julio 7, 2022

Canciones para descubrir el genio de Leonard Cohen, pero en castellano

Mario Siperman, de Los Fabulosos Cadillacs, y Gustavo Roca presentan en vivo sus versiones traducidas del gran cantante canadiense, con la colaboración de un seleccionado de voces invitadas

Por  Daniel Flores

Leonard Cohen Mario Siperman
Mario Siperman, un fan de Cohen muy proactivo

Se sabe que Leonard Cohen era más que aficionado a la literatura española, en particular a Federico García Lorca (“Fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo”, confesó alguna vez). Mario Siperman y el guitarrista Gustavo Roca, por su parte, son más que aficionados a la profunda obra del cantautor canadiense, fallecido en 2016, a los 82 años. Conectando ambas ideas, casi como suelen conectarse esas imágenes aparentemente disonantes en los versos de Cohen, la dupla de músicos argentinos se propuso un plan: versionar sus canciones favoritas del canadiense en castellano.

Así surgió El Poeta, una carpeta en la compu de Siperman, tecladista y socio fundador de Los Fabulosos Cadillacs, que ya acumula cuatro decenas de traducciones sonoras y líricas. Diez de esos tracks integran el bellísimo Volumen 1 de El Poeta, disponible en formato físico y digital, con voces invitadas como las de Daniela Herrero (en “Sisters of Mercy”), Nito Mestre (en una “Bird on a Wire” que parece escrita para él), Leo García (con el clásico “Suzanne”), Emilio del Guercio (“You Know Who I Am”) y Ariel Minimal (“Last Year’s Man”).

“El punto de partida del proyecto fue hace diez años, una sesión en la que con Gustavo grabamos las bases de ‘Bird on a Wire’, ‘Sisters of Mercy’ y ‘The Partisan’ –recuerda Siperman-. Pero todo quedó medio trunco hasta unos cinco años después, cuando un día vino al estudio Manu Quieto (La Mancha de Rolando). Escuchó la base instrumental de ‘The Partisan’ y me dijo: ‘A la noche te la mando grabada’. Y así fue”.

La onda de Quieto les dio a Siperman y Roca el impulso que esperaban para retomar el asunto y, de ahí en más, no detenerse hasta hoy: fueron cinco años de explorar y diseccionar el cancionero Cohen, de imaginar arreglos, probar giros idiomáticos y contactar nuevas voces posibles. Esos años de trabajo intenso se verán plasmados el jueves 14 de julio en el primer concierto de El Poeta, en La Trastienda, de Buenos Aires. Entre ensayos generales y tertulias con su banda y sus invitados, Siperman cuenta algunos detalles de El Poeta.

¿Por qué Leonard Cohen?

Una de las cosas que me parece buenísimo rescatar hoy en la música pop es la poesía. Me da la sensación de que la lírica está un poquito atrás de la música. En ese sentido, Leonard Cohen es un referente clave. El otro día me preguntaban por qué no Dylan. Bueno, también somos fanáticos de Dylan, pero Dylan estuvo más versionado. Y Cohen, quizás por su vínculo con la literatura española, me pareció más interesante para traerlo al castellano. Además, no es tan conocido en Argentina. Es más, alguna vez, aunque me duela, y sea un puñal que me clavo a mi mismo cuando lo digo, tuve que explicar que Cohen era… ¡“el de la canción de Shrek”! [NdR: Siperman se refiere a «Hallelujah», uno de los clásicos de Cohen, que se hizo aún más popular luego de ser incluido en la banda de sonido de esa película, cantado por John Cale].

¿Cómo fue el proceso de traducir sus letras?

Las traducciones las hicimos Gustavo Roca y yo. El clásico proceso en el que uno empieza y el otro corrige. Aunque con algunos cantantes invitados fue distinto. Teresa Parodi nos propuso qué canción quería trabajar y pidió hacer la traducción. Lo mismo Claudio Kleiman, que eligió «First We Take Manhattan». Y Richard Coleman, que tradujo él mismo «The Future». Después, claro, al cantar se terminan de definir maneras de frasear, algunas palabras, un cambio de orden en el sujeto y el predicado… Está bueno compartir eso con quien va a poner la voz, para que se pueda apropiar de la canción.

¿Y en cuanto a la búsqueda musical de la versión?

Hay una búsqueda particular. En algún sentido, nuestras versiones son más “norteamericanas” que muchos temas de Leonard, que tienden a sonar más del Mediterráneo. Por otro lado, siempre rondaba esa idea de pensar si la versión que estábamos haciendo le gustaría a Leonard. Y, por otro, cuidábamos que la parte musical-instrumental tuviera la coherencia de ser parte del proyecto El Poeta-Canciones en español. Es decir, que no resultara un compilado de versiones de Leonard Cohen, sino que hubiera un sustento global de cómo suenan estas versiones. Y que, después sí, cada cantante le ponga su personalidad.

¿Te obsesionaste un poco con Cohen, de tanto trabajar en este proyecto?

No tanto. No me interesé en saber cuántas veces iba al baño Leonard Cohen. Estamos súper lejos de ser una banda tributo: no queremos sonar igual ni vestirnos parecido. Pero sí me pasó que todos mis amigos, para mi cumple, ahora me regalan algo de Leonard Cohen. Les simplifiqué la vida a todos. Así que sí leí muchas cosas de Leonard Cohen y me sirvieron para entender mejor algunas canciones. Pero sé que nunca me van a gritar por la calle: “Hey, Leonard!” [pone voz de rockero, entre risas]

Trending