Caos, comedia y llanto: Dentro del show de Jimmy Fallon

16 miembros actuales y antiguos del programa afirman que el comportamiento errático de Fallon arruinó su “sueño” de trabajar en The Tonight Show

Por  KRYSTIE LEE YANDOLI

septiembre 8, 2023

IMÁGENES DE LA ILUSTRACIÓN POR: TODD OWYOUNG/NBC/; JOHN LAMPARSKI; ADOBE STOCK

Era un día particularmente tenso en el set de The Tonight Show with Jimmy Fallon. Un exempleado le cuenta a Rolling Stone que el presentador, reconocido por su carácter simpático y amigable frente a la cámara, tenía una actitud displicente e irritable durante las reuniones de producción. Luego, se tambaleó frente al público que suele estar presente en los ensayos. Los trabajadores que hablaron con Rolling Stone sobre sus experiencias en el programa afirman que es bien sabido que detrás de cámaras hay un “Jimmy de buen humor” –que irradia encanto, gracia y creatividad– y un “Jimmy de mal humor”. En esta ocasión era el segundo.

Estas personas relatan que en aquel ensayo en 2017, Fallon se vio confundido cuando tachó algunos chistes en una hoja de papel, bromeó un poco con la audiencia y luego volvió a mirar el papel con extrañeza. “No podía recordar lo que él mismo acababa de tachar”, cuenta una de ellas. “Pensé, ‘Dios mío, está ebrio. No sabe lo que está haciendo. Esto podría resultar muy mal y podría ser el fin del programa’”. Otra afirma que también fue testigo del incidente, pero lo vio desde su oficina en una transmisión en directo.

De acuerdo con dos empleados actuales y otros 14 que ya no laboran allí, The Tonight Show ha sido un lugar tóxico de trabajo por años, muy alejado de lo que es considerado normal en el medio tan estresante que es la televisión nocturna. Ellos cuentan que el mal ambiente laboral parte de la conducta errática de Fallon y se extiende hasta los líderes de equipo que están en constante cambio –ha habido nueve showrunners en nueve años–, quienes aparentemente no saben cómo decirle que no al presentador. Ex empleados describen el show como una “atmósfera tensa y decepcionante”, e incluso algunos de ellos aseguran que han sido menospreciados e intimidados por sus jefes, incluyendo Fallon. También aseguran haber sentido temor por los “arranques” de este último, así como de su comportamiento inestable. Muchas de estas fuentes expresaron sus inconformidades con recursos humanos, pero los problemas persistieron.

Siete aseveran que su salud mental se vio afectada por estas experiencias. También sostienen que es común escuchar a compañeros bromear con “querer suicidarse” y soler referirse a los camerinos de los invitados como “salas de llanto”, pues allí es donde se desahogan cuando no soportan los malos tratos.

Quienes ya no trabajan allí pidieron a Rolling Stone conservar su anonimato por temor a represalias. Estas personas ocuparon varias posiciones en el programa, ya fuese en cargos de producción, administrativos o en la redacción. Algunas de ellas comentan que dejaron el empleo por su salud mental y otras dicen que fueron despedidas.

Jimmy Fallon, presentador de The Tonight Show.
GERARDO MORA/FILMMAGIC

“Es una pena porque era mi trabajo soñado”, dice una de las fuentes. “Escribir para televisión en horario estelar es el sueño de muchos, pero después se enfrentan con esto y se convierte rápidamente en una pesadilla. Es triste que sea así, especialmente sabiendo que no esto debería suceder”.

Para la construcción de esta historia, Rolling Stone contactó a más de 50 personas que hacen o hicieron parte de The Tonight Show. Después de buscar a los representantes de Fallon y la cadena NBC, Rolling Stone se acercó a otros 30 trabajadores. Aunque muchos de ellos elogiaron el inmenso talento y el humor del presentador, ninguno aceptó dar su testimonio y otros no tenían nada positivo que destacar sobre su paso por el show. Ninguno de los nueve showrunners que pasaron por allí desde 2014 ofrecieron declaraciones, así como tampoco emitieron comunicados en apoyo al programa, una práctica habitual en la industria del entretenimiento.

Los representantes de Fallon no ofrecieron ninguna declaración para esta historia. No obstante, después de su publicación, el presentador se disculpó con su equipo mediante una reunión en Zoom. “Es vergonzoso y me siento tan mal”, dijo, de acuerdo con dos personas que estuvieron en la llamada. “Disculpen si los avergoncé a su familia, amigos y a ustedes… Me siento tan mal que no puedo ni describirlo”.

