“Estoy más enojado que nunca y por eso me siento muy vivo”

Brian Molko habla sobre la injusticia y el dolor que plasmó en el nuevo álbum de Placebo, de la influencia de David Bowie en su persona, de sus preocupaciones, su enojo y su tristeza

Por  PABLO MONROY

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

MADS PERCH

“No parece que hayan pasado nueve años”, dice Brian Molko sobre el lanzamiento de Never Let Me Go, su nuevo álbum con el que Placebo regresa después de casi una década. «Salimos mucho de gira con Loud Like Love y nuestras compilaciones retrospectivas. No es como si hubiéramos desaparecido por una década. Además el lanzamiento de nuestro nuevo álbum fue pospuesto dos años por esta plaga».

Placebo se había embarcado en una gira en la que revisitaron sus clásicos, un proceso que rápidamente se volvió tedioso para Brian y Stefan Oldsal, quienes decidieron entonces crear nueva música.

“Creo que reaccioné fuertemente en contra de la naturaleza de felicitarnos a nosotros mismos y del comercialismo descarado de nuestra gira retrospectiva al querer hacer música que tuviera una naturaleza más visceral. Por lo repetitiva de la gira, empecé a sentirme desilusionado con nuestras canciones anteriores, y eso influenció el tono y la paleta sónica del álbum. Me cansé de celebrarnos a nosotros mismos, y quería escribir sobre la injusticia y el dolor que veía hacia donde miraba”, dice Brian.

MADS PERCH

Todo empezó con una imagen, Brian encontró la foto que se convertiría en la portada de Never Let Me Go en un periódico y se fascinó con la historia. La imagen muestra un paisaje con efectos de glitch que ha convertido deshechos humanos en piedras de colores. “Era la perfecta representación de cómo la naturaleza, si le das suficiente tiempo, puede convertir la basura de los humanos en algo hermoso”, dice Brian sobre la imagen. “Es un testamento del poder de la naturaleza y un recordatorio de lo ciegos que somos los humanos”.

 Para su séptimo álbum, Placebo se alejó del proceso que ya tenían completamente dominado. Brian y Stefan tomaron la manera en que escribían canciones e, inspirados por David Bowie, le dieron un giro de 180 grados. “Tengo un problema de aburrimiento, así que decidí que no regresaría a nuestro proceso clásico de crear canciones, que siempre empezaba con tres meses haciendo ruido en una sala de ensayo”, recuerda Brian.

“Steff y yo nos encontramos en nuestro estudio, solos, exactamente como era al principio cuando hicimos nuestros primeros demos. Así nos dimos cuenta de que las posibilidades que teníamos enfrente eran infinitas. Recordé lo que me decía mi mentor, David Bowie:

—¿Estás cómodo con lo que estás haciendo?

—Sí, David, ¿por qué no?

—Porque si estás cómodo lo estás haciendo mal.

Así que invertí el proceso. No caímos en los métodos de trabajo que eran seguros. Necesitábamos crear un espacio en nuestras mentes donde ocurrieran accidentes felices y errores hermosos. Para mí, el proceso es más emocionante que el resultado, así que tenía que trabajar de una manera que fuera fresca para mí. De esta manera pudimos reencontrarnos y emocionarnos por el futuro de Placebo. Necesitábamos sentir que teníamos algo que ofrecer que otros no, pero también necesitábamos descubrir lo que era. Eso significaba usar nuestro equipo de la manera inversa a lo convencional”.

Sobre la temática de sus canciones, Molko agrega que lo que está en su interior es lo que podremos oír. “Tengo que sacar lo que me molesta realmente. Escribir canciones me ayuda a entender quién soy. Así que sí, mis preocupaciones, mi enojo, mi tristeza, todo está en los temas. También mi decepción. Esta vez estoy más enojado que nunca y como consecuencia, me siento muy vivo”.

La crisis climática también está muy presente en la letra de las canciones. Para Brian, es imposible escribir sobre lo que pasa hoy y no explorar el tema del desastre climático que estamos enfrentando. “Lo que me enoja más es que todavía podemos arreglarlo, pero la mayoría de los gobiernos están muy cegados por sus motivos monetarios. Creo que la adoración por el dinero es lo que va a acabar con nosotros. Imagínate un mundo en donde eres rico pero ya no hay nada en qué gastar tu dinero. Tal vez así entendamos lo insignificante de esta búsqueda perpetua por ganancias y veamos lo inhumano que es todo. Todo lo que tenemos que hacer es revisar la historia para ver qué actos inhumanos estamos dispuestos a realizar, todo en el nombre del dinero».

Cuando el líder de Placebo es cuestionado sobre lo que le da esperanza, es evidente que esto le genera conflictos: “Es muy difícil decir qué me da esperanza porque tengo depresión climática”, dice. “Soy fan de Albert Camus, así que lo que más me impresiona es lo completamente absurda que es nuestra situación. Tal vez no soy la mejor persona para hablar sobre esto porque mi visión del mundo es muy oscura y lo que necesitamos ahora es esperanza. Pero no sé cuánto tiempo nos queda. Encuentro esperanza en la amabilidad de algunos individuos, su compasión y altruismo, pero un individuo no representa al mundo entero”.


«Tengo que sacar lo que me molesta realmente. Escribir canciones me ayuda a entender quién soy. Así que sí, mis preocupaciones, mi enojo, mi tristeza, todo está en las canciones. También mi decepción».


Es claro para Molko lo mucho que su vida y personalidad han sido tocadas por David Bowie, sin embargo, la mayor influencia del legendario músico en Brian no se encuentra en su música, sino en su manera de desenvolverse. “David trataba a todas las personas que conocía con la misma dignidad, no importaba si era Bono o el plomero, todos eran tratados con respeto. Estoy seguro de que no siempre fue así, especialmente en sus años salvajes, pero fue el David que yo conocí y es lo que me quedó de él en mi vida diaria. Solo siendo él mismo me enseñó a ser una mejor persona. Pero yo era muy arrogante y estaba muy ebrio para darme cuenta de lo que estaba pasando en el momento. Y aún en mi momento de más adicción al alcohol, él siempre tenía tiempo para mí, y me trataba con amabilidad”.

Brian se ha mostrado reservado últimamente, el músico no es alguien a quien le guste exhibirse al mundo en público o en redes sociales como hoy en día es común, esto lo ve como una reacción ante un mundo en el que todos hablan, sin decir mucho: “En estos días parece que todos están gritando. Es una cacofonía de opiniones aceptadas que se repiten sin mucho análisis crítico. Así que decido hablar menos, para que realmente signifique algo y tenga impacto en aquellos que lo escuchen. Para nosotros no hay otra opción”, concluye. 

CONEXIÓN ENTRE DOS PARTES: Never Let Me Go es el primer álbum de Placebo grabado como dúo, después de la salida de Steve Forrest en 2015.
MADS PERCH

 ¿Qué quiere Molko inspirar en la sociedad a través de estas canciones? “Tolerancia, amabilidad y entendimiento”, reflexiona. “A menudo pasamos por alto la importancia de ser entendidos, y es vital para nosotros, para no sentirnos completamente perdidos en este mundo”.

Por Pablo Monroy / @Soyelbob