Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

¡Cuatro patas arriba! Las mejores películas sobre perros de la historia

Estas son las mejores películas que podrás ver acompañado de tu amigo fiel este fin de semana.

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

julio 21, 2023

Lassie y Elizabeth Taylor

Cortesía de MGM

Desde tiempos remotos, los perros han sido fieles compañeros del ser humano, una estrecha relación que se extiende a más de 15 mil años. A lo largo de ese tiempo, los cerebros de estos leales animales han experimentado un notable desarrollo, en gran parte debido a su interacción social con los humanos. Se ha descubierto que los perros son capaces de experimentar emociones y, asimismo, pueden percibir y reconocer las emociones humanas. Aunque no comprenden el significado literal de las palabras, son capaces de reconocer y responder a más de cien de ellas, incluyendo sus propios nombres. La convivencia entre perros y humanos ha demostrado tener un impacto significativo en el bienestar de ambas partes, generando una liberación de oxitocina, también conocida como la «hormona del amor», lo cual los convierte en una recomendación altamente efectiva en el tratamiento de la depresión, según lo confirmado por psicólogos y psiquiatras.

Strongheart y Laurence Trimble
Cortesía de First National

El primer actor canino de la historia fue Strongheart “el perro maravilla”, que alcanzó gran popularidad en la era del cine mudo. Nació en Alemania en 1917 y se le conoció originalmente como Etzel von Oeringen. Fue entrenado como perro policía y, debido a su impresionante apariencia y habilidades, llamó la atención del director de cine estadounidense Laurence Trimble. En 1921, Strongheart viajó a los Estados Unidos para protagonizar su primera película, La llamada silenciosa, dirigida por Trimble, y que actualmente se encuentra perdida. La cinta fue todo un éxito y marcó el comienzo de la carrera cinematográfica de Strongheart. Pronto, se convirtió en la estrella canina de Hollywood. En 1924, protagonizó La fuerza del norte, que fue una de sus películas más populares y exitosas. En ella, interpretaba a un perro de trineo en una historia de aventuras en el Ártico. Strongheart se destacó por su inteligencia y versatilidad, podía realizar una variedad de acrobacias sin necesidad de dobles o efectos especiales, lo que lo convirtió en un actor de acción tan respetado como Jackie Chan o Tom Cruise. Además, su presencia en la pantalla era imponente y cautivadora.

Desafortunadamente, la carrera de Strongheart se vio truncada cuando sufrió una lesión durante una escena en una película en 1929. A pesar de la lesión, siguió apareciendo ocasionalmente en películas, pero su carrera nunca volvió a ser la misma. Strongheart murió en 1929 a la edad de 12 años, pero su legado como uno de los primeros y más influyentes perros del cine perdura hasta hoy. Su éxito allanó el camino para otros perros actores y su impacto en el mundo del entretenimiento canino sigue siendo recordado y celebrado.

En honor a Strongheart a los cien años de Hachiko (ya llegaremos a eso) y con motivo del día internacional del perro, he aquí las diez mejores películas de la historia, protagonizadas por algunos de los mejores amigos del hombre.

Cortesía de MGM

10. TODOS LOS PERROS VAN AL CIELO (1989) Dir. Don Bluth

Si algo tienen las mejores películas sobre perros es que es inevitable no derramar lágrimas con ellas. El protagonista de esta cinta animada dirigida por el autor de La ratoncita valiente, Un cuento americano, Anastasia y Titan A.E., es Charlie B. Barkin (con la voz de Burt Reynolds), un carismático y astuto perro callejero que escapa del cielo y regresa a la Tierra después de ser asesinado por su antiguo socio de negocios, Carface Caruthers (Vic Teyback). Con la ayuda de su amigo Itchy Itchiford (Dom DeLuise), Charlie planea vengarse y recuperar lo que le pertenece. Sin embargo, su perspectiva cambia cuando conoce a una niña huérfana llamada Anne-Marie (Judith Barsi), que posee la habilidad de comunicarse con los animales. Esta versión canina de El cielo puede esperar generó una secuela y una serie de televisión y, a lo largo de los años, ha dejado una huella significativa en el público infantil de varias generaciones.

Cortesía de Mill Creek

9. BENJI (1974) Dir. Joe Camp

El perrito más tierno en la historia del cine es, sin lugar a duda, esta pequeña mezcla de raza terrier, que, de acuerdo con su primera película, vive en las calles de una pequeña ciudad y se hace amigo de todos. Benji forma un vínculo muy especial con dos niños en particular, Cindy y Paul, quienes lo cuidan y lo adoran. Sin embargo, la vida de Benji cambia cuando los niños son secuestrados por dos malhechores con la intención de obtener un rescate. Es así que como si se tratara de una especie de John Rambo, John Matrix o Bryan Mills en miniatura, el valiente Benji se embarca en una misión para rescatar a los niños y enfrenta diversos peligros y desafíos en el camino. Gracias a su indudable carisma, Benji se convirtió rápidamente en un icono cinematográfico e impulsó la creación de cinco secuelas y series de televisión en años posteriores. Por cierto, el nombre del primer actor en encarnar a Benji, fue un perro mestizo llamado Higgins, que murió en 1987, un mes antes de su cumpleaños número 18.