En un comunicado, un vocero de NBC defendió al programa, pero en ningún momento mencionó a su estrella. “Estamos inmensamente orgullosos de The Tonight Show y es una prioridad garantizar un ambiente laboral respetuoso”, comentó. “Como en cualquier lugar de trabajo, hemos tenido empleados que han tenido quejas, las cuales han sido investigadas y se han tomado las acciones respectivas de ser necesario. Como siempre, invitamos a los trabajadores que han experimentado u observado algún comportamiento que no va acorde a nuestras políticas, a que reporten sus inquietudes para poder atenderlas apropiadamente”.


Siete ex empleados aseveran que su salud mental se vio afectada y sostuvieron que es un lugar de trabajo donde se suele escuchar bromas sobre “querer suicidarse”.


Después de ganarse a la audiencia con Saturday Night Live, Jimmy Fallon consolidó su reputación como una de las figuras más queridas de la televisión una vez comenzó a presentar Late Night en 2009. Su actitud despreocupada y amistosa, su conocimiento musical y su humor lo hicieron atractivo para las masas. Para quienes lo observaban desde casa, Fallon parecía más informal, y su carisma y talento en pantalla les hacía reír. Por eso recibió tanto apoyo cuando tomó el lugar de Jay Leno en The Tonight Show a partir de 2014.

El debut del programa con su nuevo presentador alcanzó los 11.3 millones de espectadores. Durante su primera temporada, el show compitió contra otros del mismo corte, sumando una audiencia que oscilaba entre los tres y cuatro millones de personas. Y también tuvo un montón de éxitos y momentos virales. ‘Slow Jam the News’ es un segmento popular en el que figuras políticas y del entretenimiento, como el expresidente Barack Obama y el periodista Brian Williams, acompañan a Fallon para relatar temas de actualidad mientras The Roots improvisa la música. Luego está ‘Wheel of Musical Impressions’, en donde el presentador le da indicaciones a los cantantes y les pide que hagan sus mejores imitaciones de otros artistas, como Ariana Grande imitando a Celine Dion cantando ‘Can’t Feel My Face’ de The Weeknd. Este clip en particular ha sido reproducido un total de 169 millones de veces en YouTube.

Pero tras bambalinas, dicen tres personas que trabajaron en Late Night y luego en The Tonight Show, el ambiente laboral daba un giro sorpresivo y dramático. Claro, había más presión por la transición, pues se trataba de una de las franquicias más longevas en la televisión estadounidense. También sostienen que percibieron un cambio porque Michael Shoemaker, el productor de Late Night durante la era Jimmy Fallon, optó por permanecer en la otra producción con Seth Meyers.

“Los productores sintieron esta presión y eso se transmitió a todos los empleados. La gente que trabajaba con ellos sentía temor de ser reemplazada sin dudar si llegaba a cometer algún error”, señala una de las fuentes consultadas. “En el edificio de NBC hay personas que están listas y dispuestas para quedarse con tu puesto”.

Ciertamente, cada producción importante de televisión posee su cuota de presión y caos, la cual se incrementa cuando estas se transmiten a diario. Pero los trabajadores afirman que lo que sucedía en The Tonight Show era extremadamente anormal. El programa tuvo seis grupos diferentes de liderazgo a lo largo de sus nueve años al aire. En 2014, Josh Lieb fue nombrado showrunner. Mike DiCenzo, Katie Hockmeyer y Gerard Bradford lo sucedieron en 2016. Más adelante, Jim Bell quedó a cargo durante un corto periodo entre 2018 y 2019, para ser reemplazado por Gavin Purcell, quien permaneció entre 2019 y 2020. Jamie Granet-Bederman y Nedaa Sweiss asumieron la responsabilidad en 2020 hasta la llegada de Chris Miller en marzo de 2022.

“No creo que hayan dado con un líder que pueda soportarlo”, apuntó un entrevistado. Como consecuencia, se ha generado un entorno caótico entre los empleados, muchos de los cuales han perdido la fe en sus jefes. “Nadie le dice que no a Jimmy. Todos hemos tenido que andar con precaución, en especial con los showrunners”, explica otra fuente. “Nunca sabes qué Jimmy te va a tocar y cuándo podría hacer una pataleta. Tan solo mira cuántos showrunners se han ido en poco tiempo. Sabemos que no duran mucho”.

Con los cambios constantes, los trabajadores dicen que han tenido pesadillas relacionadas con el trabajo y han presentado un estado constante de temor. Un exempleado cuenta que tuvo su primera crisis de ansiedad cuando trabajó allí y tuvo que medicarse por primera vez. Una persona que continúa trabajando en el show dice que somatizó sus problemas de salud mental que estaba en decadencia, llegando a perder el cabello y a presentar debilitamiento en sus uñas. Cuatro más advierten que han tenido que ir a terapia por sus experiencias y otras tres aseguran que han presentado ideación suicida como resultado del ambiente laboral.

