diciembre 21, 2020

Frank Zappa, un texto escrito por Trey Anastacio

En los primeros años de Phish, la gente solía decir que era como si “Frank Zappa se mezclara con Grateful Dead” –lo cual suena bastante bizarro–

Por  ROLLING STONE

Discreet Records

EXTRAÍDO DEL ESPECIAL LOS 100 GRANDES ARTISTAS DE TODOS LOS TIEMPOS, DICIEMBRE 2011

Frank Zappa fue increíblemente esencial para mí como compositor y guitarrista, pienso que fue el mejor al tocar la guitarra eléctrica junto con Jimi Hendrix. Zappa trastornó por completo el concepto de la guitarra, rítmica y sonoramente. Todas fronteras para la guitarra fueron examinadas por él.

Jamás olvidaré la primera vez que lo vi en vivo, en Nueva York, cuando estaba en la preparatoria. Dejaba la guitarra a un lado y dirigía a la banda y no se volvía a colgar la guitarra hasta que todo estuviese en orden. Hubo un momento –un suspiro colectivo del público– al tiempo que se acercaba, tomaba la guitarra y comenzaba a tocar el más brutal y hermoso solo. Cuando tocaba, era uno con el instrumento.

También vi a Zappa en el Memorial Auditorium de Burlington, Vermont, durante su última gira en 1988, tocó un solo en “City of Tiny Lites” cuando todos los miembros de la banda callaron, excepto el baterista Chad Wackerman. Yo estaba en el palco al lado del escenario; cuando Zappa dio la espalda a la audiencia para tocar con Chad, vi su enorme sonrisa. Pero también se trataba del tipo que dio origen a piezas orquestales como The Yellow Shark. Es difícil creer que alguien pueda hacer tantas cosas distintas.

Zappa fue una gran influencia en la manera en que yo componía para Phish. Temas como “You Enjoy Myself” y “Split Open and Melt” estaban completamente delineadas por todo lo que él me había enseñado, era posible. Y cuando toqué en Bonnaroo con mi banda de 10 músicos, presentamos dos covers, “The Devil Went Down to Georgia” y “Sultans of Swing”. En ambas canciones, pedí a los instrumentos de viento que tocaran los solos de guitarra, nota por nota. Jamás se me hubiera ocurrido si no hubiera visto a Zappa interpretar “Stairway to Heaven” en Burlington, con los instrumentos de viento tocando todo el solo de Jimmy Page en armonía.

Hay una generación entera de músicos que no tocan ningún instrumento, por herramientas como ProTools, piensan que pueden arreglar todo en el estudio. En el caso de Frank, los músicos eran empujados al límite. Con Phish intentamos hacer eso también: tomar nuestros cuatro instrumentos y hacer tanto como podamos con ellos. No hubiera descubierto eso de no ser por él.

Zappa me dio la fe para creer que cualquier cosa es posible en la música. Le quitó el misterio a todo eso para mi generación: “Mira, son sólo instrumentos. Investiga los límites y comienza a componer”.

Escucha A Very Zappa Birthday: