La música de Cacería en Venecia: suspenso, misterio y crímenes sin resolver en la posguerra

La banda sonora de la película de Kenneth Branagh, que acaba de estrenarse en cines, es obra de Hildur Guðnadóttir, la chelista islandesa que ganó un Oscar por Joker (2019)

Por  MARTÍN SANZANO

septiembre 14, 2023

Kenneth Branagh vuelve a ponerse en el rol del detective Hércules Poirot en 'Cacería en Venecia'.

(Foto: Gentileza 20th Century Studios)

En Cacería en Venecia, la película basada en la novela Las manzanas, de Agatha Christie, que se acaba de estrenar en los cines, la música tiene un rol clave. Es la que acompaña, la que por momentos eriza la piel y, también, la que marca el pulso del relato a través de los diferentes tiempos históricos en los que transcurre el film.

Esta secuela de Asesinato en el Orient Express (2017) y Muerte en el Nilo (2022) se sitúa en la Venecia de posguerra, donde el protagonista, el detective Hércules Poirot (interpretado por Kenneth Branagh quien, a su vez, dirige toda la saga), tiene una experiencia cercana con lo paranormal en un palacio lúgubre de la ciudad italiana. Suspenso, misterio y crímenes sin resolver en plena era de reconstrucción de Europa. Por eso, para que el mood de posguerra sea fielmente retratado, esta vez Branagh convocó a Hildur Guðnadóttir, compositora y chelista islandesa que, entre otros galardones, recibió un Premio Oscar por la banda sonora de Joker (2019).

“Empecé este proyecto cuando todavía estaban filmando la película. Tuve un par de reuniones con Kenneth Branagh para conocer cuál era su visión acerca del film, en qué quería hacer énfasis y cuáles eran, para él, las cosas más relevantes de todo el universo de Cacería en Venecia”, dice la compositora en comunicación con ROLLING STONE

Hildur Guðnadóttir, compositora y chelista islandesa. (Foto: Gentileza 20th Century Studios)

Guðnadóttir explica: “Cuando empezás a trabajar en una película tenés que tratar de entender su universo y cuál es el rol que va a tener la música. Cómo la música puede servir para contar esa historia. Después de esos primeros encuentros con el director comencé a escribir basándome en sus ideas. Me dijo que quería hacer una película diferente a las anteriores, y que la música fuera mucho más dark y pequeña. No quería una gran orquesta, sino piezas de cámara. Con esas pautas en mente, empecé a escribir y compuse una serie de piezas basadas en el tiempo histórico en el que está situada la película”. 

En Cacería en Venecia, el detective Hércules Poirot se pregunta a sí mismo quién era antes de la guerra, qué le pasó durante la guerra, en quién se convirtió cuado terminó y quién quiere ser en un mundo que, poco a poco, se está volviendo a poner de pie. Preguntas que, para Guðnadóttir, son las mismas que se hacían los compositores de la época. “Creo que se puede escuchar claramente en la música que fue escrita durante esos años. Empezaron a experimentar con técnicas diferentes: música atonal, armonías matemáticas. También fue una época muy importante para la música de cámara. Todas estas experimentaciones y exploraciones que no estaban aceptadas en la sociedad musical de la época no podían ser ejecutadas por grandes orquestas, eran muy costosas. Por eso trabajaban con ejemplos más pequeños. Usé muchas de estas ideas en la música de Cacería en Venecia”, afirma la chelista de 41 años que se declara fan absoluta de todas las bandas sonoras de Ennio Morricone.

Esta secuela se sitúa en la Venecia de posguerra. (Foto: Gentileza 20th Century Studios)

Para componer la música de esta película, Guðnadóttir hizo una investigación exhaustiva, pero divertida al fin, a través de las expresiones musicales de aquellos años. “Fue muy divertido para mí meterme de lleno en esto. Pienso que hubo mucha música interesante ocurriendo en ese momento histórico de transición, tanto para la música como para el mundo en general. Fue un gran cambio de mentalidad para los creadores de ese tiempo”, dice. Lo más interesante de su trabajo en Cacería en Venecia se puede escuchar en las melodías del cello que suenan en los puntos de inflexión del film. “En las partes de la película que ocurren en el pasado suenan estas expresiones más románticas, pero en los momentos que están entre la realidad y lo sobrenatural las melodías no van a ninguna parte, como si fuera un lugar entre la vida y la muerte”, sintetiza para evitar los spoilers.

Aunque su nombre cobró mayor relevancia tras los premios que ganó en 2020 por su trabajo en la banda sonora de la película protagonizada por Joaquin Phoenix —también hizo junto a su esposo, Sam Slater, la música de la serie Chernobyl—, Hildur Guðnadóttir supo ser una chelista de bandas de rock que giró con grupos como Animal Collective o Sunn O))). Sin embargo, parece que no extraña demasiado la vida de tour. “En este momento, la vida de una compositora de música de películas es un traje que se ajusta mejor a mi tempo”, dice entre risas. Y cierra: “Cuando estás de gira te la pasás viajando, nunca dormís dos veces en la misma cama, es muy difícil tener cualquier clase de rutina. Y es muy complicado componer. Me convertí en una criatura de hábitos, amo tener una rutina diaria y dormir en mi propia cama”.

CONTENIDO RELACIONADO