“Mentalmente, estaba en el peor momento de mi vida. Ya no quería vivir. Todo el tiempo pensaba en suicidarme”, dice alguien que ya no hace parte del equipo del programa. “En el fondo sabía que no iba a ser capaz de hacerlo, pero en mi cabeza me preguntaba, ‘¿por qué pienso en esto todo el tiempo?’”.

Un empleado dice que perdió cerca de nueve kilos cuando Granet-Bederman era showrunner, que sintió que estaba llegando a su límite día tras día y que por las noches lloraba hasta dormirse. “Conozco otras personas de mi departamento que también estaban inconformes con los malos tratos, pero nunca sentimos la libertad de poder decir algo al respecto”, cuenta. “Siempre había un aura de, ‘Debes estar agradecido de tener este trabajo y la posición que tienes en esta cadena. Todo el mundo quiere estar aquí. Has trabajado muy duro para conseguirlo, así que no debería ser algo por lo que no te sientas agradecido’”.

Fallon escribiendo notas de agradecimiento en The Tonight Show.
SEAN GALLAGHER/NBC

De acuerdo con la mayoría de empleados que conversaron con Rolling Stone, detrás de escenas es de conocimiento común que el temperamento y el estado de ánimo de Fallon, al igual que el trato que le da a sus compañeros, es incierto. Dicen que han sido testigos de cómo el presentador arremete contra miembros del crew, se irrita por cosas minúsculas y reprende y menosprecia a trabajadores cuando se frustra. Tres exempleados sostienen que recibieron sus regaños en frente de otros colegas.

“Si Jimmy estaba de mal humor, el día ya estaba arruinado para todos”, señala uno. “Las personas no hacían chistes en la oficina y tampoco se relacionaban mucho con otras. Se trataba de enfocarte únicamente en hacer tu trabajo porque Jimmy amaneció de malas pulgas, y si él notaba algo distinto, podía estallar”. También relatan que la frase “estamos con el agua al cuello” era comúnmente utilizada en la oficina para advertirse entre sí si Fallon “no estaba teniendo un buen día” y, por lo tanto, todo el mundo se enfrentaría a uno igual.

Con el paso de los años, ha habido rumores sobre la relación problemática que tendría el presentador con el alcohol. En 2016, The New York Post publicó una historia en la que reportaba que los ejecutivos de NBC estaban preocupados por el alcoholismo de Fallon. Él mismo negó tales afirmaciones en 2017 en un perfil de The New York Times: “Nunca podría trabajar día a día si estuviera bebiendo todas las noches. Se aprovechan de cuando alguien está mal”.

No obstante, dos empleados dicen que lo vieron en estado de embriaguez ese año. Otros dos relatan que en dos ocasiones distintas, una en 2019 y otra en 2020, le percibieron un tufo de alcohol cuando se cruzaron con él en un ascensor. Y según ocho más, su comportamiento parecía depender del posible nivel de resaca que manejaba.

“Cuando algo salía mal, todos sabíamos cómo actuar. Usualmente era tan simple como evitar el contacto visual y no cometer otro error”, narra un ex trabajador. “Podía ocurrir con la cosa más minúscula… Teníamos que cancelar todo, sacar el segmento del aire y cuando pasaba algo así, solo podías culparte a ti mismo”.

Algunos sostienen que la naturaleza errática del comportamiento del presentador ocasionó que se esparciera un terror generalizado entre quienes tenían que interactuar con él. “A veces nos tocaba el Jimmy amable, pero ‘a veces’ no es sinónimo de ‘frecuentemente’”, aclara alguien más. “Me parecía muy triste que este hombre tan talentoso hubiera creado un ambiente laboral tan horrible para la gente”.

Una de las fuentes comenta que dependiendo de su estado de ánimo, percibían pasivo agresividad en su retroalimentación, es decir, sus apuntes contenían insultos específicos en lugar de críticas constructivas. Entonces recibían comentarios como, “¿Estás bien? En serio, ¿necesitas ayuda?”. Rolling Stone revisó fotografías de las observaciones que habrían recibido y una de estas decía, “¡Puaj! Patético. ¿Qué te sucede? Te has superado a ti mismo”. Quien recibió dicha nota dice que Fallon también enviaba correos desafiantes – uno de los cuales también fue examinado por Rolling Stone– a ciertos subordinados si estaba inconforme con su trabajo.

