Daniel, Me Estás Matando: la nostalgia encuentra al amor

El dueto mexicano de ‘boleroglam’ hace un recuento de sus años de carrera, repasando influencias, anécdotas y la inspiración detrás de su más reciente álbum, ‘Grandes éxitos del boleroglam, Vol. 2’

Por  CARMEN ASCENCIO

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Daniel, Me Estás Matando

Daniel Zepeda e Iván de la Rioja son los nombres detrás de Daniel, Me Estás Matando, un par de músicos que ha comenzado a tomar por sorpresa las radios locales con un sonido un tanto nostálgico pero a la vez contemporáneo. Bajo el término de boleroglam han publicado tres discos de estudio, siendo Grandes Éxitos del Bolero Glam, Vol. 2 el más reciente de estos, aunque el camino que el dueto ha atravesado para ganarse el corazón de distintas generaciones ha sido un tanto complicado; desde comenzar como un proyecto sin nombre hasta agotar su primera fecha en el Metropolitan a tan solo un mes de su anuncio.

“Para mi una de las enseñanzas más importantes ha sido que el trabajo diario remunera, que no todos los proyectos son iguales porque lo que a unos les funciona a otros no, que hay que hacer las cosas con cariño y genuinamente y que se puede ser autosuficiente de varias formas”, señala Zepeda, vocalista y baterista de la agrupación.

“Bendito sea el señor, totalmente”, agrega su compañero de la Rioja, guitarrista y corista ocasional de Daniel, Me Estás Matando. “Sobre todo esta cuestión de aprender cómo funcionan las cosas dentro de la industria, antes de pensar en firmar con una disquera o tener un manager o lo que sea, creo que es muy importante que los artistas se den el tiempo para saber cómo funciona cada parte del proyecto”. 

“La historia es en sí es algo particular, Dani y yo nos conocimos tocando en la banda de alguien que ya no nos cae bien y luego empezamos a hacer jingles de publicidad y pasábamos mucho tiempo juntos”. Cuenta Iván mientras recuerda algo que sucedió hace un par de años, pues aunque parezca lo contrario Daniel, Me Estás Matando recientemente celebró su cuarto aniversario como agrupación.

“Entonces, en los breaks de ir al cafecito siempre hablábamos de proyectos que han sido importantes en la industria mexicana, de Fobia y Caifanes… como que se platicó mucho y ya después de un rato Dani me dijo, ‘oye, pues yo quiero hacer un proyecto donde cante y toque la batería’”, continúa. “Cuando empezó a hacer las canciones y me las enseñó pues eran boleros y como que no se decidió realmente que fuera el género que íbamos a hacer, naturalmente son las canciones que empezó a hacer Dani. Yo empecé a hacer boleros también, los grabé, se los enseñé y así fue como formamos la banda.

Aunque Iván señala que dentro de los latinoamericanos existe esa unión con el bolero por estar relacionado a los recuerdos compartidos, aún si no se gusta del género, Daniel recuerda que de alguna manera sus primeros roces con este tipo de música fueron gracias a su abuela, la reconocida actriz del cine mexicano, María Victoria.

“Ivi y yo como que no somos cantantes, yo soy baterista, Ivi toca principalmente la guitarra pero es multiinstrumentista y produce”, comenta Daniel. “Nuestras primeras referencias de canto vienen muy de familia, estoy consciente de que Ivi escuchó cantar a un tío de él que canta increíble, que yo nunca he escuchado cantar, y tiene otro tío que era parte de Campeche Show y cantaba increíble; en mi familia casi todos cantan pero la primera persona que me ponía a cantar y me decía ‘no, así no, a ver acompáñame, hazme segunda voz, cántale porque esa te sale bien’, pues era mi abuela”.

Daniel, Me Estás Matando comparte créditos con María Victoria en “Mirarte”, tema que el dueto lanzó como sencillo hace un par de meses atrás junto con un videoclip inspirado en la filmografía de la actriz. Iván explica que desde que comenzaron a hacer música para el proyecto ambos tenían planeado hacer una canción con ella, “Dani se puso a escribir la canción pensando en lo que ella cantaría y en lo que a ella le podría gustar cantar”, dice.

“La canción pasó por varios procesos, desde melódicamente como que todavía decía ‘híjole, esta canción pues es bolero y la podría cantar ella, pero le falta algo que ella haría’; ella tiene unas cosas muy características en su proyecto y en sus canciones”, dice Zepeda. “Dándole vueltas quedó así, se la llevé, le gustó, tardó un rato en aprenderla. En un día hicimos una toma y fue así como, ‘oye hijo, pero no vayas a sacar esto, esto es como un ensayito’, y ahí me tienen yendo en otras dos semanas en lo que se aprendía bien la canción para que quedara”.

