diciembre 7, 2022

EO

Una película polaca que evidencia el absurdo de la existencia humana, a través de la mirada de un burro

Jerzy Skolimowski 

/ Sandra Drzymalska, Isabelle Huppert, Lorenzo Zurzolo

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Festival de Cine Al Este

La cinta ganadora del Premio del Jurado en la pasada edición del Festival de Cannes es una de las películas más tristes de este año que ya termina. Su título es EO y hace referencia a su protagonista, un burro interpretado por seis diferentes animales (Tako, Ola, Marietta, Ettore, Rocco, and Mela).

El director es el polaco Jerzy Skolimowski, quien estuvo en el festival por primera vez hace cincuenta años, cuando presentó su película El rey, la reina y el caballero, protagonizada por las leyendas del cine Gina Lollobrigida y David Niven.

Es indudable que EO es un trabajo inspirado en Al Azar Baltasar, el clásico de 1966 dirigido por el gran Robert Bresson y protagonizado por un burro que es separado de su dueña para vivir una serie de infortunios (Skolimowski confesó que la única vez que lloró en el cine, fue con esta película).

EO (nombre que viene de la onomatopeya del rebuzno del burro) casi que podría considerarse como un remake de la obra maestra de Bresson. El burro trabaja en un circo junto a su dueña y luego es confiscado por aquellos que defienden los derechos de los animales. Sin embargo, el animal no obtiene una vida mejor, sino que termina experimentando soledad, maltrato y, al final, una muerte trágica y prematura, que llevará a que muchos espectadores derramen de una manera inevitable una gran cantidad de lágrimas.

La bella fotografía de Michal Dymek y la breve presencia de Isabelle Huppert, ayudan a contar este relato con la elegancia, la dureza y el subtexto sociopolítico que hacen parte integral de la historia del cine polaco. Como en la cinta de Bresson, el burro no posee características antropomórficas como en las películas infantiles, ni es un héroe como Lassie, Flipper o Rin Tin Tin. Es tan solo un animal testigo de la estupidez humana.