Los Fabulosos Cadillacs

El fantasmagórico regreso de los Fabulosos Cadillacs

Por  IGNACIO MAYORGA ALZATE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía

Los Fabullosos Cadillacs

La Salvación de Solo y Juan

Fueron necesarios 17 años para que los Cadillacs regresaran con un disco de material completamente nuevo. La salvación de Solo y Juan es una ópera rock que sigue la tradición de joyas musicales como The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars de David Bowie, para contar la lóbrega historia de los hermanos Clementi. Los 14 cortes que componen el disco revelan dos vidas marcadas por la tragedia, la muerte y la música.

El álbum se aleja de su naturaleza más fiestera para adentrarse en profundos paisajes de psicodelia que recuerdan el rock progresivo de los 70, aunque es probable que La tormenta nos haga recordar clásicos como El genio del dub y Mal bicho. La voz de Vicentico llega a veces como el lamento de un espectro perdido o como un recuerdo de infancia. El impacto o 1987 resuenan con esta intermitencia, como el titilante de una luciérnaga en una noche oscura.

Sumándose a las filas de la banda se unen los hijos de Vicentico y Flavio Cianciarulo, quienes por derecho propio revitalizan con su destreza musical el sonido de una banda que, a fuerza de inventarlo, por momentos se sentía encasillada en un solo género. Aunque a veces la historia sea difícil de seguir a lo largo de las canciones, lo cierto es que los Cadillacs han construido un testimonio grandilocuente, su empresa más ambiciosa (y una de las mejor logradas) de su extensa carrera musical.