diciembre 1, 2022

“La valla es el lugar adonde todos quieren llegar”: detrás del acampe récord para Harry Styles en River

A pocas horas del concierto en Buenos Aires, las fans mantienen su curiosa "guardia" de meses para conseguir ubicarse más cerca del artista británico

Por  MARTÍN SANZANO

Una hilera de carpas crece semana a semana en las inmediaciones del Estadio River Plate. No son hinchas del “millonario” sino que están allí por un ídolo, el cantante británico Harry Styles, que se presentará este sábado 3 y domingo 4 diciembre en el club porteño. Y cualquier sacrificio es justo con tal de verlo lo más cerca posible.

Sofía tiene 14 años y está acampando desde octubre. Es de Temperley y su mamá, Mariela, le dice a ROLLING STONE que ahora los días libres de cada integrante de la familia se transformaron en jornadas de guardia en la puerta del estadio. “Cada carpa está a cargo de más o menos 50 chicas que se van turnando. Vienen de día y de noche. Cada carpa tiene sus reglas, tienen que cubrir una cierta cantidad de horas para poder reservar el lugar y los que son menores vienen con un mayor”, explica Mariela.

“Estamos acampando por el tema de la fila, para guardar un lugar en la valla y que después no se arme lío”, argumenta Sofía, que está en los últimos días de clases y aprovecha cada rato libre para viajar desde la zona sur del conurbano bonaerense hasta Núñez y cumplir con su cuota de horas en la carpa 7.

En la carpa de al lado está Julieta, que tiene 21 años, trabaja, estudia y nada menos que desde junio hace malabares con su agenda para poder cumplir con su guardia en la puerta de River. “Siempre hubo acampes, para mucha clase de conciertos”, aclara y señala a sus amigas como las originarias. “Ellas habían arrancado con las primeras carpas en 2020, después llegó la pandemia y se tuvieron que ir”, dice. 

Como bien recuerda, Harry Styles iba a presentarse en Argentina hace dos años, pero las restricciones por el coronavirus obligaron a posponer su visita. Por eso los shows de este fin de semana tienen sabor a revancha. “Somos muchas por carpa. La mayoría trabajamos y estudiamos, entonces nos vamos turnando”, explica Julieta y dice que el promedio de edad en la fila es de 15 a 30 años. Probablemente, tenga el récord de permanencia en el campamento: 53 horas seguidas. “Después me fui a mi casa, me bañé y volví”, dice orgullosa mientras su amiga Sabrina, de 20, asiente con una sonrisa.

A lo largo del año, las fans del ex One Direction vieron pasar de todo: aguantaron estoicas partidos de River, la seguidilla de 10 conciertos de Coldplay, tormentas y temperaturas en extremos opuestos. Algunos vecinos todavía se quejan porque ocupan espacio en la vereda y obstruyen la bicisenda que bordea la Avenida Figueroa Alcorta.

“Hay muchos que pasan con los coches y nos gritan que estamos locas. Otros te alientan”, cuenta Mariela y asegura que el barrio es seguro. «Las chicas están cuidadas. Las veces que se han quedado de noche están los guardias, tenemos una estación de servicio cerca para ir al baño, para cargar el celular, para comer», dice la mamá de Sofía.

Si bien las primeras carpas comenzaron a aparecer antes de mitad de año, la gran mayoría se instaló en septiembre. Y en los últimos quince días llegaron más y más fans que ocupan su lugar detrás de la primera hilera, sin carpas, pero con mantas y todo lo necesario para pasar un buen puñado de horas a la intemperie. “La valla es el lugar donde todos quieren llegar”, resume Sofía.

Trending