Lexus: el arte de la comodidad

Las Lexus Voices Manolo Caro, Javier Marín, Scarlett Güémez y Macarena Achaga se juntaron en Plantel Matilde para reflexionar sobre el arte y los valores de la marca

Por  PABLO MONROY

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Lexus

Lexus llegó a México hace unos meses para cambiar el entendimiento de las marcas de automóviles de lujo en el país. La marca trae consigo un pacto con el mercado mexicano que consiste en romper esquemas y brindar la mayor hospitalidad a sus invitados, guiándose por los valores japoneses del concepto omotenashi.

Lexus se relaciona de varias maneras con el arte. Una palabra clave para entender la marca es Takumi, que significa artesano japonés. Lexus tiene en sus plantas a los Masters Takumis, personas que dedican 60,000 horas a volverse expertos en su campo, desarrollando nula tolerancia a las imperfecciones. Los cristales de sus modelos se hacen a mano y se pulen repetidas veces para lograr una tonalidad de luz muy singular, los patrones de madera de los autos también se hacen a mano y pueden llegar a enfocarse en ellos más de dos meses, la iluminación interna del vehículo busca brindar paz y serenidad, además de que todos los modelos brindan la mayor seguridad posible. La visión de la marca está enfocada en los detalles.

La marca también está comprometida con el futuro y el medio ambiente. Lexus invertirá 8 trillones de yenes de aquí a 2030 para poder tener una versión eléctrica en todos sus modelos.  Pero más allá de lo técnico, buscan relacionarse con personas de distintas disciplinas artísticas que compartan sus valores y así poder apoyar al arte mexicano desde distintas perspectivas.

#ExperienceAmazing

A unos 45 minutos de Mérida, en medio de la selva, existe Plantel Matilde, un mágico lugar que nace del ingenio del escultor mexicano Javier Marín y su hermano Jorge. «Aquí vengo a no hacer nada», dice el artista. En este impresionante lugar se llevó a cabo un encuentro de las voces Lexus: Marín, el director Manolo Caro, la bailarina Scarlett Güémez y la actriz Macarena Achaga. La excusa para juntar sus ocupadas agendas fue la creación de una pieza audiovisual que busca relacionar las distintas disciplinas artísticas de estos personajes.

El video tiene como línea conductora el carbón. Javier Marín aparece pintando en la pared de Plantel Matilde con un trozo de carbón, cuyos restos caen al piso, en donde los recoge Scarlett Güémez y crea una coreografía con ellos. Después llega Manolo Caro, que recoge un trozo de carbón y escribe con él una historia que será interpretada por Macarena Achaga.

Durante la grabación de esta pieza, ROLLING STONE tuvo la oportunidad de platicar con las Lexus Voices sobre los valores de la marca y los esfuerzos que han llevado a cabo para apoyar al arte mexicano.

«A Lexus le interesó la fundación Javier Marín, la sintieron afín a sus valores y buscaron hacer cosas juntos, ya que nos interesan los sistemas sociales», dice el reconocido escultor. Al contador de historias Manolo Caro lo que le llamó la atención de la marca fue la comodidad: «Nos entendimos super bien. Me gusta que es una marca que piensa en lo confortable, que estés cómodo, que sea inteligente pero que no se enfoque tanto en que se prenda solo y esas cosas, sino en la comodidad».

«Me gusta mucho como manejan todo en el sentido de el lujo relacionado con el arte», dice Scarlett. «Que se vea bonito pero también sea funcional. Cuántas horas no pasas en el tráfico en la Ciudad de México, cuarenta o treinta minutos o lo que sea, ya si voy a invertir en eso quiero un lugar cómodo, es tu lugar, pasas mucho tiempo ahí, es tu segunda casa. Que sea funcional, bonito, creo que ese es un plus», menciona la talentosa bailarina. «Se me hace muy padre como lo manejaron con cada artista», agrega Scarlett sobre la producción que llevaron a cabo. «Agradezco que no me hayan puesto nada más a bailar, me dieron una historia, como a un actor, te ponen un reto, todo esto que hicimos con el carbón y todo eso fue romper completamente y a mí me gusta romper esquemas y llevar las cosas a otro lado», concluye.

«Tiene una propuesta diferente a otras marcas», dice Macarena Achaga. «Habla mucho del movimiento tanto emocional como físico. Lo que no se mueve se estanca y lo que se estanca se pudre. Así es el cuerpo, la mente, nuestro ecosistema, hay que aprender a estar en movimiento y estar contentos en el movimiento. Nos olvidamos de que lo importante es el proceso. El movimiento es de las cosas más importantes que yo me llevo de aprendizaje en los últimos años y siento que se refleja en las marcas con las que trabajo. Intento estar aliada con marcas que tienen mi sentido de pensar de la misma forma», concluye la actriz.