noviembre 16, 2022

Donald Trump anuncia una candidatura más a la presidencia de EE.UU.

El expresidente ha vuelto a anotar su nombre en la lista de candidatos para ser el próximo mandatario de Estados Unidos

Por  RYAN BORT

Donald Trump se dirige al público durante un acto político en Ohio, Estados Unidos. Siete de noviembre de 2022.

SARAH L. VOISIN

Es oficial: Donald Trump ha anunciado que volverá a la carrera presidencial en 2024. “El resurgir de Estados Unidos comienza ahora”, dijo en su propiedad Mar-a-Lago este martes, exactamente una semana después de que una gran parte de sus candidatos para las elecciones de medio término fueran derrotados por sus contrapartes demócratas.

Sus palabras continuaron retratando al país norteamericano como un territorio sin esperanza que está sufriendo bajo las órdenes de Joe Biden, y lanzando acusaciones sin fundamento alguno de que China intervino en las votaciones de 2020. Todo esto antes de revelar que competirá una vez más en la carrera hacia la Casa Blanca. “Hoy estoy anunciando mi candidatura a la presidencia de Estados Unidos”, exclamó.

El magnate completó el formulario que dispone la Comisión Federal de Elecciones para oficializar su decisión, documento que fue validado minutos antes de que el expresidente iniciara su campaña para regresar al Despacho Oval.

En general, el discurso fue débil y estuvo repleto de desatinos, como que su manejo de la Covid-19 “salvó vidas” y que también “salvó” la economía durante la pandemia. Enseguida aseguró que, de ser reelegido, hará todo lo que esté a su alcance para acelerar la crisis climática, sugiriendo que va a darle vía libre a la extracción del “oro líquido que está bajo nuestros pies”. Asimismo, divisó un futuro turbio para los derechos electorales: “Voy a exigir identificación del votante, votaciones de un solo día y tarjetones únicamente de papel”.

Trump pasó todo el lunes despotricando en Truth Social sobre como el “fraude electoral” es la razón por la que muchos de sus candidatos no tuvieron éxito en las intermedias. Juicios que llegan días después de que los republicanos –especialmente aquellos negacionistas de las elecciones– obtuvieron resultados regulares en los recientes comicios en ese país. A través de su red social, él mismo ha intentado convencerse y convencer a los demás de que los resultados fueron “un éxito”, cuando la realidad es que a la oposición le fue tan mal que su equipo le habría recomendado posponer el anuncio de su candidatura. Hizo caso omiso y su campaña para 2024 arranca en medio de la crisis de identidad que aborda a su partido, el cual está considerando replantear las figuras de su liderazgo en el Comité Nacional Republicano y en ambas cámaras del Congreso.

Estas reconsideraciones podrían extenderse hasta quien encabece el partido. Actualmente, este puesto lo ocupa Trump pero el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se ha establecido como un posible reemplazo al haber reunido una gran cantidad de fondos de respaldo, esto sin contar con el apoyo político que podría llegar obtener. Desde la semana pasada ha habido señales de que algunos republicanos se están desencantando por el magnate, por ejemplo, la senadora Lindsey Graham se ha negado a revelar si lo apoyará o no. Entretanto, los medios de comunicación de derecha se han ido distanciando como es el caso de The New York Post, que publicó una portada satirizando al expresidente y exaltando a DeSantis.

Por su parte, a Trump no le agrada la idea de un contrincante, llegando a llamar al gobernador “mojigato” durante un acto político en Pensilvania a principios de este mes, diatribas que se han agudizado después de los últimos resultados electorales. Como muestra de lo que se podría esperar si DeSantis se une a la carrera presidencial, Trump advirtió que está listo para revelar información delicada sobre su posible oponente, asegurando a The Wall Street Journal que sabe “más de él que cualquier otra persona, a excepción de su esposa”.

DeSantis ha sido prudente, pero el martes dijo que los resultados en Florida –donde tanto él como otros republicanos despuntaron a comparación del resto del país– hablan por sí solos. “Únicamente le diría a la gente que revise los resultados del martes pasado”, comentó. “Es la victoria republicana más grande en la historia del estado”.

La candidatura de Trump pudo haber llegado en un mal momento para el Partido Republicano, pero desde hace tiempo se sabía que existía una gran posibilidad de que volviera a relanzarse. Desde mediados de 2022, su equipo había estado discutiendo sobre el momento ideal para anunciarlo, pero a pocas semanas de terminar el año, ya es de conocimiento público. Axios reportó a principios de mes que él estaba considerando revelarlo en la víspera de las elecciones, posteriormente, le expresó al presentador Sean Hannity sus deseos de llevarse toda la atención. No sucedió, y su única novedad aquel día fue que haría un “anuncio muy importante” el 15 de noviembre.

Ahora, sus teorías de conspiración se agudizarán en su discurso político, sin contar con lo que podría traer entre manos de volver a ganar la presidencia. Los rumores de sus planes son aterradores: según Axios, desea reimponer su orden conocida como “Schedule F”, que básicamente le permitiría despedir cientos de miles de empleados federales para reemplazarlos con simpatizantes del movimiento Make America Great Again. Es probable que tome medidas drásticas respecto a las políticas sobre el cambio climático, la inmigración y todo aquello que se asemeje a una mínima muestra de decencia con las personas marginalizadas. Todo esto mientras se enfoca en reducir a sus enemigos imaginarios. ROLLING STONE informó la semana pasada que a principios de este año, Trump le consultó a sus consejeros cómo podría aprovechar el Departamento de Justicia (DOJ) para encarcelar periodistas.

Su candidatura para 2024 también tiene implicaciones legales, ya que actualmente es objeto de varias investigaciones y puede que pronto tenga que enfrentar cargos penales. El fiscal general Merrick Garland ha afirmado que su postulación no repercutirá en ninguna de las investigaciones del DOJ. Sin embargo, sí añade otra consideración política en tanto su papel en el ataque al Capitolio el seis de enero de 2021 continúa en estudio, así como su vuelo a Florida en el que transportó material confidencial que contenía información sensible. Y bueno, el exmandatario es consciente de todo esto. En julio, ROLLING STONE reportó que Trump le había expresado a su equipo que necesitaba volver a ser presidente para evitar enfrentar consecuencias legales.

Trending