julio 28, 2022

El hombre gris

Ryan Gosling va tras los pasos de Tom Cruise y Daniel Craig, con una imparable cinta de acción con algo de espionaje

Anthony Russo, Joe Russo  

/ Ryan Gosling, Chris Evans, Ana de Armas, Billy Bob Thornton

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Netflix

El proyecto de filmar El hombre gris, la exitosa novela de espías de Mark Greaney publicada en el 2009, inicialmente estuvo vinculado a Christopher McQuarrie (el director de Jack Reacher y las magníficas últimas entregas de Misión imposible), e iba a ser protagonizado por Brad Pitt y Charlize Theron.

Los avatares del destino llevaron a que el proyecto se dilatara y terminara en las manos de Anthony y Joe Russo, los directores de las dos últimas entregas del Capitán América y de los mega-éxitos Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame). Los actores serían reemplazados por Ryan Gosling y Ana de Armas, respectivamente.

¿La cosa funciona? Como cinta de acción se podría decir que sí. Como película de espionaje no tanto. Para bien y para mal, los Russo se van por el camino de los inicios de Michael Bay en los noventa (Dos policías rebeldes, La roca), y nos entregan un frenético desfile de trepidantes secuencias de balaceras, explosiones, persecuciones, puños, patadas y cuchilladas, acompañado de diálogos tontos y situaciones incoherentes, con el fin de empaparnos la cabeza de adrenalina y hacernos pasar un momento emocionante y divertido sin dejar un solo momento para la intriga y la reflexión.

Gosling, quien todavía no ha interpretado a un superhéroe, está listo para hacerlo gracias a su personaje de Court Gentry, un hombre duro y rudo que cumple una condena injusta en prisión, y quien es rescatado por Donald Fitzroy (Billy Bob Thornton), un curtido agente de la CIA, para emprender un proyecto secreto de asesinos pagados por la organización.

Pasan los años y Fitzroy ya está retirado, pero Gentry continúa activo bajo el nombre código de “Sierra Seis”. Denny Carlmichael (Regé-Jean Page), su nuevo jefe, le asigna una “misión imposible” que sirve como secuencia inicial al mejor estilo de las películas de James Bond. La misión consiste en eliminar a un peligroso sujeto, quien termina siendo un colega de Fitzroy. Resulta que este hombre posee un documento digital encriptado que evidencia los manejos sombríos de Carlmichael y por esto tenía que ser eliminado. El documento cae en manos de Gentry y ¿qué creen? el corrupto jefe de la CIA lo considera un traidor y hace todo lo posible por matar a “Seis” y recuperar el documento incriminador.

Para borrar al peligroso “Seis” del mapa, Carlmichael va a acudir a Lloyd Hansen (Chris Evans), otro ex colega de Gentry, de rasgos psicopáticos y ahora convertido en mercenario. Evans fue inicialmente elegido para interpretar al héroe, pero el actor decidió ser el villano. La elección fue acertada, ya que gracias a un odioso bigote (que lo hace parecer al villano de Comando) y una actitud altanera, muy lejana al de su Capitán América y más cercana a la de U.S. Agent, el personaje de Hansen termina siendo endemoniadamente encantador.

Aquí, la “chica Bond” es interpretada por una verdadera chica Bond. Ana de Armas encarna a Dani Miranda, una agente de la CIA tan competente como sus colegas, quien sospecha de los manejos turbios de Carlmichael y que decide, poniendo en peligro su carrera, apoyar a “Seis” en su fuga suicida.

Vamos a ver como Hansen chantajea al antiguo jefe de Gentry, secuestrando a la hija de este y torturándolo salvajemente para poder averiguar donde se esconde su pupilo. También vamos a conocer a Margaret Cahill (Alfre Woodward) otra antigua jefe de “Seis”, quien lo apoya en su misión, así como a Avik San (Dhanush) un letal mercenario al servicio de Hansen. Pero lo cierto es que todos estos personajes tienen poco o nada de profundidad psicológica y están al servicio de unas cuidadas y emocionantes secuencias de acción (el sello de los Russo), que estarían mucho mejor en el marco de una pantalla de cine gigante, pero que ahora pertenecen al streaming.

El hombre gris es muy poco original. Además de los obvios referentes a James Bond y a Misión imposible, también encontramos a Jason Bourne, Rápido y Furioso y a John Wick en la mezcla. Sin embargo, aquellos que busquen acción descerebrada, pero bien hecha, encontrarán en esta cinta la respuesta a sus deseos.     

P.D. Si quieren más, no se preocupen. Ya vienen una secuela y un Spin-Off.

CONTENIDO RELACIONADO