Dos recuerdan haber visto a Fallon regañar groseramente a alguien que estaba a cargo de sus fichas de notas cuando grababan una entrevista con Jerry Seinfield. Ambos describen el momento como incómodo. El comediante le pidió al presentador que se disculpara con el miembro de la producción, lo cual habría hecho. El clip no se incluyó en la versión que salió al aire.

“Fue bastante incómodo y Jerry le decía, ‘Tienes que disculparte con él’, intentando hacer una broma”, relata uno de ellos. “Fue uno de los momentos más extraños del mundo y había tanta gente ahí, entonces es algo difícil de olvidar”.

Ningún representante de Seinfield respondió a las múltiples solicitudes de comentario. Pero después de la publicación de esta historia, el también actor envió un comunicado a Rolling Stone: “Esto es ridículo. Recuerdo este momento bastante bien… Me burlé de Jimmy por su metida de pata y todos nos reímos de lo extraño que es ver que se equivoque. No fue incómodo en lo absoluto. Jimmy y yo aún nos reímos cuando lo recordamos. Es una tergiversación estúpida de la historia”.

A mediados de 2020, surgió un video de Jimmy Fallon haciendo blackface durante un sketch antiguo de SNL. Esto ocurrió en medio de la conmoción que hubo por el asesinato de George Floyd y las consecuentes manifestaciones antirracistas de Black Lives Matter en Estados Unidos. El presentador tuiteó una disculpa por el clip en el que decía, “En 2000, cuando hice parte de SNL, tomé la terrible decisión de hacer una imitación de Chris Rock haciendo blackface. No hay excusa para eso. Lamento mucho haber hecho esta acción tan ofensiva y les agradezco por hacer que me responsabilice de mis actos”. De igual modo, charló con The New York Times sobre el incidente. A pesar de que se disculpó públicamente, los empleados dicen que hubo molestias internas porque a varios miembros del equipo les disgustó que no se hubiera disculpado directamente con ellos.

“Era la primera vez en la que veía ese video, aunque me habían dicho, ‘Ah, volvió a salir a la luz’”, recuerda uno. “Entonces estoy seguro de que para muchas otras personas en el staff, especialmente las más jóvenes, probablemente era la primera vez que lo veían”. Esta misma persona añade que cuando el sketch comenzó a hacerse viral, los ejecutivos del show quisieron “echarlo debajo de la alfombra”. “Pregunté, ‘¿Vamos a usar esto como una oportunidad de educar? ¿Vamos a aportar a un cambio y ser un modelo a seguir para el futuro?’”.

Purcell, el showrunner de ese entonces, enseguida implementó reuniones regulares para tratar temas de diversidad y cultura, y hasta el día de hoy, The Tonight Show cuenta con un comité de diversidad e inclusión. Algunos empleados tenían la esperanza de que él quisiera hacer cambios significativos dentro de la producción, pero se decepcionaron meses más tarde cuando llegó Granet-Bederman. Cinco apuntan que ella comenzó a matonear y maltratar al equipo.

El comediante Jerry Seinfield durante su entrevista en The Tonight Show, 18 de febrero de 2018.
LLOYD BISHOP

Una de las personas entrevistadas es afroamericana y relata que la productora les preguntaba constantemente, “¿Qué pasa con tu pelo?”. También cuenta que ha sido testigo de los comentarios que Granet-Bederman ha hecho respecto a la cantidad de comida que se debería ingerir, llegando a decirles, “¿Entonces estamos comiendo un montón sin preocuparnos por cómo lucimos?”. Dos más dicen que fueron tratadas mal por Sweiss, quien las intimidó y les gritó.

Ninguna de las dos productoras respondieron a las diferentes solicitudes de comentarios. Nedaa Sweiss dejó The Tonight Show en 2021 cuando firmó un contrato de exclusividad con Universal Television, mientras que Jamie Granet-Bederman se marchó en marzo del año pasado cuando Chris Miller asumió la posición.

“Son las peores jefas que he tenido en mi vida. Abusaron de su posición de poder para maltratar al staff y la cadena es consciente de cómo trataban a las personas”, señala alguien que ya no trabaja allí. “Y no solo lo permitían, sino premiaban ese comportamiento”.

Cinco empleados aseguran que expusieron sus experiencias con Recursos Humanos no solo al momento de renunciar voluntariamente al show, sino cuando eran miembros activos de este. Un trabajador que ya lleva años allí explica que nunca le comunicó sus problemas al área porque cuando era un recién llegado, vio como colegas que se atrevían a hacerlo terminaban por ser despedidos. “No nos protegen”, asevera. “No hacen nada por nosotros”.


