James Franco responde públicamente a las acusaciones de abuso en su contra

Ante las declaraciones, una de las exalumnas que le interpuso una demanda en 2019 aseveró que las disculpas carecían de valor si estas no están acompañadas de acciones que busquen la reparación de las víctimas y sobrevivientes

Por  MELISA PARADA BORDA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Sirius XM Radio

Luego de una denuncia pública por mala conducta sexual, una demanda y un acuerdo entre las partes involucradas, James Franco se refirió a las acusaciones y admitió públicamente haber tenido relaciones sexuales con estudiantes de su escuela de actuación, Studio 4. La confesión la hizo durante una entrevista en The Jess Cagle Show, en la que también reveló ser adicto al sexo.

“A lo largo de mi docencia me acosté con estudiantes y eso estuvo mal”, dijo en referencia a la demanda impuesta en 2019 por Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal, quienes aseguraron que el actor involucraba estudiantes en “una masterclass de escenas sexuales”. “Esa no es la razón por la que fundé la escuela y tampoco fui la persona que seleccionaba a las personas que tomaban la clase, así que no estaba premeditado”.

Sobre a la acusación de haber utilizado su poder como profesor para incurrir en “un comportamiento inapropiado y con carga sexual hacia las alumnas”, Franco respondió que en ese entonces no tenía una mente clara, por lo que su percepción de dichas situaciones era “si es consensual, está bien”. Además, añadió que “nunca se dio cuenta” de los abusos de poder debido a su adicción al sexo y dificultad para respetar los acuerdos con sus exparejas.

El también productor sostuvo que en un punto, uno de sus patrocinadores le advirtió que la infidelidad no era buena para su sobriedad (Franco luchó contra el alcoholismo en su juventud), sin embargo, le mencionó que mientras no estuviera saliendo con nadie, cualquier acto consensuado entre dos adultos estaba bien. “El problema es que me agarré de eso y lo usé como una excusa para tener sexo en todas partes”, reflexionó. “Estaba completamente ciego ante las dinámicas de poder, pero también ante los sentimientos de las personas. El comportamiento llegó a tal punto en el que ya le estaba haciendo daño a todo el mundo”.

Poco después de conocerse la entrevista, Tither-Kaplan publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que señala la importancia de que más allá de que los abusadores ofrezcan disculpas, estos deberían tomar acciones que busquen reparar a sus víctimas.

“Las disculpas carecen de valor hasta que se tomen medidas efectivas que busquen la reducción de daños y vayan dirigidas específicamente hacia los y las sobrevivientes”, escribió. “Declaraciones como “lo siento”, “me equivoqué” o “amo a las mujeres” no hacen nada para ayudar a quienes han sido perjudicados. Darle plataformas a abusadores y excluir sobrevivientes causa mucho más daño. La estigmatización de sobrevivientes continúa siendo un problema muy real”. Toni Gaal no se ha referido al respecto.

En febrero de este año, tanto las demandantes como los demandados en el caso Franco llegaron a un acuerdo en el que el actor debía indemnizar a las víctimas con más de dos millones de dólares por daños. Meses después de conocerse la concertación, se publicó el siguiente comunicado: “Mientras los acusados continúan negando las acusaciones, reconocen que las demandantes han tocado temas importantes. Todas las partes creen profundamente que este es un momento crítico para prestarle atención a los malos tratos a los que son sometidas las mujeres en Hollywood. Todas y todos están de acuerdo en que se tiene que garantizar que nadie dentro de la industria del entretenimiento independiente de la raza, religión, discapacidad, género u orientación sexual, sea víctima de discriminación, acoso o daño de algún tipo”.