Herida

Una ex luchadora de artes marciales mixtas regresa al octágono para ofrecerle un hogar a su pequeño hijo, en la ópera prima como directora de la actriz Halle Berry

Halle Berry 

/ Halle Berry, Adan Canto, Danny Boyd Jr., Shamier Anderson, Adriane Lenox, Sheila Atim

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía de Netflix

Las artes marciales mixtas son un deporte de contacto que permite puños, patadas, agarres, llaves y demás estrategias de combate entre sus contrincantes. La UFC es la mayor empresa de artes marciales mixtas en el mundo y​ alberga a los mejores peleadores de este deporte, el cual ha tenido un enorme crecimiento y difusión en los últimos años.

Para su debut como directora, la actriz Halle Berry ha decidido incursionar en el mundo brutal de las artes marciales mixtas. Herida cuenta la historia de Jackie Justice (Berry), una ex luchadora de la UFC que lleva más de seis años retirada del octágono (la arena de combate para este deporte, la cual está inspirada en una película de Chuck Norris).

Jackie es ahora una niñera que vive junto a Desi (Adan Canto), su promotor y pareja actual, y vive con muchas premuras económicas. Desi la presiona para que vuelva al escenario deportivo, pero ella se rehúsa. Sin embargo, las cosas cambian cuando Angel (Adriane Lenox), la disfuncional madre de Jackie, le lleva a su puerta a Manny (Danny Boyd Jr.), su hijo de seis años de edad. 

Manny estaba al cuidado de su padre adoptivo, pero este fue asesinado frente al pequeño, lo que llevó al niño a no volver a musitar una sola palabra. Jackie sabe que su hogar no es el mejor lugar para su hijo, pero también sabe que su abuela no es la mejor persona para encargarse de su nieto. Es así que Jackie decide volver al octágono, para poder ofrecerle una vida a ese niño herido, triste y traumatizado.

Herida es básicamente un refrito de los dramas deportivos como Rocky y Million Dollar Baby y sigue al pie de la letra sus estructuras narrativas, con personajes típicos que incluyen a una exigente entrenadora llamada Buddhakan (Sheila Atim), a un codicioso promotor llamado Immaculate (Shamier Anderson) y a una fiera rival, conocida como Lady Killer (interpretada por la campeona de peso mosca de la UFC Valentina Shevchenko). Pero lo cierto es que este proyecto (el cual iba a ser dirigido Nick Cassavetes y protagonizado por Blake Lively), hizo que Berry asumiera el reto de una manera muy satisfactoria. Esta es una película vibrante, enérgica, apasionada y con muy buenas actuaciones (especialmente la de su protagonista) en la que su directora demuestra que pudo hacer la tarea y cumplir con su misión.