“Son las peores jefas que he tenido en mi vida. Abusaron de su posición de poder para maltratar al staff y la cadena es consciente de cómo trataban a las personas”.


Otra persona que ya no labora allí narra la vez en la que acudió a RH para manifestar sus problemas cuando estaba bajo el mando de Granet-Bederman. Luego de solicitar una reunión formal a través de un e-mail, sostiene que la productora la remitió a un programa para mejorar su rendimiento, uno de los pasos del debido proceso que antecede a las sanciones disciplinarias, incluyendo la terminación inmediata de su contrato. Asimismo, comenta que le sorprendió que la entonces showrunner no estuviera conforme con su desempeño hasta ese punto. Cuenta que fue entonces cuando recibió respuesta de RH y que, en una reunión posterior con Recursos Humanos de NBC, expuso sus inconvenientes y preocupaciones, incluyendo que había tenido ideación suicida. Rolling Stone inspeccionó un intercambio de correos entre RH y Granet-Bederman en donde el encargado de Recursos Humanos habla pestes de la persona.

“Para mí fue bastante frustrante y devastador porque cuando por fin sentí que tenía a alguien de mi lado, me di cuenta enseguida de que no era así”, apunta. “Todo lo que le había confiado a RH le fue compartido a mi jefe, entonces no era un espacio seguro. Sentí como si estuvieran actuando en pro de los intereses de una sola persona en lugar de hacerlo por un bien común”.

Esta persona encontró otro trabajo y cuando tuvo la última reunión antes de marcharse, dijo que no se sentía lo suficientemente cómoda como para hablar de su experiencia en la compañía. Granet-Bederman hizo presencia en dicha ocasión, algo que no suele suceder en este tipo de reuniones con recursos humanos. “Se sintió como un acto de intimidación”, sostiene. “Y no sentí la confianza necesaria para sincerarme porque todo llegaría a oídos de Jamie”.

Para un tercer ex empleado, fue frustrante y confuso haber sido despedido sin razón alguna, en especial teniendo en cuenta que había sido parte de quienes pasaron de Late Night With Jimmy Fallon  a The Tonight Show. Indica que nunca recibió advertencias u observaciones negativas sobre su trabajo, por lo que el despido le tomó por sorpresa. “Terminé conversando con la chica de Recursos Humanos por teléfono y me dijo, ‘Sí, nunca había visto nada similar. No sé por qué te están dejando ir, no hiciste nada malo… No había visto que alguien fuese despedido sin justificación”.

Jimmy Fallon durante la grabación de cortes promocionales, seis de abril de 2023.
TODD OWYOUNG/NBC

El panorama de The Tonight Show se oscureció a principios de mayo, cuando inició la huelga de guionistas en Hollywood. De no haber sido así, el show, cuyos empleados pertenecen al Sindicato de Guionistas de Estados Unidos (WGA), habría tomado un descanso a mitad de año. Luego de que NBC y el mismo Jimmy Fallon le pagaran salarios a su equipo durante tres semanas en medio de las protestas, los empleados fueron enviados a una licencia no remunerada. La semana pasada, el presentador y otros colegas como Stephen Colbert, Jimmy Kimmel, Seth Meyers y John Oliver lanzaron un podcast llamado Strike Force Five en tanto continúa la huelga. Aunque los estudios de Hollywood abrieron de nuevo las negociaciones con el WGA, aún no es claro por cuánto tiempo más se extenderá la situación. Esto deja a The Tonight Show y otros programas nocturnos en el limbo hasta que se llegue a un acuerdo.

En 2021, el programa, que es producido por Universal Television, Broadway Video y Electric Hot Dog (la productora de Fallon), fue renovado por NBC hasta 2026. A pesar de que hubo un cambio en los altos cargos con la posesión de Miller en 2022, quienes hicieron parte de este reportaje dicen que el historial de cambios constantes de showrunners, así como el comportamiento de Fallon, les ha dejado un aura de pesimismo por lo que pueda traer el futuro para The Tonight Show. A su vez, dicen que quieren que la cadena y el presentador, que son conscientes de los problemas que se han presentado, asuman su responsabilidad y tomen en serio los reclamos de todos los empleados para que el ambiente pueda mejorar de una vez por todas.

“Amo The Tonight Show y amo la comedia. He dejado mi alma y mi corazón en ese lugar. Quiero que tenga éxito, pero para que eso suceda tiene que haber cambios reales, comenzando por Jimmy”, opina una de las fuentes. “Todos necesitan quitarse las anteojeras y hacer algo para resolver los problemas tan evidentes que todos sabemos que ocurren”.

CONTENIDO RELACIONADO