Lucifer on the Sofa: Spoon y la batalla constante con uno mismo 

El vocalista de la banda, Britt Daniel, nos habla sobre su décimo material de estudio y de lo que hace en su día a día para no convertirse en la peor versión de sí mismo, para no convertirse en Lucifer en el sofá

Por  PABLO MONROY

febrero 14, 2022

Chucho Contreras

Spoon está de vuelta con Lucifer on the Sofa, su décimo álbum de estudio que llega a formar parte de una discografía constante y bien recibida a lo largo de los años. Este es “el más puro álbum de rock and roll de la banda hasta la fecha”, Britt Daniel y compañía crearon un material cuya esencia era capturar al natural ese sonido de la banda tocando junta en un estudio. 

La banda regresó a Austin para empezar a crear estas canciones, que nacieron con un riff “como para una carretera de Texas”, así se empezaba a gestar un disco del cual el vocalista de Spoon, Britt Daniel, se siente muy orgulloso: “A este punto sé cuando algo es bueno y cuando no, y sé que Lucifer on the Sofa es muy bueno”, nos dice en entrevista. 

La banda reaccionó a su material anterior e intentaron moverse un poco de la vibra futurista que habían plasmado en Hot Thoughts. Spoon creó estas canciones mientras escuchaban y se inspiraban en bandas como The Who, Led Zeppelin, The Doors o ZZ top. 

En el álbum, Daniel plasma esa batalla con la peor versión de ti mismo en la que te podrías convertir, con esa versión de ti mismo que se queda tirado en el sofá sin hacer nada, esa mala versión de ti mismo, es Lucifer en el sofá. 

Desde un hotel ubicado en la colonia Condesa en la Ciudad de México, Britt Daniel nos habló sobre la concepción y objetivos sonoros de su nuevo álbum, de la importancia de volver a Texas, de Lucifer en el sofá, de su regreso a los escenarios y más.  

Spoon tiene una discografía muy consistente, todos los álbumes que han sacado han sido bien recibidos, ¿cuál es tu percepción ante esto? 

El primero no, ese lo destruyeron. Al segundo tampoco le fue tan bien, pero sí, tienes. razón, después de eso nos ha ido muy bien, hemos recibido buenas críticas. Con Transference hubo algunas reseñas de periodistas amargados, creyeron que no era un álbum tan completo. Pero tienes razón, si tenemos muchas buenas reseñas. 

¿Eso significa presión a la hora de hacer un nuevo álbum? 

No siento presión. Sentiría presión si no supiera si el disco es bueno. A este punto sé cuando algo es bueno y cuando no, y sé que Lucifer on the Sofa es muy bueno. Puede haber momentos mientras haces el disco que tienes días frustrantes o no sabes lo que estás haciendo, pero no lo sacaríamos si no supiéramos que es muy bueno. 

¿Por qué hacer el álbum más puro de rock and roll de Spoon hasta la fecha? 

Sentí que el mundo necesitaba un disco de rock, que se sintiera bien escuchar. Y sentí eso desde antes de la pandemia pero creo que ahora aún más, necesitamos música que nos haga sentir bien, que nos emocione y tenga buenas vibras. Y no estoy diciendo que todas las canciones del disco sean felices, simplemente sentí que el mundo necesitaba algo así. 

¿Se estaban moviendo también de la vibra futurista de su previo disco Hot Thoughts

Sí, es cierto. Cuando sacamos un álbum queremos reaccionar en contra de lo que sacamos la vez anterior. El álbum era muy hecho en computadora, tenía muchos sintetizadores y cajas de ritmo. Este es más sobre una banda tocando junta en un cuarto. 

¿Qué tan importante fue regresar a Texas para la creación de este material?

Creo que fue importante, queríamos regresar a Austin y estar involucrados con la música en vivo, los bares, etcétera. Pero sí es cierto que la primera canción que escribimos cuando llegamos a Austin fue una canción que era como para una carretera de Texas, no teníamos las palabras aún así que lo llamamos el “Texas Riff”. 

Si un amante de la música visita Austin por primera vez, ¿a dónde tienen que ir primero? 

Se tienen que asegurar de comer algo en Polvos o Curras y tal vez tomarse algunas margaritas, después ir al club Continental o a Hotel Vegas, que no es un hotel, es un bar. Podría seguir por mucho tiempo… 

Chucho Contreras

¿Por qué decidiste abrir el álbum con un cóver? 

Solíamos tocar la canción en vivo en los 2000, hace mucho que no la tocábamos. No sé por qué no la habíamos grabado antes, era una de esas canciones que tocas al final del concierto cuando necesitas un encore. La pusimos al principio porque suena al inicio el sonido de un estudio, pensé que era una buena manera de empezar el álbum dándole  ese tipo de reconocimiento al proceso de grabación. 