El proceso se vivió desde la casa de María Victoria, donde Daniel explica que tiene un clóset en el que guarda sus vestidos y en el que pasaron horas hasta tener el resultado deseado. “La verdad, ella a su edad demostró un compromiso y un profesionalismo que no he visto en otros colaboradores”, Iván ríe y asiente coincidiendo con el comentario de su compañero. “La toma no quedó hasta que ella dijo ‘esta me gusta’, y aún así tampoco estaba conforme, ella a su edad cansada no se quiso parar de su silla hasta que quedara la toma que es. Eso se me hizo muy chido”.

Sin embargo, a pesar de que la actriz y cantante se sumó a la lista de otros varios músicos que han compartido créditos con Daniel, Me Estás Matando, esta fue de las primeras en acudir a sus presentaciones en vivo y mostrar su apoyo al proyecto. “De todas maneras, nunca se hace mucho alarde, yo sigo yendo a las comidas en su casa y no se habla de eso, me dan mis albóndigas y ya”, recalca Daniel.

Un proyecto personal

A pesar de las fuertes influencias que le ha dado tal esencia a su sonido, Daniel, Me Estás Matando no se ha limitado a la hora de experimentar,pues tan solo en Grandes Éxitos del Bolero Glam, Vol. 2 podemos encontrar influencias de jazz, cumbia, música norteña y más.

“Creo que todo lo que hemos sacado tratamos de que tenga mucho que ver con nuestros gustos, ya sea de adolescentes, adultos o de la niñez”, explica Daniel. “Tratamos de que genuinamente sea algo que nos nace o que andemos en esa exploración, por ejemplo, ‘Lo que más quiero eres tú y el pollo’ los dos tuvimos una influencia muy fuerte de Robert Glasper, Ivi porque le gusta mucho esa estética y yo porque el baterista es mi ídolo; transcribí mucho de esa batería e Ivi a la hora de producir le gusta influenciarse por esa situación y los samples”.

Mientras tanto, “No te agüites”, en colaboración con Caloncho, retoma influencias del género regional mexicano, pero el dueto no descartó arriesgarse y dejaron el tema como uno de los sencillos principales del álbum. 

“Tratamos que todo sea parte de nuestra vida y no como ‘ah, está de moda hacer bachata, ah pues ahora todos vamos a hacer bachata’; queremos hacer cosas que tengan que ver con nosotros”, continúa Daniel. “Lo de la situación norteña es porque a mi me gusta Intocable, Ivi ahorita tiene una relación muy importe con el norte del país, el Caloncho es del norte y ahora Ivi escucha mucho a Ramón Ayala, a mi me gusta mucho Carín León’; sentíamos que tenía que ver con nuestras vidas y esta parte de nuestra historia, iba a ser más o menos fácil contar la historia si tenía totalmente que ver con nuestra vida”.

“El bolero tiene que ver con que yo acompañé mucho a mi abuela, con que yo de niño y de adolescente me puse a aprenderme muchos boleros… cuando hacemos cumbias, pues claramente somos personas del DF, yo he formando parte de grupos versátiles, he tocado mucha cumbia; al final esta banda es un collage de cosas que nos han influído mucho”, concluyó Daniel. 

“Lo que hace que todo tenga sentido según nosotros, porque habrá gente que no piense lo mismo, es que al final de cuentas todo eso es música romántica y el bolero es la cúspide de la música romántica”, dice Iván. “Así sea un bolero ranchero, así sea una cumbia, así sea un bolero con sintetizadores y baterías electrónicas, al final de cuentas la canción como tal es romántica, de alguna forma hace que eso tenga un poco de sentido”.

Por otro lado, parte del sello que Daniel, Me Estás Matando ha construido está fuertemente ligado con el acompañamiento visual de su música, que posteriormente comparte con sus seguidores conforme estos se publican, ya sea en su interacción característica que tiene con ellos a través de redes sociales o en cada lanzamiento. 

“A mi en general me apasiona la situación de dejar cabos sueltos que luego podemos retomar y hacer que los conceptos se amarren tanto musicalmente como visualmente”, explica Iván. “Por otro lado, mi esposa es la que hace los videoclips y ella estudió cine y casi es como que se le exige en su vida tener este tipo de cosas y elementos. En ‘Hoy no’ y en ‘Lágrimas y lluvia’ sale un mismo cofre que no se sabía cuál era el contenido y así fue como revelamos después el Metropolitan, que ya casi se va a llenar, quedan muy pocos boletos”.

