Diamante Eléctrico: “No sólo somos rock”

La banda lanza 'Mira lo que me hiciste hacer'

Por  KARLA LEÓN

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Diamante Eléctrico

Ha pasado casi una década desde que Diamante Eléctrico comenzó a dominar los escenarios. Desde entonces, la agrupación bogotana, conformada por Juan Galeano y Daniel Álvarez, ha consolidado una propuesta musical contundente y multifacética, de la que hoy se desprende su sexto álbum de estudio: Mira lo que me hiciste hacer, proyecto que se materializó a la distancia y que se presentó como una oportunidad para hacer música colorida en tiempos sin precedentes.

La primera impresión que se tiene de este álbum es que devuelve el alma al cuerpo – si es que se puede considerar de esta forma . Tras el éxito de Buitres (2018), material que tomó el groove como eje central, Diamante Eléctrico presenta un disco estimulante que se construye bajo la esencia del funk y un sonido envolvente que sugiere una cadencia sinigual, todo, junto a letras personales, en las que se aterrizan múltiples referencias culturales y mensajes que son relevantes para la agrupación.

“Este disco es un experimento por todos lados”, dice Juan Galeno, junto a Daniel Álvarez, en entrevista para Rolling Stone México. “No sabíamos qué iba a pasar cuando empezamos este proyecto en marzo del año pasado. Cuando cayó la pandemia, le dije a Dani que debíamos comenzar desde cero y mirar cómo nos sentíamos al presenciar un evento histórico; quería plasmar exactamente el momento de la música, no desde la desesperación ni la desesperanza, o desde la soledad que vivimos muchos durante estos meses de encierro, sino plasmar algo totalmente opuesto”.

Bogotá, Nueva York, Los Ángeles y la Ciudad de México fueron los recintos que arroparon el concepto de MLQMHH, una propuesta que, en palabras del vocalista y bajista, levantaron el espíritu tanto del público, como del conjunto. “Logramos hacer este disco a distancia, nunca lo habíamos hecho. La salida de uno de los miembros fundadores, después de ocho años con la banda, también fue un golpe. Tuvimos muchas primeras veces en distintos aspectos, pero sentimos que el resultado refleja que nuestra idea estaba bien encarrilada. Nosotros siempre hemos trabajado en pro de la canción, eso es lo más importante para nosotros y con este disco lo logramos”, señala.

La carta de presentación de Mira lo que me hiciste hacer llegó con “Suéltame, Bogotá”, canción que habla sobre la perdición ante la vida nocturna y que se estrenó junto con un video musical protagonizado por Juan y Daniel, quienes se desenvuelven bajo los efectos del LSD en la mágica ciudad colombiana. Así, dentro de un marco de amor, desamor, nostalgia, celebración y vivencias personales, ambos músicos encontraron el espacio ideal para conceptualizar aquellos cuestionamientos sociales que les interesan, entre ellos, los roles de género, tema que abordaron en “Los Chicos Sí Lloran”.

“Para nosotros es importante expresar dónde estamos como personas. Juan y yo estamos muy inquietos en términos de crecimiento personal, digamos que buscamos apegarnos a nosotros mismos y con lo que pasa a nuestro alrededor. Creemos en la gente y en estar rodeados de aquellos que hacen el bien común y lo seguimos buscando. Ya no tenemos 20 años, tenemos 37 y 40, a medida que va pasando el tiempo, nos vamos ubicando en espacios alejados de lo tóxico, especialmente de aquellos que nos enseñaron qué debe decir el hombre y qué debe decir la mujer”, señala Daniel.

Además del aspecto social, lo político se acentúo en “Sálvese quien pueda”, canción que hace referencia al pesimismo frente a la falta de líderes auténticos. “El mundo se está moviendo muy rápido, no solamente por la pandemia, y sentimos la urgencia de no quedarnos callados. Nosotros no éramos una banda política per se, pero lo hemos hecho en los últimos años; puede que no estemos hablando de lo jodida que es la política latinoamericana, porque realmente todos lo vivimos. Yo vivo acá en México y sé que aquí también hay un montón de problemas y lo veo en Chile, Argentina, Perú y Venezuela. Siento que el problema de Latinoamérica son sus dirigentes y ya es momento de cambiarlo y hablar de eso; de hablar de la mujer, del patriarcado, y de darle espacio a aquellos que tienen la oportunidad de cambiarlo. Hablamos a través de este disco, del arte, y entendiéndolo desde nuestra postura como artistas”, plantea Juan.

