La mente detrás de Gibson: César Gueikian

El presidente de la prestigiosa compañía nos contó acerca de los retos de haber tomado las riendas, su perspectiva sobre el sonido y el futuro de la guitarra como la conocemos

Por  MARTÍN TORO

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Gibson

César Gueikian desde 2018 forma parte de la mesa directiva de Gibson y desde el año pasado funciona como el presidente de Gibson Brands. El argentino tomó las riendas de una compañía que estaba al borde de la quiebra, tomando la visión original de la empresa y volviendo a traer ese prestigio y reconocimiento que alguna vez tuvo Gibson. 

Con estrategias enfocadas en la propia construcción y sonido de sus guitarras, en la formación de vínculos fuertes con artistas y músicos con bagaje y reconocimiento, Gibson tiene un nuevo horizonte. Hablamos con César Gueikian sobre los retos de tomar una compañía que se encontraba en una situación bastante desfavorable, el futuro en la música con guitarras y lo que tiene planeado Gibson para estos próximos años.

Es el trabajo soñado, ¿no es así?

Es algo que no tomo por dado. Fue una oportunidad única, esto empezó hace muchos años en realidad, con la idea de poder hacer el takeover de la compañía en algún momento. Así que fueron casi cinco años de trabajo hasta que logramos tener el control de la compañía. Yo entre a través del grupo accionista y desde entonces hemos formado un equipo de liderazgo que es muy fuerte con ‘JC’ (James Curleigh) como nuestro CEO, Jeremy Freckleton, nuestro jefe de producción, Armin Boehm se sumó como el jefe comercial y Mark Taylor que se unió como nuestro CFO. Recientemente hemos contratado una señora que tiene una basta experiencia viniendo de varias marcas, especialmente quince años en Nike, ella se llama Anne Rohosy que es la nueva jefa de recursos humanos y un poco la próxima evolución de nuestra compañía.

Armaron un dream team…

¡Armamos un dream team! No es simplemente una persona. Con base a ese equipo y a otro que tenemos que se llama el Extended Leadership Team, el próximo nivel de líderes que estamos generando en la compañía que van a ayudar seamos una marca amada y relevante por los próximos 128 años.

Antes de esto, ¿tú fuiste artista o músico?

Yo soy músico. En mi casa había una guitarra española y yo, que era un fanático del heavy, principalmente Black Sabbath, me inspiré en los riffs de Tony Iommi para aprender a tocar. Luego tuve muchos otros referentes como Guns N’ Roses, Alice in Chains, Tool, Metallica, Megadeth y muchas otras bandas me animaron a la hora de aprenderme sus canciones. También aprendí a tocar guitarra española y clásica debido a un profesor que tuve en su momento llamado Guillermo Burgos. Él fue un mentor para mí, además, era Luthier y fabricaba guitarras españolas. Luego de muchos años de haber perdido el contacto con él, logramos reconectar y hace un tiempo hicimos un proyecto de guitarra española. Me la construyó en su taller en Alemania. Nos tomó un año hacer ese instrumento, obviamente, él fue el que la construyó pero el concepto lo trabajamos juntos.

Desde pequeño ya tenías muy claro quiénes eran tus guitar heroes

Sí. Adam Jones, Jerry Cantrell, Tony Iommi, Slash, Kirk Hammett, James Hetfield, Dave Mustaine y no solo es un privilegio tener la oportunidad de poder trabajar con todos ellos sino también poder decir que son grandes amigos.

¿Cómo explicarías el auge y caída de Gibson en estos últimos años?

El auge me parece que es resultado de las acciones y las decisiones que tomamos. Primero fue enfocarnos en ser una compañía de guitarras. Enfocarnos en la calidad, en la guitarra, en la historia que tenemos que es icónica. Pagando tributo un poco a la historia de Gibson y haciendo un poco de justicia para lo que se merece la marca. Comenzamos por fijarnos el objetivo de ser la mejor compañía de guitarras del mundo y ser quienes construyen los instrumentos de mejor calidad. Luego si eso sucede o no, que es la pregunta que me hacés, depende de nuestros artistas, nuestros fans, nuestros clientes. Es importante que ellos sientan que estamos construyendo esa guitarra de la que se van a enamorar. Porque, para nosotros, no solamente es construir una herramienta, nuestra meta principal es que te enamores de tu Gibson.