Cortesía de Disney+

8. EL ZORRO Y EL SABUESO (1981) Dir.  Richard Rich, Ted Berman & Art Stevens

Basa en el libro infantil de 1967 del mismo nombre, escrito por Daniel P. Mannix, esta cinta de los estudios Disney (Tim Burton trabajó como animador en ella), cuenta la historia de una improbable amistad entre dos jóvenes animales: Tod, un zorro huérfano con la voz de la leyenda Mickey Rooney; y Toby (originalmente conocido como Copper), un cachorro de sabueso coonhound con la voz de Kurt Russell, el astro del cine de acción que inició su carrera como actor infantil en los estudios del ratón. Los dos animales se conocen cuando son muy pequeños y rápidamente se convierten en los mejores amigos. Sin embargo, a medida que crecen, sus instintos naturales y las expectativas sociales los separan, ya que Toby es entrenado para convertirse en un perro de caza, mientras que Tod debe aprender a sobrevivir en la naturaleza como un zorro salvaje. En su época, fue aclamada por una emotiva narrativa de tono maduro, la calidad de la animación y el impacto emocional que generó en el público. 

Cortesía de Warner Bros

7. MI PERRO SKIP (2000) Dir. Jay Russell

La entrañable adaptación del libro escrito por Willie Morris, está ambientada en la década de los cuarenta en la pequeña ciudad de Yazoo City, Mississippi, y se centra en la vida de un niño de 9 años llamado Willie Morris (interpretado por Frankie Muniz de la serie Malcolm), un chico tímido y solitario que tiene dificultades para encajar con sus compañeros de clase. Su madre, Ellen Morris (Diane Lane), le regala un cachorro Jack Russell terrier llamado Skip (encarnado por los actores caninos Enzo y Moose), en su cumpleaños, con la esperanza de que le ayude a ganar confianza y hacer amigos. A medida que Willie y Skip pasan tiempo juntos, su amistad se fortalece y el alegre perro juega un papel crucial en la vida del niño. Esta pequeña cinta fue elogiada por la crítica (con justa razón) y aborda temas como la amistad, el valor y la importancia de los lazos familiares, pero también se atreve a tocar temas delicados como el racismo y la muerte.

Cortesía de Fox Lorber

6. BAXTER (1989) Dir. Jérôme Boivin

No todas las grandes películas sobre perros tienen que ser tiernas. Esta sombría cinta francesa dirigida por Jérôme Boivin, se destaca por tener una premisa inusual y perturbadora. Basada en la novela homónima de Ken Greenhall, la historia gira en torno a Baxter, un bull terrier blanco al que podemos conocer sus pensamientos y sentimientos. Baxter no es un perro común y corriente, ya que tiene una inteligencia inusual y una visión nihilista y cínica del mundo. A lo largo de la película, Baxter se encuentra con varios dueños, pero sus experiencias no son siempre positivas. A menudo, los humanos que lo rodean son crueles y violentos, lo que refuerza su visión pesimista de la humanidad. Sin embargo, cuando llega a vivir con una anciana llamada Madame Devié (Lise Delamare), parece encontrar un alma afín que comprende y aprecia su singularidad. Baxter es una exploración intrigante sobre la naturaleza de la humanidad vista desde la perspectiva de un perro que cuestiona la dualidad del bien y el mal en la sociedad y examina cómo las acciones humanas afectan a aquellos que los rodean, incluyendo a los animales.

Cortesía de Cineplex

5. BUSCANDO A HAGEN (2014) Dir. Kornél Mundruczó

Esta cinta húngara se centra en una joven llamada Lili (Zsófia Psotta) y su perro, Hagen (Body), un mestizo de raza callejera. Lili y Hagen tienen un vínculo fuerte y cariñoso, pero la vida de ambos da un giro cuando Daniel (Sándor Zsótér), el padre de Lili obliga a la niña a dejar a Hagen en la calle debido a las regulaciones que prohíben los perros sin raza. A partir de ese momento, la película muestra dos tramas entrelazadas: una sigue la cruenta odisea de Hagen mientras lucha por sobrevivir en las calles y la otra sigue a Lili en su búsqueda desesperada para encontrar a su querido perro. En su travesía por las calles, Hagen es capturado y entrenado para participar en peleas de perros. Eventualmente, el perro termina liderando una revuelta canina contra los humanos que los han maltratado y despreciado, lo que lleva a un clímax apocalíptico. Muchos amantes de los perros no podrán soportar el segundo acto, pero si tienen paciencia y resistencia, descubrirán un final catártico y explosivo. 

