Herencia de Timbiquí

This Is Gozar está teñido de currulao, bonzao, bunde y, en general, de una larga tradición de ritmos que le devuelven al escucha la mirada sobre la pluralidad de expresiones folclóricas que tiene el pacífico colombiano

Por  IGNACIO MAYORGA ALZATE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía

Herencia de Timbiquí

This is gozar

La cuarta producción del conjunto caucano le ha permitido girar por el mundo conquistando corazones en países como Francia, España y México, entre otros. No es para menos, ya en 2013 Amanecé le mereció a Herencia de Timbiquí la Gaviota de Plata en el Festival Viña del Mar. 

This Is Gozar está teñido de currulao, bonzao, bunde y, en general, de una larga tradición de ritmos que le devuelven al escucha la mirada sobre la pluralidad de expresiones folclóricas que tiene el pacífico colombiano. Y no es costumbrismo, pues los integrantes de Herencia de Timbiquí son poliglotas musicales, desenvolviéndose tan diestramente en los ritmos propios como en el jazz, el funk o el reggae. Evidencia de esto es la canción titular del disco cuya sección de vientos está fuertemente influenciada por el sonido de Nueva Orleans, o Ironía una suerte de calipso y reggae que relata la búsqueda de amor en Chocó con humor y alegre resignación.

Más de una década haciendo música le ha dado a la banda la posibilidad de explorar diversas sonoridades, de exigirle nuevos tintes a instrumentos tan fuertemente asociados a especificidades, de proponer fusiones coherentes que tienen un solo fin: el gozar con los sabores de la música colombiana. William Holland, mejor conocido por su nombre artístico Quantic, produjo dos de las canciones más poderosas del disco (Negrito y A tu manera), mientras que el artista Izzy Sanabria ilustró la portada a la manera en que lo hacía durante la era dorada de la Fania.

This Is Gozar refleja la evolución de una agrupación que ha sabido echar mano del amplio diccionario musical de la región pacífica colombiana para recordarle a Colombia y el mundo la riqueza de los sonidos de esa tierra mágica. De esto se deduce que represente nuestra herencia, pero también se explica la necesidad del título de la producción, como si quisieran explicarle a Europa, Asia y África cómo se debe saborear la vida, sonriendo y bailando mientras amanece.