La Esfera de Las Vegas: ¿será esta megaestructura de dos mil millones de dólares el futuro de la música en vivo?

“Esto será un salto cuántico hacia adelante, en cuanto a qué significa un concierto”, dijo el guitarrista de U2, The Edge

Por  ANDY GREENE

agosto 25, 2023

Upcoming Sphere Entertainment Venue in Las Vegas

MSG SPHERE COURTESY

Desde que los Beatles cruzaron el Atlántico por primera vez, en 1964, la mayoría de grandes conciertos se ha llevado a cabo en espacios construidos para deportes, a pesar de que esto suele resultar en poca visibilidad para muchos fans y un sonido menos que óptimo para casi todos. Pero una nueva era de entretenimiento en vivo comenzará en septiembre, cuando U2 bautice la “Esfera” de Las Vegas. La forma geométrica de 111 metros de alto por 157 metros de ancho, cerca del hotel Venetian, reinventará por completo todos los aspectos de la experiencia de un concierto de rock, es la culminación de siete años de trabajo, con un presupuesto que, según los informes, superó los dos mil millones de dólares.

Esto será un salto cuántico hacia adelante, en cuanto a qué significa un concierto”, expresa el guitarrista de U2, The Edge. “Te da la oportunidad de llevar a la gente de vuelta en el tiempo, y a mundos completamente generados por computadora, pero que son muy creíbles. Es un nuevo género de experiencia inmersiva y una nueva forma de arte”.

Las raíces de la Esfera se remontan a 2015, cuando la compañía francesa de telecomunicaciones Altice compró Cablevision, dejando al CEO James Dolan emocionado por un nuevo reto. Dolan ya era el jefe de Madison Square Garden Entertainment, lo que significa que entendía mejor que cualquiera las limitaciones de los espacios tradicionales de conciertos. “Una noche, después de la venta de la compañía, le pregunté: ‘¿Qué querés hacer ahora?’”, recuerda David Dibble, el CEO de MSG Ventures. “Me respondió: ‘Vamos a reinventar el entretenimiento en vivo’”.

Sin detenerse a pensar en lo que era tecnológicamente posible, Dolan dibujó un boceto de una enorme estructura geométrica, una especie de teatro IMAX esférico aumentado. Su propósito central sería albergar conciertos del tamaño de una arena, pero también podría usarse para proyectar películas y para otros eventos. “No teníamos idea de cómo lo íbamos a hacer”, comenta Dibble. “No teníamos personal, solo éramos Jim Dolan y yo”.

A medida que Dolan y Dibble comenzaron a buscar inversores y compañías audiovisuales de alta tecnología con las que poder asociarse para hacerlo realidad, Big Tech se obsesionó con las posibilidades de la realidad virtual (RV), e incluso, Mark Zuckerberg cambió el nombre de Facebook por Meta, convencido de que los usuarios estaban ansiosos por ponerse las gafas de realidad virtual y entrar al metaverso.

La idea de experimentar la realidad virtual sin tener que ponerte un accesorio incómodo, cosa que también dificulta el aspecto comunitario de asistir a un evento con otras personas, es lo que realmente puso en marcha a la Esfera. “Pensamos que sería genial poder experimentar la realidad virtual sin esas malditas gafas. Ese sería el enfoque de la Esfera”, afirma Dibble.

La “realidad virtual sin gafas” se convirtió en su principal argumento de ventas, aunque al comienzo se encontraron con muchos detractores, especialmente en el mundo del audio. “Todos nos dijeron que no. ‘No pueden tener audio de esa calidad en un tazón grande, es el peor entorno posible. Habrá cacofonía, será una basura de sonido’”, comenta Dibble. “Nosotros simplemente dijimos: ‘OK, gracias por su aporte, lo apreciamos’”.

No obstante, recibieron una reacción diferente cuando viajaron a Berlín y se encontraron con la gente de Holoplot. Su pequeño emprendimiento había sido contratado por el gobierno alemán para proyectar sonido en las estaciones de tren regionales, y cumplieron al usar los principios de síntesis de campo de onda, que resultó muy eficaz. “Les dijimos: ‘Bueno, en este momento no tienen nada para el tamaño de un concierto, pero ¿qué tal si hacemos una inversión capital en ustedes, los ayudamos a desarrollar su tecnología en asociación y comenzamos a crear un sistema de audio de calidad de concierto?’. Y, para resumírtelo: lo hicimos”.