Desde su fundación, Diamante Eléctrico se ha caracterizado por formar parte de la escena independiente. En esta ocasión, Mira lo que me hiciste hacer contó con la coproducción de Andrés Rebellón, quien, junto a Juan, logró impregnar la versatilidad, el dinamismo y el camino estético tan característico de este álbum y, además, sumarse a la histórica trayectoria de Galeano como productor cabeza de la agrupación. “¿Cómo es que logras no viciarte, ante lo demandante que pueden resultar las labores de producción?”, le preguntamos a Juan, quien reposa en su silla antes de contestar. “Todos los días me pregunto eso, porque también soy productor y compositor de todo tipo de artistas de pop y reggaetón. Me encierro en el estudio y a veces sí me rompo la cabeza y pienso: “Wow, ¿cómo puedo cambiar esto?”.

Este disco lo hicimos junto con Rebellón, es bajista al igual que yo y lo conocí desde que tenía 17 años; compaginamos y mezcló el disco muy bien. Siempre hemos hablado de tener un productor. Hay muchos que están haciendo cosas muy grandes, pero, finalmente, valen un montón de plata. Sí hemos platicado sobre ciertas personas, sin embargo, con esos 30 mil dólares podemos hacer muchas cosas más; es un poco la necesidad y también tener claro qué queremos y hacia dónde queremos llevar la banda, menos mal, aquí somos muy nobles, Dani también trabaja mucho en el management con la banda, somos un gran equipo y eso es algo muy chingón”, comenta.

Lado B

Junto con los 10 temas que engloban este material discográfico, Diamante Eléctrico decidió sumar un bonus track a su selección para versionar “Everybody Wants to Rule the World”, del icónico dúo británico, Tears for Fears, y homenajearlo bajo el título “Todo el Mundo Quiere el Mundo”, canción que grabaron hace tiempo y que, de manera premeditada, entró a la colada del disco meses antes de finalizarlo. “Todo el mundo comenzó a cantarle a la pandemia y a la cuarentena desde la perspectiva de la tristeza. Quisimos darle un poquito de color a esta conversación, sentir y revisar el alma para ver cómo estábamos y qué sentíamos, así que le aportamos una nota alta y funk a toda esta locura con este tema que le agrega, quizás, un poco de melancolía al álbum”, narra Daniel.  

A lo largo de MLQMHH se pueden encontrar decenas de referencias culturales. Desde frases como: “Andábamos para encontrarnos” de Julio Cortázar en Rayuela, hasta la alusión de grandes cineastas como Gaspar Noé (Clímax, 2018), ambos músicos decidieron jugar con estas alusiones de una forma menos subjetiva y, de esta manera, plantear el crecimiento artístico que han construido a lo largo de todos estos años, incluido, su deseo por explorar algo más allá del rock.

“Últimamente estoy escuchando mucho hip hop y no me di cuenta de las referencias a la cultura pop que estaba haciendo, eso es algo que nunca habíamos hecho antes. Yo hago casi todas las letras en la banda, siempre fui más subjetivo, más abierto a interpretaciones y etéreo con lo que escribía, pero hice un disco solista en el 2019 (Acabadabra), y creo que eso me inspiró a ser un poco más personal y a las personas les ha gustado muchísimo. Sin lugar a duda, las letras son la punta de lanza del disco, es lo que estamos presentando y obviamente que todo lo hacemos con el cambio de la personalidad”, aclara Juan, quien profundiza acerca del desapego que la banda desea, con respecto a la idea colectiva de que únicamente son símbolo del rock.

