agosto 11, 2022

Lin Manuel Miranda toma acciones legales contra la manipulación de su obra musical ‘Hamilton’

La producción no autorizada de la controvertida adaptación por parte de una iglesia en Texas presenta un discurso homófobo que compara ser gay con la adicción a las drogas

Por  VALENTINA VILLAMIL

Lin-Manuel Miranda como Alexander Hamilton en su exitoso musical sobre el estadista del siglo XVIII.

Neilson Barnard/Getty Images

La iglesia The Door Church de McAllen, Texas, presentó el viernes 5 de agosto una “versión cristiana” de Hamilton con algunos cambios en el guión incluyendo referencias de su religión y controvertir el papel del estadista, Alexander Hamilton, para hablar de la salvación, tal como se evidenció en varios vídeos publicados en redes sociales que llamaron la atención y crítica de muchos.

En la interpretación se vio el cambio en algunas letras como: “What is a legacy? It’s planting seeds in a garden you never get to see/ I wrote some notes at the beginning of a song someone will sing for me” [¿Qué es un legado? Es plantar semillas en un jardín que nunca llegas a ver/ Escribí algunas notas al principio de una canción que alguien cantará para mí], a una versión cristiana que entonaba: “What is a legacy? It’s knowing that you repented and accepted the gospel of Jesus Christ that sets men free/ You sent your sinless son of man on Calvary to die for me”. [¿Qué es un legado? Es saber que te arrepentiste y aceptaste el evangelio de Jesucristo que libera a los hombres/ Enviaste a tu hijo varón sin pecado al Calvario para morir por mí].

La adaptación no autorizada no fue el peor de los problemas, sino que al finalizar la producción de aproximadamente dos horas, el pastor Víctor López predicó sobre el “perdón de los pecados” donde agrupó a los miembros de la comunidad LGBTIQA+ con los adictos a sustancias. “Tal vez usted lucha con el alcohol, con las drogas, la homosexualidad, tal vez usted lucha con otras cosas en la vida, sus finanzas, lo que sea, las relaciones”, dijo. “Dios puede ayudarte esta noche”, finalizando, para luego afirmar que contaba con permisos para realizar la actuación.

A medida que crecía la reacción, el hecho llegó a oídos de su autor, el puertorriqueño Lin Manuel Miranda, quien no tardó en tomar cartas en el asunto y reunió a su equipo legal para interponer cargos por propiedad intelectual sin adentrarse mucho en el discurso homofóbico sumándose a un comunicado del Gremio de Dramaturgos.

“Agradecido a todos los que se acercaron a esta producción ilegal y no autorizada. Ahora los abogados hacen su trabajo. Y siempre agradecido al @dramatistsguild, que tiene las espaldas de escritores en todas partes, ya sea tu primera obra o tu quincuagésimo”, escribió Miranda citando otro tweet.

Un portavoz de Hamilton en Nueva York, desmintió las afirmaciones que hizo el pastor López frente a los supuestos derechos de reproducción que tenía sobre la obra, señalando que los productores “no estaban al tanto de esta puesta en escena no autorizada de Hamilton”.

En el comunicado añadió que: “Hamilton no concede licencias de aficionado o profesional para ninguna producción escénica y no concedió ninguna a The Door Church. Emitimos una carta de cese y desistimiento por el uso no autorizado de la propiedad intelectual de Hamilton, exigiendo la retirada inmediata de todos los vídeos e imágenes de las producciones anteriores de Internet, incluyendo YouTube, TikTok, Facebook, Instagram, su propia página web y otros lugares”.

El musical multigalardonado se estrenó en Broadway en 2016, triunfando en 11 nominaciones de los premios Tony y con el premio Pulitzer de Teatro.

Trending