septiembre 26, 2022

Histórico: Cuba legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo

Con más de seis millones de votantes, la isla falló a favor de la protección de minorías

Por  VALENTINA VILLAMIL

Alexandre Meneghini/Reuters

En julio, la Asamblea Nacional de Cuba aprobó un nuevo Código de las Familias, que supone un paquete legislativo que busca “proteger a los sectores vulnerables de la sociedad” y que fue sometido a votación este domingo. El referéndum establece protecciones a minorías como niños, ancianos, padres sustitutos, la comunidad LGBTI+ y también abarca temas sobre los derechos de las mujeres.

Aproximadamente seis millones de personas acudieron a las urnas para dar luz verde a un hecho histórico, con un total de 3.936.790 de votos, oponiéndose a 1.950.090 en contra. La diferencia en números representa un gran avance entre los habitantes de la isla, finalmente aprobando la unión marital entre parejas del mismo sexo, luego de que Cuba tuviera un largo y duro antecendete de discriminación a la comunidad.

La ley contempla, además del matrimonio igualitario, la gestación subrogada, la adopción por parte de parejas homosexuales y la prohibición del matrimonio infantil.

Este es el tercer referéndum que se lleva a cabo en el país desde 1959, en el marco del enrarecido clima del actual sistema socialista cubano, con ideologías nuevamente muy polarizadas y una aguda crisis económica que siembra desesperanza entre sus habitantes. Los dos anteriores fueron convocados para aprobar las constituciones de 1976 y de 2019. Sin embargo, surge la polémica entre activistas de la comunidad que revelaron en redes sociales que su voto iría a la oposición como “castigo” y manifestación de rechazo al Gobierno.

El Código ha sido objeto de debate durante meses, además de haber sido promovido durante la campaña electoral del actual presidente del país, Miguel Díaz-Canel, quien señaló que votar a favor era también “decir sí por la unidad, por la revolución, por el socialismo y sí por Cuba”. Como era de esperarse, los sectores ortodoxos y las instituciones católicas han expresado su desacuerdo a las libertades que ahora el Gobierno quiere conceder. De momento, este ha sido el único proyecto que ha llegado a las mesas de votación entre las 70 normas jurídicas que se actualizaron para introducir la nueva Constitución.

Trending