octubre 9, 2015

Katy Perry, brillantemente pop

En su primera presentación en Colombia, la artista californiana conquistó a miles de corazones

Por  IGNACIO MAYORGA ALZATE

Cortesía

La noche del 9 de octubre, a pesar de algunas complicaciones técnicas, podría resumirse en la perfecta definición de diccionario de un espectáculo pop: color (mucho color), luces (muchas luces), bailarines, aullidos adolescentes e, incluso, una caminata en pasarela al ritmo de Vogue de Madonna de quien, evidentemente, aprendió sus mejores lecciones sobre el arte de hacer pop. Quizás esa sea la genialidad de Katy Perry: el poder manejar con soltura todos los trucos del género y, de alguna manera, hacer que no parezcan fórmulas gastadas sino, por el contrario, invenciones propias de la artista californiana para cada una de las más de 150 fechas de su último tour mundial. 

Después del acto de apertura de Durazno y Tinashe, la audiencia capitalina se preparó para la actuación de Perry, quien subió al escenario a las 9:35 e inmediatamente empezar a rugir con el primer sencillo de Prism, el selvático grito de independencia y superación Roar. Con este tema, uno de los videos más reproducidos en YouTube, la californiana marcó el comienzo de un show que se caracterizaría por el uso de brillantes colores, animaciones, coreografías y mucha elegancia pop. Cuando una versión reinventada en clave rock de I Kissed a Girl explotó, el frenesí de los miles de espectadores allí reunidos era unánime y los alaridos de las ‘Katycats’ competían en potencia de decibeles con el acompañamiento musical de la artista. 

El set se extendió durante 17 canciones y cambió varias veces de faceta, escenografía, vestuario e incluso registro musical. Así, por ejemplo, el segmento que contenía a Dark Horse aludía directamente al Egipto retratado en el videoclip de ese tema, mientras que aquel en que California Gurls fue una descarga de híper neón en que los beats prestados del hip hop y el EDM pusieron a brincar a las miles de personas allí reunidas mientras Perry se contoneaba con toda sensualidad en una muy calibrada coreografía. 

Después de cambiarse a un formato acústico, abrazar a una adolescente bumangesa convulsionando en llanto, calzarse la bandera colombiana como la capa de una reina del pop y atravesar varios cambios de vestuario y escenografía, la cantante cerró con Firework entre lágrimas, gritos y celulares encendidos que revoleteaban en las manos de los fans como luciérnagas danzantes. En su primera visita a Colombia Perry demostró con su espectáculo, sonido y técnica porque es la artista pop mejor pagada del mundo y, probablemente, la más inteligente al tomar un lenguaje y códigos ampliamente explotados y hacerlos funcionar con pericia para su beneficio.   

Trending

Anterior
Siguiente