“Es una cosa que nos gusta hacer”, continúa explicando Iván. “No siempre se planea desde hacer antes todo, pero con que quede un cabo suelto de algo, se utiliza. Esta banda tiene un alto porcentaje de aprovechamiento de material y pasa lo mismo con las canciones, casi casi canción que se hace es canción que se graba, no quedan sueltas y no tenemos ninguna canción abandonada hasta ahorita”. “Si llega Iván o llego yo con una canción que al otro no le convence, pues hacemos que nos convenza y le movemos hasta que nos guste”, agrega Daniel.

Daniel, Me Estás Matando comenta que en el caso de “No te agüites” surgió una situación similar a la que plantena, pues se empezó a trabajar desde su primer disco, Suspiros, pero Daniel no estaba convencido del trabajo final y se descartó de ese material, viendo la luz hasta en su álbum más reciente.

“Cuando se grabó por primera vez el concepto era más Intocable que Ramón Ayala”, menciona Iván. “La canción fue mutando ya que la acabamos de escribir con Caloncho, la escribimos los tres realmente aunque Dani la haya empezado. Al final decidimos que el género fuera así por lo que yo estaba escuchando en ese momento, porque Caloncho es de Sonora y todo convergió chido”.

A pesar de esto, el proceso al que normalmente están acostumbrados puede llegar a presentar consecuencias en la relación que tienen con ciertas canciones, ya que Daniel explica que hay veces en las que se ha llegado a cansar de escucharlas por las numerosas ocasiones que tienen que repasarla, un proceso que va desde escribirla, producirla, hacer la mezcla, masterizarla hasta llegar a la filmación del videoclip, en cuyo rodaje se escucha todos los días hasta terminar.

“Escuchas demasiado una canción al punto que dices, ‘no ya, estoy harto’”, dice Daniel. “Pero a mí personalmente me ha pasado que esas canciones que digo ‘ay no, ya’, las escucho un año o año y medio después y digo, ‘no, esto estaba bien chido, solo que había que dejarlo descansar’. Justo ayer le decía a Iván, ‘oye hay que retomar eso que hicimos en tal canción’, porque había maraquita ahí que en su momento yo no ubicaba que estaba chida pero ahora que lo vuelvo a oír digo, ‘ay, esa propuesta estaba chida’; es una cuestión de perspectiva y de cómo tus oídos se van acostumbrando y dejando de sorprender cada vez que escuchas algo”.

“Claro, las canciones tienen personalidad propia también”, agrega Iván.”De hecho con ‘Es verdad’ pasó, es la primera canción que se hizo para este proyecto que salió en el volumen I, pero esa canción se escribió desde 2017 yo creo, con otro coro y otra letra, se dejó guardada y luego se retomó y se reescribió; Dani la volvió a escribir y le hizo un coro que le gustara más y tuvo todo el sentido del mundo, pero es esto de dejar descansar las cosas y dejar que fermenten un poco, creo que también las canciones empiezan a dar giros diferentes cuando haces la producción de la canción y por otro lado cuando la montas en vivo, siempre que haces un arreglo con la banda como que la canción sí agarra otra onda y le agarras un cariño distinto”.

En esta ocasión, Daniel, Me Estás Matando incluyó 17 temas en la lista de canciones de Grandes Éxitos del Bolero Glam, Vol. 2, pero como lo explica el dueto, de alguna manera cada una tiene su esencia y lo que la vuelve única, de manera que para Daniel es más complicado elegir su tema favorito dentro del disco.

“Va a ir mutando, en un punto fue ‘Pudimos ser’ porque era la primera experiencia que nosotros teníamos grabando cuerda en vivo y se grabó en Macedonia y así”, responde Daniel en un intento por elegir una canción. “Para mí tocar la batería es una situación donde suelto un tipo de energía que no suelto cuando canto, los jams me encantan, me encanta ser histérico cuando toco el instrumento. En su momento me gustaba mucho la nota de voz de ‘No respondo’ porque es la más vulnerable de todas, pero va cambiando”.

“Sí, va cambiando, pero si tuviera que elegir una canción del disco que sea mi favorita tal vez diría que ‘Lágrimas y lluvia’ es la que más me gusta, por lo menos la que más me gusta tocar en vivo, es la que me emociona más”, comparte Iván. “Yo siento que mi favorita, que hasta la fecha siento que de este disco es la que conceptualmente aterriza más cosas que me gustan es ‘Lo hice, te dejé’”,  agrega Daniel. “Armónicamente me gusta, es distinta a las otras, me gustan los elementos electrónicos, me gusta que se tomaron decisiones que no se han tomado antes, me gusta el video, que la letra es sencilla pero dramática”. 

