Cinco datos que quizá no sabías sobre Definitely Maybe de Oasis

El nacimiento de una banda que llegó a sacudir al mundo.

Por  VALENTINA VILLAMIL

mayo 23, 2024

Oasis, 1994. De izquierda a derecha, Paul McGuigan, Noel Gallagher, Liam Gallagher, Paul “Bonehead” Arthurs y Tony McCarroll.

Kevin Cummins.

A mediados de los noventa, la revolución del britpop estaba a punto de cambiar las tornas de la industria musical, y el mundo esperaba con impaciencia el próximo gran acontecimiento del rock británico. Fue en este contexto en el que Oasis, un grupo de chicos de clase trabajadora de Mánchester, lanzó su álbum debut, Definitely Maybe

Así inició el camino hacia el éxito de Liam y Noel Gallagher, Paul “Bonehead” Arthurs, Paul “Guigsy” McGuigan y Tony McCarroll.

Definitely Maybe no fue sólo una colección de canciones, fue un fenómeno cultural que revitalizó la música pop británica y desafió la tendencia grunge imperante. Aquí, te contamos cinco datos sobre este álbum, atravesando por el arduo camino que llevó a su creación, su recepción y la perdurable influencia de este trabajo en la música y la cultura. 

1. Una turbulenta creación

El nacimiento de Definitely Maybe distó mucho de ser una proceso tranquilo. Por en cambio, fue un turbulento viaje de grabación que puso a prueba la determinación de la banda. Oasis reservó inicialmente el estudio Monnow Valley cerca de Rockfield a finales de 1993. La elección del productor, Dave Batchelor, se basó en la familiaridad, ya que el guitarrista y compositor, Noel Gallagher, lo conocía de su época como colaborador de la agrupación Inspiral Carpets.

Sin embargo, estas primeras sesiones en Monnow Valley resultaron insatisfactorias. Los miembros de la banda estaban entusiasmados con la idea de grabar en este prestigioso estudio, pero los resultados no eran como lo que habían imaginado. “No estaba sucediendo. [Batchelor] era la persona errónea para el trabajo… Tocábamos en esta gran sala, entusiasmados por estar en este estudio, tocando como siempre. Él decía: ‘Entren y escuchen’. Y nosotros decíamos, ‘Eso no suena como sonaba en ese cuarto. ¿Qué es eso?’”, recordó más adelante Bonehead, el guitarrista rítmico. 

Los desafíos no terminaron con el sonido insatisfactorio. El ingeniero Dave Scott se vio incapaz de conectar con Batchelor artística o técnicamente, lo que provocó una falta de dirección en las sesiones. Varios problemas técnicos, como equipos defectuosos y auriculares de mala calidad, plagaron la grabación. El enfrentamiento entre Scott y Batchelor llegó a un punto crítico durante la grabación de ‘Slide Away’, y Scott fue finalmente despedido.

En medio de este caos, la banda tuvo que hacer frente a unos costes cada vez mayores en Monnow Valley, con sesiones que acumulaban un gasto diario de 800 libras. El pánico se apoderó de la banda cuando se hizo evidente que Batchelor no era la persona adecuada para el puesto. Noel Gallagher se puso frenéticamente en contacto con la dirección para expresar su preocupación por el descontrol del proyecto.

La marcha de Batchelor preparó el terreno para una búsqueda desesperada de una nueva dirección en la realización del álbum. Noel, por su parte, logró conectar con otros estudios para salvar el progreso que llevaban entonces, haciendo que el proyecto pasara por las manos de diferentes creadores como Tim Abbot, Mark Coyle, Marcus Russell y Owen Morris.

2. La portada

El arte de portada es obra del fotógrafo de rock Michael Spencer Jones en casa del guitarrista Bonehead. La imagen no sólo se convirtió en sinónimo del álbum, sino que también ofrecía una visión del estilo de la banda, como parte de su carta de presentación al mundo. 

La inspiración de la carátula del álbum se remonta a la contraportada del LP recopilatorio de 1966 de los Beatles, A Collection of Beatles Oldies. Oasis, conocidos por su admiración a los Fab Four, quisieron rendir homenaje a este disco de los Beatles a su manera. La colocación de los miembros de la banda en la casa de Bonehead, con Liam Gallagher tumbado en el suelo, fue un guiño a esta obra.

