marzo 24, 2020

Jessica Chastain: belleza en lugares siniestros

Jessica Chastain, Mia Wasikowska y Tom Hiddleston nos hablan sobre la particularidad que distingue a Guillermo del Toro: su inagotable creatividad en 'La cumbre escarlata'

Por  ÓSCAR URIEL

UPI

Cortesía

EXTRAÍDO DE RS150, NOVIEMBRE 2015

Cuenta la leyenda que Guillermo del Toro y Matthew Robbins escribieron el libreto original de La cumbre escarlata en 2006, justo después del lanzamiento de El laberinto del fauno; sin embargo, el director, a pesar de haber vendido los derechos a Universal Pictures, optó por involucrarse en otros proyectos tales como la secuela de Hellboy y la preproducción de lo que simbolizaría su interpretación de El Hobbit. Tendrían que pasar ocho años para que esta lúgubre y melancólica historia de amor situada a finales del siglo XIX pudiese ser contada a través de la excepcional visión de Guillermo del Toro.

Hemos estado siguiéndole la pista a La cumbre escarlata desde hace un par de años, aproximadamente. Fue en la Comic-Con 2014 cuando el mismo del Toro lideró una visita guiada, a la cual asistimos, a lo largo de una exposición con elementos relevantes de la cinta, desde objetos detallados hasta una pintura victoriana. Todas y cada una de ellas, piezas y componentes de una historia fantástica más que nace de la fértil imaginación del director tapatío.

Finalmente, la esperada producción llegó en los roles estelares a Mia Wasikowska, Tom Hiddleston, Jessica Chastain y Charlie Hunnam. “No se trata de una película sobre una casa embrujada. Es importante acentuar esto. Esta película es simplemente un romance gótico. Una cinta sobre una mansión hechizada es precisamente eso. Esto es otra cosa. Una vuelta de tuerca va de una casona encantada, no es una historia de amor gótica como La cumbre escarlata, la cual tiene a manera de base textos como Jane Eyre, Rebecca o Cumbres borrascosas, que son novelas idílicas, pero las cuales también se acercan a los cuentos de hadas o que tienen elementos de terror. Tiene algunos componentes de suspenso, pero la columna del relato es el viaje espiritual de un personaje ingenuo y puro que se ve inmerso en un mundo decadente y demente en donde un secreto se ha sepultado», define del Toro este trabajo en una entrevista concedida hace apenas unas semanas en la Gran Manzana con motivo del lanzamiento de la cinta. Guillermo sigue siendo tan cordial y simpático como cuando le conocimos hace algunos años. Una impresión que parecen compartir el equipo de actores y técnicos con los que trabaja.

“Guillermo tiene una visión por demás original. Es autor de una serie de universos antiguos pero con aproximaciones modernas. El set de La cumbre escarlata es el decorado más bello que he visto a lo largo de mi carrera. Se trataba de una mansión completa construida en un foro, la cual estaba detallada de una manera hermosa. En un principio no tenía idea si íbamos a realizar esta cinta en distintas locaciones, pero cuando visité por primera vez los foros en donde se estaba reconstruyendo la casona, quedé verdaderamente impresionada”, relata Wasikowska, quien en la película caracteriza a Edith Cushing, esa heroína un tanto inocente que emprenderá la travesía que explica del Toro en la cual perderá un tanto de su candidez y pureza.

La aparente antagonista de este relato es Lady Lucille Sharpe, interpretada por la despampanante Jessica Chastain, una actriz que en persona nos remite inmediatamente a la belleza clásica encontrada en la época de oro del cine en Hollywood. “La característica más significativa de Guillermo es su imaginación. Recuerdo haberlo visto hace años en el programa de televisión que conduce Charlie Rose, en el cual exhibió una serie de diarios y memorias con imágenes de monstruos y criaturas que había concebido a lo largo de los años, y al ver cintas como El laberinto del fauno o El espinazo del diablo percibí su compasión por estas creaciones y personajes. Todo esto me instó a interpretar a Lucille en La cumbre escarlata, pues tenía la seguridad que presentaría a esta mujer de una forma compasiva y justa. He trabajado con Guillermo en dos ocasiones y me gustaría seguir haciéndolo una y otra vez», añade Chastain, a quien aparentemente se le ofreció el rol de la heroína en un principio, sin embargo, la intérprete optó por el de esta paradójica mujer que guarda más de un secreto.

El triángulo pasional se completa con la presencia de Hiddleston como Sir Thomas, el hombre que conquistará a Edith pero que probablemente tenga otras intenciones para con la protagonista, un rol que evoca a ese personaje que hace años interpretó Montgomery Clift en La Heredera, el característico playboy que llega de Inglaterra con dotes y carisma, pero que posiblemente tenga otra agenda en sus intenciones.

“Guillermo tiene el don de encontrar la belleza en lugares que, por lo general, a nosotros nos atemorizan. Tiene una imaginación particularmente extraordinaria. Es alguien muy riguroso y preciso que puede tener una serie de ideas en su cabeza y es capaz de verlas desde distintos ángulos. Tiene una imagen y simplemente va detrás de ella, además de que siempre  posee una respuesta para cada pregunta», declara Hiddleston, quien durante el rodaje de La cumbre escarlata también encontró el tiempo para prepararse para caracterizar al legendario músico Hank Williams en el biopic titulado I Saw The Light, el cual rodó inmediatamente después de finalizar esta cinta.

Mira el tráiler de La cumbre escarlata:

Trending