“No es que ahorita queramos hacer más pop. Simplemente, cuando empezó esta banda hace diez años, yo estaba en un momento muy diferente de mi vida, quería patear la puerta y lo hicimos con rock & roll y blues. Hoy, estoy en otro momento muy diferente de mi vida, han pasado muchas cosas en estos diez años, o dos desde el último disco que hicimos, y sentimos que tenemos cosas que decir, por encima de cualquier cosa. A nosotros nos preguntan mucho sobre rock, yo me quiero alejar cada vez más de esas etiquetas. Sí, nosotros hacemos parte de este género y nos gusta, pero no solamente somos una banda de este género, somos muchísimo más que eso, siempre estamos tratando de empujar para llegar a donde queremos. Somos una banda que quiere hacer buenas canciones; tenemos 70 temas, está bien tener un poco de todo. Creemos en la evolución y no buscamos repetir, ahora queremos hacer otros álbumes”.

Después de la espera

La evolución y la trascendencia de Diamante Eléctrico es notable y, pese al encierro, han encontrado las fórmulas correctas para adaptarse a las circunstancias y sobrellevar la necesidad de subir a los escenarios. “El disco no hubiera salido de la misma forma si no hubiéramos estado en confinamiento. Una parte importante del proceso fue no estar en el mismo cuarto, sentirse sólo, pero también tener tiempo para crear. En la cuestión de la producción, pude buscar sonidos y atender las canciones de manera artesanal y eso le da una personalidad muy única al disco”, opina Galeano, mientras rememora su vida sobre los escenarios.

“Claramente, nosotros somos una banda que se ha hecho en vivo, hemos tocado más de 500 shows –Coachella, Vive Latino, Pal Norte, Austin City Limits–, hemos viajado a casi toda Latinoamérica y nos hace una falta increíble, pero lo queremos hacer bien. No somos fans de la virtualidad; nos gusta estar cerca de la gente, sudar, darles un whiskey; los que han ido a los conciertos saben que así son – ríe –, pero sin duda, aunque sean eventos de 200 personas, volveremos a estar cerca de la gente”.

En los próximos meses, y como parte del lanzamiento de MLQMHH, el conjunto realizará un show virtual con el buscan presentar el nuevo sonido de la banda y la más reciente alineación que conformará a la agrupación, además, ya miran hacia el futuro de las nuevas colaboraciones. “Nos encantaría trabajar con Childish Gambino, creemos que es uno de los artistas más visionarios de los últimos años, también pienso en Jack White y Draco Rosa, un gran amigo nuestro”, comparte Galeano.

Por el bien de la música

“Nuestro legado son las canciones”, suelta Juan cuando repasamos, a modo de catarsis, la historia de Diamante Eléctrico y, ante la posibilidad de mirar al pasado, evocamos recuerdos sobre una trayectoria altamente memorable. “Hablamos en clave de canciones, siempre las ponemos por delante, incluso, de nuestros egos. Lo que más me importa es que las personas las recuerden porque, finalmente, eso es lo que va a quedar, si es que queda algo de este mundo con toda esta locura. Aun así, seguimos buscando esa canción que nos conecte con más público y que nos haga llegar a más personas. Somos más que una banda de rock, queremos ser la banda más chingona de Latinoamérica. Hemos hecho y llegado a cosas que ni yo me hubiera imaginado, hemos estado con los Stones, con Foo Fighters, con The Raconteurs, Zoé, Alison Mosshart y Kase.O”.

El futuro de Diamante Eléctrico no es incierto, al contrario, es más claro que nunca. “Vamos a seguir creando canciones, a vivir y a experimentar. Después de Mira lo que me hiciste hacer ya no hay vuelta atrás. Seguiremos con la parte más humana y sensible para contar historias y, definitivamente buscaremos esa canción de la que tanto hemos hablado, nos hace falta. Somos una banda que cree en los discos, en el storytelling de diez canciones que tienen que contar algo, en sumergirte en un micromundo de 45 minutos y que te lleva, te devuelve y te trae reminiscencias. Por encima de cualquier cosa, somos fans de la música, incluso, por encima de ser músicos”, finaliza Diamante Eléctrico, quienes, ahora, ya no son más rock.

Escucha Mira lo que me hiciste hacer, el nuevo álbum de Diamante Eléctrico: