Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Crítica: Rescate en El Valle

Una película que intenta recrear un desastre y termina siendo un desastre.

Jörg Hiller García 

/ Gustavo Angarita Jr., Carlos Manuel Vesga, Camila Osorio, Miguel González, Rubén Ortiz, Enrique Poveda, Gustavo Giraldo, Carlos Vergara

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía Cineplex

El miércoles 20 de diciembre de 1995, se produjo un trágico desastre aéreo en Cali, Colombia, que involucró a un avión de pasajeros. El vuelo 965 de American Airlines era un vuelo internacional que operaba entre Miami, Florida, y Cali, Colombia, se estrelló trágicamente en las montañas de Buga y el accidente fue devastador. De las 163 personas a bordo, sólo cinco sobrevivieron. 

La causa del accidente se debió a una serie de errores humanos y de comunicación, incluida la entrada incorrecta de coordenadas en el sistema de navegación, que desvió el vuelo del curso previsto. La tripulación no se dio cuenta del error hasta que fue demasiado tarde para evitar el accidente. El avión se estrelló en una zona montañosa en medio de malas condiciones meteorológicas, lo que dificultó aún más la situación.

El director Jörg Hiller García, guionista de las cintas colombianas Como el gato y el ratón (2002), Soñar no cuesta nada (2006) y Esto huele mal (2007), se embarca en plena pandemia, a dirigir una cinta basada en el siniestro aéreo. Pero aquí hay una lección para recordar: una cinta de desastre sin presupuesto termina convirtiéndose en un desastre de cinta. 

Originalmente Rescate en El Valle iba a ser una miniserie y cabe pensar que las cosas hubieran funcionado mucho mejor en un formato más extenso. Hiller pudo haber omitido el accidente y el rescate, para enfocarse en los sobrevivientes y los rescatistas en un antes (¿quiénes eran?) y en un después (los efectos de la tragedia en sus vidas). Para eso solo se necesitaban buenos actores y un guion sólido enfocado en el drama psicológico. 

Pero el resultado es una cinta que no puede ocultar sus carencias: La recreación del accidente cae víctima de unos efectos especiales malogrados y la envergadura de la tragedia se cubre con tomas en planos cerrados que dejan mucho que desear. La historia de los sobrevivientes se queda en esbozos: Un padre de familia (Carlos Manuel Vesga) que viaja con sus dos hijos pequeños para celebrar la Navidad con los suyos y que pierde a su esposa; una joven (Camila Osorio) que tiene sueños premonitorios; y un hombre (Miguel González) que es buscado con afán por un hermano (Gustavo Giraldo) que sospecha lo peor. 

Entre los rescatistas encontramos al Doctor Laureano Quintero, el líder del equipo (un sólido Gustavo Angarita Jr.) y sus dedicados colaboradores, pero lo cierto es que queremos saber más de ellos y, la verdad sea dicha, enfocarse en la misión de rescate (con todo y guerrilla) implicaba una mega producción digna de Hollywood con todo y música de Faith Hill o LeAnn Rimes. Zapatero a tus zapatos. A propósito de la música, se destaca aquí una bonita canción de Ilona, la cual se sobre utiliza (queda muy bien solamente en los créditos finales).  

Esperemos que el documental sobre el desastre que se encuentra produciendo Hiller, deje atrás esta experiencia arriesgada pero fallida.