La tecnología patentada que crearon les permite emitir ondas de sonido, con una precisión impresionante, donde quieran dentro del recinto. Para ejemplificarlo, esto permitiría que una sección de la audiencia escuchara una película en español, mientras que otra la escucha en inglés, como si llevaran audífonos.

La pantalla de resolución 16K x 16K, que ocupa el techo y las paredes de la Esfera, es igualmente impresionante, y requirió que los diseñadores crearan un método completamente nuevo de capturar imágenes. Según se sabe, Darren Aronofsky está trabajando en la primera película exclusiva para la Esfera.

El lugar tiene una capacidad de 17.600 espectadores, y 10.000 de ellos estarán en sillas especialmente diseñadas con tecnología táctil y en una variedad de tamaños; cada asiento es básicamente un altavoz de baja frecuencia. También contienen la opción de un soplo de aire frío, caliente, fresco e incluso ciertos aromas directamente a la cara de los fans. “El sistema moderador de sonido que utilizamos en las boquillas del sistema de aire, le pareció muy interesante a la NASA”, afirma Dibble.

La construcción empezó en 2018, con Dolan y Dibble imaginando todos los usos de la Esfera, desde torneos de videojuegos, eventos corporativos y conferencias, hasta estrenos de películas. Entonces, reservar una de las mejores bandas de rock para la inauguración se convirtió en prioridad. Pronto, U2 fue una de las primeras opciones gracias a su larga historia de incorporar nuevas tecnologías a su show en vivo.

“Este edificio fue diseñado para el cine inmersivo”, comenta The Edge. “Cuando se trata de bandas de rock & roll que usan lo visual como parte integral de su espectáculo, U2 es una de las primeras bandas que viene a la mente. Nos entusiasmamos mucho con todas las posibilidades”.

El show de U2 todavía está en sus primeros días de producción, pero saben que van a tocar su obra maestra de 1991, Achtung Baby, por completo; además de otras canciones de su catálogo.

“Desafortunadamente, debido a la cantidad de tiempo y dinero que requieren algunas de estas piezas visuales, es bastante difícil ser tan rápido y espontáneo como lo fuimos en otras giras”, expresa The Edge. “Pero todavía incluimos partes del concierto abiertas a la espontaneidad y que serán únicas noche a noche”.

U2 se ha comprometido con 25 conciertos entre el 29 de septiembre y el 16 de diciembre, y hay una alta posibilidad de que añadan más, pero The Edge dice que es poco probable que se extienda hasta 2024. Para entonces, otra banda tendrá que hacerse cargo. Aún no se ha dicho ningún nombre y, según un informe del New York Post, están teniendo problemas para siquiera encontrar uno. “Muchos actos se resisten a la idea de producir espectáculos visuales llamativos que podrían opacar su música”, informó el Post. Dibble afirma lo contrario y disputa la percepción de que las bandas tendrán que crear visuales exclusivas para el show. “Trabajamos muy, muy de cerca con los artistas. Siempre les decimos: “Bueno, puede ser simple o súper elaborado. Discutamos tu visión’. No necesitamos llenar 15 camiones, pueden simplemente entregarnos un USB con su material”.

También hay reportes de que el presupuesto final de 2.2 mil millones fue mucho más de lo estimado al comienzo, y la Esfera tendrá dificultades para recuperarse. “Todos los que piensan eso están muy equivocados”, contrarresta Dibble. Y su argumento es respaldado por el hecho de que casi todos los shows de U2 se han agotado, y, de hecho, están hablando sobre construir Esferas en Londres y otras ciudades del mundo. “Serán de diferentes tamaños”, comenta. “Las Vegas puede tener uno grande, pero puede que ese tamaño no funcione para otros mercados. Sin embargo, todo nuestro contenido es transferible, y no queremos que [los artistas] piensen que tendrán que hacer material nuevo solo porque son de diferente tamaño”.

Por ahora, el enfoque está en lograr que los shows de U2 sean lo más espectaculares posible. “Estamos encontrando nuevas formas de usar la tecnología, que la gente de MSG ni siquiera había considerado”, dice The Edge. “Gracias a la pantalla de alta resolución y lo inmersiva que es, podemos cambiar la percepción de la forma del lugar. Hay una cantidad loca de posibilidades”.