Gabriel Boric se convierte en el presidente más joven de Chile

El candidato derrotó a su oponente, José Antonio Kast por más de 10 puntos

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Músicos como Roger Waters y Sting habían apoyado la campaña del chileno durante la contienda electoral.

AP Photo

“La esperanza le ganó al miedo” anunció un Boric entusiasta en medio de su discurso de clausura en el cierre de las elecciones. Una población chilena expectante estaba atenta a los resultados de la contienda electoral, la cual se llevó a cabo este fin de semana entre José Antonio Kast (candidato de derecha) y Gabriel Boric (candidato de izquierda), un antiguo activista estudiantil quien había iniciado su carrera política en 2011 y luego se convirtió en diputado a los 27 años. 

Durante su candidatura logró reunir en un solo conglomerado a las ideologías de izquierda y centro, lo cual significó que conquistaría la primera vuelta con un porcentaje superior al 25, 8% en la votación. Ahora bien, para la segunda vuelta decidió enfocar sus propuestas en el sector económico, acotando que durante su mandato apostaría por defender “un sistema público, autónomo, sin fines de lucro y sin AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones)”. Por otra parte, en un inicio su propósito era asegurar un plan universal de salud para así dar fin a las entidades privadas, estableciendo una cifra del 5% destinada al PIB durante sus cuatro años de mandato.

De igual forma, el joven candidato intentó abordar la implementación de un diálogo entre las partes polarizadas del país, la izquierda y la derecha, pues desea tener un “congreso equilibrado” en el que exista una “obligación e invitación a dialogar” explicó. Si bien la recepción ante su postulación fue mixta, ya que su apoyo a causas como el aborto legal, la batalla contra el Cambio Climático y otras propuestas progresistas no fueron bien recibidas por su contraparte. Asimismo, el futuro presidente había prometido dar fin al proyecto de minería, responsable de darle el título a la nación de líder en producción de cobre. 

Ahora bien, sus deseos de erradicar el sistema privado, el sello que dejó el gobierno de Pinochet y sus ideales neoliberales, causaron que su contendor, Kast elaborara una serie de narrativas falsas y falacias; entre ellas un discurso sobre cómo Boric era un “títere del comunismo”. No obstante todo ello no fue suficiente para borrar del mapa las declaraciones  del candidato de derecha que defendían los años que estuvo sometido el país a una cruel dictadura militar. Por otro lado, la llegada de alguien de izquierda al mandato del candidato de izquierda contrasta por completo con la salida del anterior presidente electo, Sebastián Piñera, quien asegura apoyar al nuevo elegido del pueblo. 

Por el momento el presidente electo se consolida como una figura contracultural y voz de aquellos que se unieron para protestar contra el gobierno anterior.
AP Photography

Pese a que hubo algunas complicaciones para acceder a los puestos de votación, como retrasos en el tráfico entre otros factores, el 56% de la población decidió ejercer su derecho constitucional, alcanzando la cifra más alta desde que dicho evento dejó de ser obligatorio hace nueve años. Finalmente, las calles estallaron en euforia con la victoria de Boric, quien aseguró que “la democracia ganó definitivamente”.