De vuelta a los escenarios

Como era de esperarse, la banda desde hace un tiempo buscaba la oportunidad para salir a promocionar Grandes Éxitos del Bolero Glam, Vol. 2, desde el año pasado salieron de gira compartiendo algunos de los temas que se iban a desprender de este. Un par de fechas incluía una visita a España donde fueron más que bien recibidos, donde también aprovecharon para filmar el videoclip de una colaboración con el músico lugareño, Guillem Roma para su sencillo “Ya nunca lo sabrás”.

“Creo que el contexto total, de cómo han surgido las cosas, ha dado el resultado que ahí está. Siento que todo tiene que ver, desde el momento en el que salió, la plataforma donde se lanzó, el concepto visual, el hecho de hacer cosas tradicionales con toque electrónicos y algunos detalles digitales y cosas así, en la época y en el lugar geográfico que sucedió pues ha dado este resultado”, reflexiona Zepada acerca del éxito que el proyecto ha tenido en otros lugares a pesar de no contar con una conexión tan fuerte con el género. “No sé qué pasaría si este proyecto se hubiera hecho en Australia en 20 años, no sé, tal vez nadie lo oiría. Somos un resultado del contexto total de esta situación”.

Aunque claro está que, como se ha dado desde hace tiempo, gran parte de su red ha crecido gracias a los fans que comparten su gusto por Daniel, Me Estás Matando a través de distintas dinámicas y plataformas.

“Sí, la verdad se han portado bien chido todo el mundo”, dice Daniel. “Por ejemplo, hace un día una persona nos escuchó en la radio y subió una historia taggeándonos de que nos escuchó en la radio y decía, ‘ay, me siento mamá orgullosa escuchándolos en la radio’. Eso me da una impresión a mi de que la gente se siente parte del proyecto y estamos muy agradecidos en ese aspecto; por ahí hay una niña que maneja una página de puros memes que nosotros no le pedimos y son grandes memes, ella es lo máximo. Hay gente ayudándonos en muchas formas que nosotros ni se nos hubiera ocurrido, pero estamos en el mismo barco”.

Sin embargo, las presentaciones en vivo son de las partes más esperadas por parte de los fanáticos y en este 2022, Daniel, Me Estás Matando se ha comprometido con estos para que puedan pasar un buen rato a pesar de las restricciones por las que se ha visto afectada la industria del entretenimiento en vivo en estos últimos años, comenzando por un par de fechas alrededor de la república mexicana.

“No hemos dado tantos este año, empezamos a tocar casi normalmente en septiembre u octubre”, explica Iván. “Fuimos a Ciudad Juárez, fuimos a Tijuana, a Mexicali, Ensenada, fuimos a España en un mes de gira y este año solo hemos tocado en Querétaro, Pachuca y Tlaxcala y la verdad es que está bien chido; yo ya extrañaba mucho tocar, la neta”. 

Aunque su presentación en el Teatro Metropólitan el próximo 17 de junio ha sido uno de los más grandes logros que han obtenido en su breve trayectoria. “Le vamos a echar todas las ganas del mundo, va a ser como si fueran nuestros XV años, vamos a echarle ganas al vestido, al chambelán, a las luces”, dice Daniel. “Yo pido ser el tío borracho. Va a haber de todo”, bromea Iván.

Daniel, Me Estás Matando tiene un par de proyectos bajo la manga que poco a poco darán a conocer conforme avance el año, aunque el dueto señala que por el momento se mantendrá alejado de la producción para otros músicos. “Tendría que ser una propuesta muy decorosa para que nos animáramos y tendría que ser una proyecto que nos guste mucho, básicamente”, dice Iván. Daniel coincide con su compañero y señala que su resolución final  fue “no vuelvo a hacer nada hasta que no sea un proyecto del que neta esté muy enamorado”.

“Ya estamos preparando el siguiente disco, estamos preparando un par de sorpresas… unos remixes de las canciones que ya salieron. Creo que este año se va a salir del país a tocar bastante, por lo menos a Colombia y España, ya tenemos agendado a mediados de año otra vez”, dice Iván. “En la república mexicana pueden dar por hecho que iremos a la mayor parte”, agrega Daniel. “Por lo menos ahorita se están haciendo canciones, se está gestionando un próximo disco. Por lo menos un año más sí vamos a durar”.