Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Four Seasons Hotel Ritz Lisboa: el lujo de la historia

Haciendo eco del pasado, este complejo hotelero repasa la historia de Portugal a través del arte y la sofisticación.

Por  ROLLING STONE

noviembre 30, 2023

Prensa.

Como un tributo a la vivacidad de Lisboa, el Four Seasons Hotel Ritz Lisboa, emerge de una elegante convergencia de encanto histórico y contemporáneo. Este distinguido establecimiento, que se encuentra justo en el corazón de la ciudad, capta la esencia del patrimonio cultural de Portugal a través de su cuidada colección de obras de arte locales y obras maestras de mediados del siglo XX.

Remontándonos a su nacimiento, en 1952, António de Oliveira Salazar imaginó un gran hotel que mostrara al mundo la riqueza cultural de Portugal. En colaboración con Ricardo Espírito Santo Silva, defensor de la herencia portuguesa, Salazar sentó las bases de lo que se convertiría en el Four Seasons Hotel Ritz Lisboa. A pesar de la prematura muerte de Silva y del arquitecto original, Porfírio Pardal Monteiro, un grupo de emprendedores, liderados por Queiroz Pereira, hicieron realidad la visión de Salazar. 

Construido con la intención de dejar un legado moderno, los interiores del hotel se confiaron al renombrado diseñador francés Henri Samuel, que adornó el espacio con más de 40.000 metros cuadrados de fino mármol. El hotel se convirtió en un museo vivo de arte contemporáneo, con una ecléctica mezcla de esculturas, pinturas y tapices que reflejaban los valores nacionales y el espíritu de la independencia portuguesa.

Prensa.

En particular, artistas locales contribuyeron al vibrante legado de artes decorativas, garantizando una estética cosmopolita y diversa. Gestionado por Four Seasons Hotels and Resorts desde 1997, el hotel se ha renovado, conservando su espíritu original.

Al entrar en el hotel, los huéspedes son recibidos por una exquisita mezcla de estética art-deco y estilo Luis XVI modernizado. El ambiente se enriquece con dicha colección de obras de arte local contemporáneo, transformando los salones en una galería viviente que cuenta la historia de la evolución cultural de Portugal. El compromiso del hotel con la conservación y exhibición del arte del país que data de mediados del siglo XX, lo convierte en un auténtico museo, con una de las mayores colecciones de arte privadas de Portugal.

Lisboa, una ciudad de siete colinas, se despliega a las puertas del hotel, invitando a los huéspedes a explorar sus vibrantes barrios. Desde el bullicioso centro de la ciudad hasta la tranquila costa, los extensos viñedos y los pintorescos pueblos rurales, el Four Seasons Lisbon Hotel es el punto de partida ideal tanto para excursiones culturales como para experiencias de ocio.

Prensa.

Pero el arte trasciende a la cocina y en la oferta culinaria del hotel se encuentra CURA, un restaurante con estrella Michelin dirigido por el visionario chef Pedro Pena Bastos. CURA, derivado del término portugués “curadoria”, encarna la meticulosa selección de ingredientes de temporada que definen cada plato. El menú, una oda a la rica paleta regional de Lisboa, presenta creaciones artesanales que capturan la esencia de cada estación.

Platos emblemáticos como los calamares con avellana y caviar de Oscietra ejemplifican la filosofía culinaria del Chef Bastos: mantener el protagonismo de los sabores intrínsecos de cada ingrediente. Trabajando en estrecha colaboración con los proveedores locales, el equipo culinario se asegura de que cada plato sea una sinfonía armoniosa de sabor y textura.

Prensa.

Adentrándonos en el complejo, encontraremos el Almada Negreiros Lounge, un espacio de encuentro que da continuidad a la sofisticación y encanto artístico del Four Seasons. Este salón es más que un espacio: es un homenaje al célebre artista portugués José de Almada Negreiros. Adornado con sus atrevidos tapices, el salón es una galería por derecho propio, que invita a los huéspedes a disfrutar de un ambiente en el que el arte y la relajación se entremezclan a la perfección. 

El Lounge es uno de los lugares de encuentro favoritos tanto de los lugareños como de los huéspedes, y ofrece un entorno tranquilo para el té de la media tarde, con un clásico té de jacaranda de temporada que deleita el paladar, mientras te relajas o te pierdes en un buen libro.

Prensa.

Por su parte, el Ritz Bar, con su extensa carta de vinos y bebidas de autor, ofrece un espacio íntimo para que los huéspedes saboreen el espíritu de Lisboa. Desde el cóctel 18 3838 de temática floral, inspirado en los árboles de jacaranda, hasta el THE 19 SPRITZ, que rinde homenaje a los licores tradicionales portugueses, cada bebida es una obra maestra artesanal. Dirigido por el imaginativo Sandro Pimenta, el equipo del bar presenta bebidas de temporada  inspirados en la ciudad, ofreciendo una exploración única de los ingredientes locales, las estaciones, el patrimonio y la cultura.

Desde la fusión de influencias japonesas y portuguesas en junio hasta los sabrosos sabores cítricos que rinden homenaje a la Poncha en julio, cada bebida es una oda cuidadosamente elaborada a las diversas influencias culturales de Lisboa. Agosto presenta una infusión de té inspirada en la historia portuguesa, mientras que septiembre celebra el aniversario del vino Moscatel de Setúbal. Octubre se inspira en los tapices del artista moderno Almada Negreiros, y noviembre conmemora el aniversario del hotel con un cóctel espumoso. El año concluye en diciembre con un decadente cóctel navideño maridado con el “bolo rei” portugués, que ofrece una intrigante mezcla de frutas confitadas y secas. 

Más allá de las delicias culinarias, el Four Seasons Hotel Ritz Lisboa amplía su oferta con una serie de servicios diseñados para la relajación y el ocio. La azotea invita a hacer ejercicio al aire libre, con una pista de atletismo y un gimnasio con ventanales que ofrecen vistas panorámicas de la ciudad. Las piscinas cubiertas y al aire libre proporcionan un oasis de serenidad, y el Spa del Ritz mima a los huéspedes con una experiencia inmersiva centrada en la relajación, completa con delicados aromas y música armoniosa.

Prensa.

El hotel ofrece distintas acomodaciones para que sus huéspedes elijan dependiendo de sus necesidades y estadía. La habitación Premier Park-View rinde homenaje a las habitaciones de estilo años cincuenta del Hotel, con terrazas privadas y lujosas sillas en tonos azules. Los entusiastas de la ciudad encontrarán comodidades modernas en la habitación Premier City-View, mientras que las habitaciones Deluxe Park-View y City-View ofrecen ubicaciones convenientes y vistas impresionantes. 

Para los viajeros más exigentes, el complejo ofrece amplias Suites, incluyendo la favorita de los huéspedes Four Seasons One-Bedroom Suite y la privada Grand One-Bedroom Suite, que proporcionan un espacio de relajación y entretenimiento. Las suites Especiales Premium, como la Almada Negreiros y las Suites Presidenciales, ofrecen el mejor de los lujos ideales para estancias prolongadas o reuniones. Cada uno de estos espacios resalta la elegancia atemporal y la meticulosa atención al detalle que definen la experiencia de Four Seasons.

Prensa.

El Hotel Ritz Lisboa celebra su legado perdurable como testimonio de las mentes visionarias que lo concibieron hace más de seis décadas. Hoy, mientras continúa dignificando la ciudad y honrando a la nación, el Four Seasons Hotel Ritz Lisboa se erige, no sólo como un destino, sino como una narración viva de la rica historia de Portugal en un viaje que trasciende lo ordinario.