La gente no compra una guitarra porque sí, ¿no? A menos de que tengan mucho dinero

Cuando uno piensa en escenarios hipotéticos, y vamos a tocar madera acá, si tu casa está en llamas y tu familia ya está segura, ¿qué te llevas luego? Mi objetivo es que digas que te llevas tu Gibson. Que sea lo primero que agarres para salvarla. Ahora si tienes más de una te transformaste en un coleccionista y también es importante que te enamores de tu colección. Yo soy un coleccionista. A través de los años, a medida que iba generando ingresos de mi trabajo, empecé a comprar guitarras, a estudiarlas, a desarmarlas y ver lo que tenían dentro. Me resultó algo muy interesante a nivel personal. Mi madre siempre me decía que tenía un nivel de conocimiento de guitarras enorme que no tenía ningún uso y ahora le digo que todo lo que aprendí en su momento y ahora lo estoy usando. Pero uno se enamora del concepto, coleccionar guitarras y estudiarlas es apasionante, por lo menos para mi. También es algo que me gusta por la tradición, por la historia, por lo que viene y por lo que conlleva construir una Gibson. Construir una guitarra es una cosa pero construir una Gibson es algo distinto. Orville Gibson comenzó usando esa visión que tenía que los Stradivarius están construidos de esta madera, tienen una cierta construcción, cierto elemento de adornamiento y de sonido. Ambas cosas eran muy importantes para él, es algo que tenemos muy presente a día de hoy.

Cortesía Gibson

Es tener el mejor estilo y sonar como nadie

Es como una pieza de arte, por un lado es la guitarra que mejor suena, pero, por otro lado, también es hacerlas con el mejor look. También tienen un nivel de craftsmanship que requiere Luthiers para poder construirlas. Eso es algo muy importante para nosotros que nos dejó nuestro fundador.

¿Qué tan complicado puede ser mantener esa línea de calidad entre Luthier y Luthier?

Ellos van por generaciones y requiere mucho entrenamiento. Nosotros tenemos nuestra propia escuela, la tenemos aquí en Nashville dentro de nuestro campus., Acá entrenamos a toda la gente que contratamos. Los Luthiers, los ingenieros de sonido y los de las fábricas son lo que enseñan a los nuevos contratados. También vamos alrededor de Estados Unidos y contratamos gente de las escuelas de Luthiers. Hay como cuatro o cinco universidades donde la gente va a estudiar la construcción de guitarras y nosotros nos hacemos con mucha gente de esos lugares. Igualmente, una vez que se suman a Gibson deben aprender a hacer una Gibson.

¿Cómo describirías la magia que tiene Gibson?

Es una combinación de cosas, por un lado en la guitarra; su construcción, calidad y sonido, por otro lado son los artistas que usan nuestros instrumentos. Uno siempre se va a enamorar. Si te gusta la música de cualquier género, vas a mirar al guitarrista o músico que más te gusta como una forma de inspirarse en la guitarra que quieres.

Empezamos a ponerle mucha atención a la relación con nuestros fans. Desde el Gibson Garage, que es el lugar físico acá en Nashville, o Gibson Tv, que es nuestro network, habiendo lanzado Gibson Records y trabajando en eso junto a Slash, los cambios y la tecnología que pusimos en nuestra Gibson app, los cambios hechos en nuestras páginas web, todo eso genera una experiencia para nuestros fans. Para nosotros es muy importante proveer una gran experiencia.

Todo hace parte del ecosistema que hace que Gibson sea lo que es. Me parece muy chévere esto de Gibson Records, como volver a hacer álbumes y volverle a poner cara al sonido de las guitarras.

¿Cómo surgió esto de Gibson Records?

Es una idea que teníamos hace rato pero, como te comenté al principio, lo importante es la guitarra. Primero lanzamos Gibson Tv, luego lanzamos el app, hicimos avances a nuestros websites, construimos Gibson Garage y ahora lanzamos Gibson Records. El objetivo de Gibson Records es muy sencillo, música generada con guitarras…

El lanzamiento fue con Slash featuring Myles Kennedy and the Conspirators. Ese disco fue grabado en vivo en RCA, acá en Nashville con Dave Cobb. Como tu me decías la magia de Gibson y de la guitarra, creo que hay un feeling entre los músicos que se genera solamente cuando están en vivo. Hay mucha música espectacular grabada track por track que los artistas nos mandan que es espectacular, obviamente mucha de la música que nos gusta fue grabada así. Pero para el lanzamiento de Gibson Records era importante trabajar con alguien que iba a hacer el disco en vivo, donde está la magia de los guitarristas tocando, me refiero a Slash, Frank (Sidoris), Todd (Kerns), en guitarras y bajo. Ellos tocando en vivo, generando esa magia entre ellos y poniendo ese extra juice que se crea cuando están tocando en vivo y eso salió muy bien. A partir de eso, Gibson Records se va a enfocar en música con guitarras pero no en un solo género.

Este revival del pop punk y géneros pesados del metal están volviendo a tomar mucha popularidad. Supongo que eso los ha beneficiado que es una oportunidad para ustedes

Sí, lo veíamos ya sucediendo hace tres o cuatro años donde había un ciclo de música generada con instrumentos que es algo que pasa cada cierto tiempo. Si tú miras la música de la década de los 80′ un montón de esa música fue hecha con sintetizadores y no había instrumentos. Luego, en los 90′, hubo un resurgimiento importante de los instrumentos. Hay ciclos, a partir del 2010 en adelante fue parecido al de los 80′ y ahora estamos en el opuesto en el que el objetivo es usar instrumentos y la guitarra es uno de los principales que se usan para grabar. Algo que es nuestra obligación, es proveer todo el contenido y las herramientas para aprender y después quedarte tocando. Nosotros tenemos esa obligación como uno de los líderes de la industria. Ofrecer la experiencia de aprender y mejorar. Para eso es muy importante Gibson Tv. Cuando uno ve todo lo que estamos haciendo y lo pone todo junto se puede ver que está en función de que el fan tenga las herramientas para seguir tocando la guitarra y crear nuevos guitarristas

También comentar que en la pandemia hubo un auge de los home studios y la gente volvió a retomar los instrumentos. Tenía tiempo para otras cosas

Con la pandemia sucedió eso pero el resurgimiento de la música con instrumentos la veíamos incluso desde antes. Lo que creo que pasa es que se generan nuevos músicos. El que era músico o guitarrista se enfoca a tocar más o a aprender un nuevo instrumento. Yo que soy guitarrista desde hace 35 años utilice la pandemia, con el poco tiempo que teníamos porque estábamos muy ocupados acá, para aprender a tocar el piano. Y creo que hubo mucha gente que aprendió un instrumento nuevo. Por ejemplo, había pianistas o gente muy joven y niños que dijeron ‘papá yo quiero aprender a tocar la guitarra’.

Entonces, hay una nueva generación de jóvenes que son guitarristas y eso es lo que te estaba diciendo, nosotros tenemos la obligación hacía ellos para seguir ofreciéndoles las herramientas para que sigan con la guitarra y que se sigan enfocando en tocar. Que se envuelvan en el instrumento, que escriban música y yo creo que en los próximos años vamos a mirar para atrás y vamos a decir ‘ ese es uno de los músicos que se generó en la pandemia’.

¿Qué tan diferente es el público latinoamericano al de Estados Unidos?

Por un lado están los artistas latinoamericanos con los que trabajamos muchísimo. Es más, dentro de poco vamos a sacar la guitarra signature de Sergio Vallín, guitarrista de Maná. Pero nosotros trabajamos con artistas de todos los géneros. Con Maná, Dante Spinetta, Fito Páez, Diego Torres, Luis Fonsi, Draco Rosa, entre muchos otros. La música latina es extremadamente importante para nosotros, obviamente estando yo acá y sabiendo lo que significa para Latinoamérica y para el resto del mundo.

Los fans latinoamericanos, por otro lado, son apasionados de la música. Cuando hablo con Slash, o con Kirk Hammet, o con Mustaine, o con Iommi o Adam Jones, todos me dicen que el público más increíble es el público latinoamericano. La gente se vuelve loca y eso hace sentir muy bien al músico, imaginate ver desde el escenario que la gente está tan apasionada por lo que escribes. Incluso con el simple hecho de que los vayan a ver porque las entradas no son baratas para los latinoamericanos, no con los problemas que tenemos de moneda. Es un considered purchase ir a comprar una entrada para ir a ver a Metallica, Tool o a Guns N Roses.

Yo creo que es un público único, el público latinoamericano apasionado de todos los géneros y de la música mundial creo que es algo bastante único y los artistas lo confirman.