Querías capturar la esencia y la emoción de la banda tocando junta en un cuarto, cuéntame del proceso, ¿qué hicieron diferente? 

Fue más parecido a cuando estábamos empezando. No teníamos dinero y no estábamos escribiendo para sacar discos, yo estaba escribiendo canciones para ir a tocarlas a bares, quería que fueran tan buenas y emocionantes para que las pudiéramos tocar en fin de semana y no en lunes. No las escribíamos para tocar, sino para tocarlas. Ese fue el proceso esta vez, crear las canciones y después ir a grabarlas. 

Mencionaste a ‘Run Run Run’ de The Who como una inspiración para ‘The Hardest Cut’, ¿hubo otras canciones de rock clásico que inspiraron directamente algún otro tema del álbum? 

Esa fue muy directa, recuerdo haber dicho “hagamos un ritmo como el de ‘Run Run Run'”. Tal vez pensé haber dicho que tocáramos ‘Astral Jacket’ como Fleetwood Mac, pero no hubo algunas canciones específicas en las que nos basáramos, pero estábamos escuchando a Creedence Clearwater Revival, Led Zeppelin, The Doors, Aretha Franklin, The Kinks, ZZ Top. 

Me gusta la idea del título, sobre esa pelea entre tú y la peor versión de ti en la que te podrías convertir, ¿qué haces tú en tu vida diaria para no convertirte en “Lucifer en el sofá”? 

Creo que dormir mucho ayuda, hubo un tiempo en el que no me di cuenta de que dormir 3 horas cada noche no era sano. No pensé que hiciera tanta diferencia. Ahora que intento dormir 7 horas me he sentido mucho mejor, estás en un lugar mejor mentalmente. Esa es una, otra es ir a ver música en vivo, si puedo hacer eso, soy feliz. 

¿Cómo te sentiste cuando no podías ver música en vivo por la pandemia? 

Muy mal, es un crimen no poder hacer eso. 

Pero también la pandemia fue la razón de que este álbum es lo que es hoy, ¿cierto? Iba a ser muy diferente… 

Sí, escribimos una parte antes y otra después de la pandemia. No hubiera escrito una canción como ‘Lucifer on the Sofa’ antes de la pandemia, porque es sobre ese sentimiento de desidia, vacío y desolación. También hay algunas canciones que no hubiera tenido tiempo de escribir, pero con la pandemia tenía todo el tiempo del mundo. ‘Wild’ es una canción que escribí hace mucho y no había tenido tiempo de ponerle palabras. 

Con Hot Thoughts salieron de gira más que con cualquier otro material, ¿cuáles son sus planes con Lucifer on the Sofa

Acabamos de anunciar muchas fechas para Estados Unidos, ojalá podamos tocar en Latinoamérica en verano. Espero que sí. Tampoco tenemos planes en Europa o Australia, que siempre vamos, porque el mundo no lo permite ahora. Si fuera por mí visitaríamos todo el mundo, peros no se puede solo recorreremos Texas mil veces (ríe). 

¿Cómo crees que las canciones serán recibidas en sus presentaciones? Es un buen álbum para tocar en vivo…

Sí, es un buen álbum para eso. Creo que cuando acabamos Hot Thoughts como habíamos hecho todas las canciones en el estudio, tuvimos que encontrar la manera de tocarlas en vivo. Estas canciones ya están listas para ser tocadas. 

Hablemos un poco de tus compañeros de banda, ¿cómo te sientes sobre tu relación creativa con Alex? 

Quiero mucho a Alex, se lo dije la semana pasada. Me gusta mucho trabajar con él, puede ser creativo en cualquier situación, nunca había tenido una persona así en una banda antes. 

Te escuché hablar de la primera vez que tocaste con Jim, cuando sentiste una conexión especial con él, ¿recuerdas? 

Sí, en un estudio, la primera vez que lo vi. Sentí que estaba mucho más experimentado que cualquier otro baterista con el que había tocado antes, simplemente porque recordaba cuando tenía que parar de tocar. Antes tocaba con bateristas muy malos que no sabían cuando acababa la canción. 

También hay presencia mexicana en la banda. Este fue tu primer material con Gerardo Larios en la alineación principal, ¿cómo fue ese proceso? 

Es increíble, creció en la Ciudad de México, él es el que toca el solo en ‘The Hardest Cut’, algo que yo nunca podría tocar. Llevo la canción a un lugar donde yo no hubiera podido. 

CONTENIDO RELACIONADO