Cortesía de Disney+

4. LA NOCHE DE LAS NARICES FRÍAS (1961) Dir. Clyde Geronimi, Hamilton Luske & Wolfgang Reitherman

El clásico animado de Disney basado en la novela infantil 101 dálmatas de Dodie Smith, publicada en 1956, cuenta la historia de Pongo y Perdita, dos dálmatas que se enamoran y forman una familia con sus 15 cachorros. Todo parece ir bien para la feliz familia de perros, hasta que la malvada y obsesionada con la moda, Cruella de Vil, descubre a los adorables cachorros y se obsesiona con la idea de crear un abrigo de piel con sus preciosas manchas. Los amantes de la animación reconocen a esta cinta por su estilo único, que utilizó serigrafías para transferir los bocetos de los animadores directamente al celuloide, lo que le dio un aspecto distintivo y mucho más rápido y económico. La cinta derivó en dos mediocres versiones de acción real, con Glenn Close interpretando a Cruella de Vil y un grandioso spin-off enfocado en los orígenes de la villana, interpretada por Emma Stone.

Cortesía de MGM

3. LASSIE VUELVE A CASA (1943) Dir. Fred M. Wilcox

La primera película de la estrella canina más famosa de todos los tiempos, con el perdón de Strongheart, Rin-Tin-Tin, Benji y el Comisario Rex), está basada en la novela del mismo nombre escrita por Eric Knight en 1940 y cuenta la emotiva historia de una leal y valiente Pastor Collie llamada Lassie y su valiente travesía para regresar a casa, después de ser separada de su familia. La trama se desarrolla en el norte de Inglaterra durante la Gran Depresión. Lassie vive con una familia de granjeros, los Carraclough, quienes la adoran profundamente. Sin embargo, debido a problemas económicos, la familia se ve obligada a vender a Lassie a un rico noble escocés, el Duque de Rudling (Nigel Bruce), quien vive a cientos de kilómetros de distancia. A pesar de estar lejos de su hogar y su familia, Lassie siente una fuerte conexión con los Carraclough y se embarca en un increíble viaje de regreso donde se encuentra con diversos personajes y enfrenta numerosos obstáculos, pero su determinación y lealtad la llevan a superar cada desafío. Sobra decir que la película (que incluye a la actriz infantil Elizabeth Taylor) fue un éxito tanto comercial como crítico, y consolidó la popularidad de Lassie como un personaje icónico en la cultura popular. Lassie (interpretada inicialmente por Pal), protagonizó 11 películas más, una radionovela y más de cinco series de televisión (una de ella coprotagonizada por Leonardo Di Caprio).

Cortesía de Disney+

2. SU MÁS FIEL AMIGO (1957) Dir. Robert Stevenson

Junto a La tumba de las luciérnagas, Bambi y la cinta que se encuentra en la posición número 1, esta es una de las películas más tristes de todos los tiempos. Esta inolvidable cinta de acción real producida por Disney está basada en la novela del mismo nombre de Fred Gipson y su historia se desarrolla en la Texas rural de la década de 1860. Su protagonista es Travis Coates (Tommy Kirk), un joven de 14 años, y su familia. Un día, un perro mestizo amarillo (encarnado por Spike) aparece en su granja, y Travis al principio lo ve como una molestia. Sin embargo, gradualmente desarrolla una relación especial con el perro al que llama Old Yeller (Viejo aullador). A medida que pasa el tiempo, el perro se convierte en un miembro querido de la familia, protegiendo a los Coates y ayudándoles en su vida diaria. Sin embargo, la felicidad de la familia se ve amenazada cuando una manada de lobos ataca su ganado y Old Yeller demuestra su coraje al enfrentarse a los depredadores para proteger a la familia. Durante el enfrentamiento, Old Yeller resulta herido gravemente, y Travis debe tomar una decisión difícil sobre el futuro del perro que tanto quiere. Preparen una tonelada de pañuelos.

Cortesía de Sony

1. HACHIKO: SIEMPRE A TU LADO (2009) Dir. Lasse Hallström

La adaptaciónde la cinta japonesa de 1987 es para muchos la película más triste de la historia, además de ser la mejor película protagonizada por un perro. Inspirada en hechos reales, la cinta cuenta la historia de Hachiko, un perro de raza Akita Inu, que es encontrado por el profesor Parker Wilson (Richard Gere) en una estación de tren. A pesar de los intentos de encontrar al dueño del perro, Parker y su familia deciden adoptarlo. Acto seguido, se desarrolla una profunda y especial relación entre Parker y Hachiko. El perro demuestra ser leal y cariñoso con su nuevo dueño, acompañándolo todos los días a la estación de tren cuando va al trabajo y esperándolo pacientemente a su regreso. Sin embargo, una trágica sorpresa cambia la vida de Hachiko cuando Parker fallece inesperadamente en el trabajo y nunca regresa a la estación de tren. A pesar de la pérdida de su querido dueño, Hachiko sigue yendo a la estación de tren durante años, esperando su regreso, convirtiéndose en un símbolo de lealtad inquebrantable y amor eterno. En marzo de 1935, el verdadero Hachiko falleció a la edad de 11 años, cerca de la estación de Shibuya. Su legado perdura y su figura ha sido inmortalizada en Japón con una estatua en su honor cerca de la estación de tren de Shibuya. Este año el día internacional del perro celebra los cien años de este canino cuyo legado sigue inspirando a las personas a valorar el amor y la lealtad incondicional que los animales pueden ofrecer, convirtiéndolo en un ícono eterno de la conexión especial entre los humanos y sus mascotas. ¡Guau!

CONTENIDO RELACIONADO