marzo 20, 2022

De L-Gante a The Wombats, de Las Ligas Menores a Emmanuel Horvilleur, otros momentos en el cierre del Lollapalooza 2022

La tercera y última jornada del festival dejó otra ecléctica colección de instantáneas, sorpresas y revelaciones

Por  ROLLING STONE

L-Gante en Lollapalooza Argentina 2022

Ignacio Arnedo

L-Gante enfrentándose a Foo Fighters

Sin muchas explicaciones, el show de L-Gante, anunciado para las 20.45, cambió para una hora y minutos más tarde. Lo positivo era que no se iba a cruzar con Babasónicos, que estaban en el escenario contiguo. De no competir con la banda de Adrián Dárgelos, pasó a tener enfrente a Foo Fighters y un Dave Grohl decidido a dar el set más extenso del festival. Sin embargo, Elián Ángel Valenzuela reunió una buena cantidad de gente. Y mientras el clima (el viento era cada vez más frío y fuerte, complicando el sonido también) daba más ganas de irse del Hipódromo de San Isidro que de seguir bailando luego de tres días de música, L-Gante los aguantó con RKT, malianteo, invitados (Dillom en “Tinty nasty” y La Joaqui en “Lassie”), el tema que hace con Tini -“Bar”- y el inesperado hit, su versión del abecedario, que interpretó a pedido de una fanática porque sus hijos no se lo aprendían en la escuela. Y así, en el mano a mano con Dave Grohl, L-Gante nunca se quedó atrás.

Emmanuel Horvilleur y su versión deconstruida de “Tu hermana”

A Emmanuel Horvilleur le alcanza y le sobra con su cancionero solista para brindar un set preciso de sus temas más populares. Tocó “El hit”, “No como”, “Radios”, invitó a Goyo de Bándalos Chinos para “Llamame” y recordó a Gustavo Cerati en “19”, entre otros tracks tocados con arreglos nuevos que les hicieron ganar vitalidad, sin perder la cuota de seducción que le impregna a cada interpretación. El ex IKV también se permitió modificar una parte de “Tu hermana”. En uno de las versos donde canta “Si no puede ser con vos/ Me encantaría hacerlo todo con tu hermana/ Y si tu hermana dice: ‘no’”, cambió la última línea y con un tono más serio, cantó: “Y si tu hermana dice: ‘no’ ¡es ‘no’!”. Una versión deconstruida muy necesaria de escuchar en este momento.

Remi Wolf: una temprana revelación

«Vamos a respirar todos juntos», propuso Remi Wolf en español desde el escenario Alternative. Debajo, todos la siguieron en la meditación; inspirando y exhalando. Segundos más tarde, en un claro inglés, la californiana agregaba: «Now we’re gonna fuck up!». Y así, su diálogo interno en clave rap-rock llamado “Quiet on Set” puso a unos pocos curiosos a saltar, en una de las revelaciones más gratas de la tercera jornada del Lollapalooza.

Cualquiera que tenga el respeto de figuras como John Mayer, Nile Rodgers y Beck, o el antecedente de participar con creces en American Idol, podría dormirse en sus laureles. Remi esquiva todo eso. Aprovecha la elasticidad brillante, y también arenosa de su voz para construir su propuesta, que parte del R&B lisérgico, pero juega en múltiples ligas. Apenas con una batería, una guitarra y unas programaciones, se paseó por todo el escenario bailando, saltando y revoleando sus rulos rosados y su sombrero de lana de Stitch en canciones como “Grumpy Old Man”, “Monte Carlo” y “Sexy Villain”. Freak adorable, emperatriz del tablado, con solo 26 años controla la escena como cualquier artista de mayor kilometraje. Hay evidencia suficiente: sus aullidos dominan la bossa con guitarras en vibrato de “Hello, hello, hello”, y también el tamiz de funk blanco lento que le puso a su versión de “Crazy” de Gnarls Barkley, y la lectura acid jazzera de “Electric Feel”, de MGMT, donde también combinó versos de “telepatía” de Kali Uchis.

Todo le salió bien, incluso la autoindulgencia de subirse a tocar la batería y poner a su batero a animar a la gente. «Soy una terrible cantante así que los voy a hacer gritar: Me gusta empanadas, me gusta choripan», dijo bromeando. Todo parecía dado para que Remi se divirtiera como en casa. Y la audiencia también.

The Wombats en Lollapalooza Argentina 2022/Fotografía de Ignacio Arnedo

The Wombats, más alegres que Joy Division

Aunque valió la pena de principio a fin, el set del trío de Liverpool The Wombats se podría sintetizar en el estribillo de su último tema. ”Vamos a bailar con Joy Division y celebremos la ironía de que está todo mal, pero estamos felices”, repetían a coro (efectivamente, eufóricos), alrededor de las 16.15 en el escenario Flow. Y de eso se trataba: de aportar una dosis de esa tradición de power pop guitarrero y con letras ingeniosas y, sí, irónicas, claramente sub-representada en este festival y quizás también en estos tiempos. Aunque con los años, la banda encontró mayor éxito volcándose a un electro-pop más acorde a las tendencias, “Let’s Dance to Joy Division” fue una de las canciones que atrajeron atención de su disco debut, cuando aún privilegiaban las guitarras indie. Oblicuo tributo a la banda de Ian Curtis y al poder curativo de un single pop, evidentemente, todavía hoy, el tema sigue conquistando sonrisas.

Las Ligas Menores en Lollapalooza Argentina 2022/Fotografía de Ignacio Arnedo

Las Ligas Menores contagió con su indie de guitarras al público

A pleno sol del mediodía, Las Ligas Menores dio un show de canciones cortas y potentes en el escenario Flow. A pesar de tocar temprano, la banda del sello Laptra reunió a un público listo para hacer pogo y cantar a la par de sus guitarras desprolijas y de linaje indie. El setlist incluyó sus temas más conocidos (“Renault Fuego”, “A 1200”, “El invierno”) y, antes de tocar las últimas dos canciones, la cantante, Anabella Contreras convocó a Tom Quintans (de Bestia Bebé) para que los acompañe en la guitarra para “Ni una canción” y cerrar luego con “De la mano”, de su primer EP del 2012. Con diez años de experiencia, Las Ligas Menores confirmó nuevamente su lugar en la escena nacional independiente.

Trending