La idea provino de Noel, tal como Spencer Jones reveló en una entrevista en 2019. Originalmente se había pensado que la banda estuviera sentada alrededor de la mesa de comedor de Bonehead. Sin embargo, Jones sugirió un escenario diferente: el salón, frente a un ventanal. La ubicación de Liam Gallagher en el suelo tenía un doble propósito: no sólo creaba una imagen visualmente equilibrada, sino que también desviaba la atención del suelo de madera de la habitación, que, en opinión de Jones, habría dado a la imagen el aspecto de un anuncio de barniz.

Portada y contraportada de Definitely Maybe.

La portada es el resultado de simbolismo, toques personales y referencias artísticas. Objetos como las copas de vino, afiches de fútbol, alusiones cinematográficas, y pertenencias personales, dieron vida a la imagen que oficializaría a Oasis como banda.

3. El golpe al grunge

Entre versos, sus letras suponen un cambio de dirección en un paisaje musical dominado por los tonos sombríos del grunge a principios de los 90. El mayor ejemplo de esto, es ‘Live Forever’, que Noel Gallagher escribió como respuesta directa al estado de ánimo nostálgico y un tanto depresivo que a menudo predominaba en la música grunge, especialmente potenciado por Nirvana.

El grunge, con sus temas usualmente oscuros e introspectivos, había tomado la escena musical de entonces, siendo Nirvana la banda exponente de esta movida. El éxito del género radicaba en su capacidad para conectar con una generación que luchaba contra la disonancia entre sus experiencias y las expectativas sociales. Era un reflejo de la agitación interior y de un mundo que parecía sumirse en el caos. 

Sin embargo, el mayor de los Gallagher, el principal compositor de Oasis, veía este panorama musical de otra manera. Consideraba que el grunge era innecesariamente deprimente y que sus practicantes eran artistas que lo tenían todo pero seguían pareciendo desgraciados. “Me parece que aquí había un tipo [Kurt Cobain] que lo tenía todo y se sentía miserable por ello. Y nosotros lo teníamos todo, y yo seguía pensando que levantarme por la mañana era lo mejor del mundo”, dijo por entonces Gallagher.

El tema, ‘Live Forever’, es un marcado contraste con el espíritu grunge, en especial en el coro cuando entonaban: “Maybe I just want to fly, I want to live I don’t want to die”. (Tal vez solo quiero volar quiero vivir, no quiero morir). 

4. La primera probada del éxito

Oasis firmó con Creation Records en 1993, y la expectación en torno a su álbum de debut era palpable. Para abrir el apetito del público, la banda lanzó el sencillo de ‘Columbia’, que inesperadamente se coló en todas las estaciones radiales, preparando el terreno para la irrupción de Oasis en la industria musical.

El primer sencillo comercial de la banda, ‘Supersonic’, salió a la venta el 11 de abril de 1994, marcando un gran momento para Oasis. Debutó en el puesto 31 de la lista de éxitos del Reino Unido de aquel año. Rápidamente le siguió ‘Shakermaker’ más tarde en junio, esta vez posicionándose en el puesto 11 en las listas. Sin embargo, fue el lanzamiento de ‘Live Forever’ en agosto del 94 lo que realmente catapultó a Oasis. Este sencillo, además de registrar un meteórico éxito, también se convirtió en el tema principal de la banda que la hizo conectar con el público, previo al lanzamiento de Definitely Maybe.

El 29 de agosto de 1994, el esperado álbum se dio a conocer al mundo. La expectación suscitada por el disco se tradujo en unas ventas extraordinarias, con 100.000 copias vendidas en sólo cuatro días. El álbum debutó en el nº 1 de las listas británicas el 4 de septiembre, superando en ventas al álbum que le seguía por un margen inmenso. Definitely Maybe se llevó  la distinción de ser el álbum debut de venta más rápida en la historia de la música británica. 

5. El legado

Definitely Maybe trasciende su época, y, hasta el sol de hoy, continúa siendo una obra atemporal que marcó la historia del rock y del britpop. El sonido del álbum, caracterizado por sus riffs de guitarra, melodías pegadizas y la voz inconfundible de Liam Gallagher, captó la esencia de una generación. Antecedidos por el sombrío estilo grunge, la música de Oasis era una celebración de la juventud, que captaba el espíritu de una generación que se negaba a ser definida por la desilusión. 

Los críticos alabaron la habilidad compositiva y melódica de Noel Gallagher. Sentando las bases para la evolución del britpop, se puede ver la influencia de Oasis en otras agrupaciones como Blur y Pulp. Incluso, hace parte del listado de los 500 Mejores Álbumes de todos los tiempos de Rolling Stone.

Te puede interesar: Liam Gallagher quiere interpretar Definitely Maybe, de Oasis, por sus 30 años

CONTENIDO RELACIONADO