamón serrano, el prosciutto, la miel de trufa y diversos tipos de quesos, hacen que los emparedados de Merci sean de otro mundo. El pan que utilizan es de tipo ciabatta, proveniente de una masa madre madurada, lo que le otorga una corteza crocante y un interior blando, sin perder la integridad estructural necesaria para que no se desarme el sándwich.

En caso de no ser un gran fanático de las carnes maduradas, hay opciones para todos los gustos, como el emparedado de pork belly (panceta de cerdo crocante), pulled pork (cerdo desmechado en salsa BBQ) y alternativas vegetarianas, como el sándwich de queso stracciatella y el clásico grilled cheese (mezcla de quesos fundidos).

“La carta fue creada en compañía del chef venezolano Daniel Semprún, que lleva viviendo muchos años en París. Y fue una coincidencia muy chévere porque conoció a una persona acá en Colombia, y se enamoraron y él la vino a visitar. Justo durante ese lapso que estuvo aquí, pudimos trabajar con él y crear nuestra carta”, comenta Fernández.

Quienes buscan una experiencia más clásica, o los que quieran acompañar su comida con alguna entrada o acompañamiento, podrán encontrar una amplia variedad de pequeños platillos, como los macarrones con queso y trufa, el infaltable steak tartare y las increíbles croquetas de jamón serrano y queso manchego. Y como todo restaurante francés, las papas fritas son una institución a la que no se le puede faltar al respeto, y acá podrán encontrar las clásicas frites sazonadas y las más delicadas papas fritas con trufa y queso parmesano.

COMO NINGÚN OTRO: Dentro de la perspectiva moderna del lugar, son los sándwiches los que se llevan el protagonismo entre los platillos que ofrece el restaurante.

Por supuesto, no podemos dejar atrás los increíbles cócteles de la casa, como la gulupa spritz, el eucalipto tonic y la refrescante summer sandía, los cuales podrá disfrutar desde la barra o la mesa.

Y aquellos que gustan de levantarse temprano los fines de semana para probar buena comida, en Merci encuentran la opción de un gran brunch, de sábado a lunes desde las 9 de la mañana. Entre los platos estrella de este menú se encuentran la famosa hamburguesa de desayuno, el pollo frito con waffles y syrup de trufa, la clásica croque madame y los esponjosos pancakes, que puedes personalizar con una amplia lista de acompañamientos. Además de las opciones más tradicionales de desayuno, Merci ofrece bowls con frutas y cereales, la famosa canasta de panes y los sofisticados huevos benedictinos. Las bebidas calientes, frías y los cócteles también están disponibles en este menú mientras se disfruta la música en vivo y de una buena mañana desde el patio del local, donde también está permitido el acceso a las mascotas.

Merci es el resultado del sueño de Isabella Fernández junto a su hermano Santiago y su esposo Camilo Obregó; el restaurante se encuentra ubicado en la reconocida Zona G en la ciudad de Bogotá, y cuenta con un espacio amplio y tranquilo, donde las plantas y la luz natural que entra por el techo de vidrio le dan un toque más cálido al restaurante. El bar en el centro permite observar la destreza de sus bartenders desde cualquier punto del restaurante. 

Durante la pandemia, el restaurante se vio forzado a cerrar sus puertas físicas, pero se pudieron adaptar rápidamente al servicio por domicilio y esto les permitió abrir una nueva cocina oculta en el norte de la ciudad, donde se despachan todos los pedidos que se realicen en esa zona. “Lo chévere de Merci es que tienes esta oferta donde presencialmente puedes pedir los platos fuertes, que son deliciosos, tienes la barra donde los cócteles de autor son destacados, pero como tenemos toda esta parte de sándwiches, tiene la facilidad de darse muy bien con los domicilios y nos esforzamos mucho para que la experiencia sea la mejor para nuestros clientes”, señala Isabella.

En resumen, y mientras caemos nuevamente en sus infinitas tentaciones gastronómicas, Merci es un lugar muy cómodo y acogedor, donde se puede encontrar un pequeño pedacito de Francia en cada una de sus preparaciones, es un sitio donde un simple almuerzo puede evolucionar en un plan que dure toda la tarde.