julio 29, 2022

La mujer que acusó a Bob Dylan por agresión sexual retira la demanda

Aparentemente la demandante fue señalada de destruir pruebas luego de que el caso se presentara ante la ley por primera vez el año pasado

Por  VALENTINA VILLAMIL

Harry Scott/Redferns.

En agosto del año pasado, una mujer que mantiene su anonimato y solo es identificada bajo las iniciales “J.C”, presentó una demanda que involucraba al músico estadounidense Bob Dylan, en el cual lo acusaba de abuso sexual en 1965, cuando ella tenía 12 años. La demandante presentó el caso bajo los delitos de asalto, agresión, privación de la libertad y angustia emocional. Sin embargo, casi un año después, la mujer retiró los cargos luego de ser señalada de destruir pruebas para su desarrollo.

En el momento en que la noticia se dio a conocer, Dylan negó todas las acusaciones hasta enero de este año, cuando el equipo legal del cantautor se pronunció y calificó al caso de “descarada estafa disfrazada de demanda”, y señalando que la situación era “falsa, maliciosa, imprudente y difamatoria”. La petición presentada a los tribunales afirmaba que el intérprete de Blowin’ in the Wind “se hizo amigo de ella y estableció una conexión emocional” para luego presuntamente propiciarle drogas y alcohol en su habitación del Hotel Chelsea de Manhattan y abusar sexualmente de ella durante un periodo de seis semanas.

El día de ayer (28 de julio) se llevó a cabo una audiencia donde se desestimó el caso con perjuicio, es decir, que no podrá volver a presentarlo. El abandono del caso se da un día después de que los abogados de Dylan señalaran a J.C de destruir pruebas luego de no presentar mensajes y correos electrónicos relacionados con la acusación dentro del plazo ordenado por el tribunal, además de que su cronología no coincidiera con los registros de la agenda de giras de Dylan en el año en cuestión.

El equipo legal del cantante afirma que las acciones de la presunta víctima “sugieren fuertemente que el demandante ha destruido pruebas directamente relevantes para las alegaciones de hecho centrales en este litigio, y que las pruebas pueden perderse para siempre. Esto significaría que la demandante nunca podrá cumplir con sus obligaciones de descubrimiento y la integridad de estos procedimientos y la capacidad del demandado para montar una defensa justa se han visto comprometidas irremediablemente”.

“Este caso ha terminado. Es indignante que se haya presentado en primer lugar. Nos complace que el demandante haya abandonado esta farsa impulsada por los abogados y que el caso haya sido desestimado con perjuicio”, concluyó Orin Snyder, el abogado principal de Dylan.

Fueron muchos los medios y allegados que desestimaron las acusaciones desde un primer momento pues las inconsistencias en cuanto al momento de los hechos fue cuestionada debido al paradero de Dylan durante esa época. La mujer enmendó el caso, ajustando el marco temporal a “un periodo de varios meses en la primavera de 1965”. De momento, el también poeta no se ha pronunciado públicamente al respecto fuera de lo que dan a conocer sus abogados.