Machine Gun Kelly disparó hits para todos en el Lollapalooza Argentina 2022

El artista texano ofreció un show contundente y con pre-estrenos del nuevo disco que saldrá en una semana

Por  DANIEL FLORES

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Machine Gun Kelly en el Lollapalooza Argentina 2022 / Fotografía de Ignacio Arnedo
Machine Gun Kelly en el Lollapalooza Argentina 2022 / Fotografía de Ignacio Arnedo

Ignacio Arnedo

Más allá de su mueca punky y sus constantes f-words, Machine Gun Kelly es, ante todo, un profesional. Lo dejó en claro, ya de noche y con viarios grados menos de temperatura ambiente, en el segundo día del Lollapalooza Argentina 2022. A fuerza de los hits de su exitoso disco Tickets to my Downfall, y pre-estrenando temas del nuevo trabajo (irónicamente titulado Mainstream Sellout), programado para dentro de apenas una semana, el texano dio un show compacto y ecléctico.

MGK (Colson Baker, 31 años) es un joven aventajado en cierto nuevo género musical solo definible como festival-pop: un mix de guitarras, bases programadas, estribillos pop-punk, arranques de flow, estallidos para llamaradas escénicas y cambios de tempo para encender celulares. El protegido de Travis Barker (batero de Blink-182, en este caso en su muy efectiva faceta de productor-cazatalentos) pudo en un momento de su show escupir a una cámara, pero podría haber sido parte de una coreo ajustada: no descuidó un solo instante, un solo movimiento, en su performance de una hora (seguida desde un lado del escenario por su novia, Megan Fox). Empuñando la guitarra eléctrica como Steve Jones, de los Sex Pistols, cantando a lo Tim Armstrong (Rancid), para luego cambiar abruptamente al hip-hop áspero de sus inicios y luego volver a esos estribillos de pop (muy) adolescente, no casualmente de la escuela Blink-182. MGK repartió un poco para cada una de las distintas generaciones y los diferentes perfiles que coinciden en un megafestival como este. Y cosechó sus frutos.