diciembre 14, 2022

Hoy vengo a ofrecer mi soul: Bruce Springsteen narra su propia historia a través de versiones de clásicos del R&B

En su nuevo álbum, Only the Strong Survive, "El Jefe" revisita grandes clásicos de sus años de formación musical

Por  JONATHAN BERNSTEIN

Foto: Archivo

Ha sido una década de reminiscencias y reflexión para Bruce Springsteen. Revisitó en concierto algunos de sus discos clásicos, contó la historia de su vida en papel y en Broadway, compuso canciones sobre amigos de la infancia. Y cuando sacó Letter to You, en 2020, su primer disco con la E Street Band en años, recurrió a material de principios de los setenta.

Only the Strong Survive, su nuevo álbum de covers de soul y R&B, viene con el mismo espíritu nostálgico. La mayoría de las canciones provienen de la segunda mitad de los sesenta, años de formación musical para un Springsteen quinceañero que acababa de recibir su primera guitarra eléctrica. En ese sentido, el disco insiste en un viejo punto de Bruce acerca de sus influencias: “Si tocabas en un bar en la costa de Nueva Jersey durante los sesenta y los setenta −dijo alguna vez−, tocabas soul”. Es una pena que, más allá de unos pocos vientos y una aparición de Sam Moore, ninguno de los ajustados músicos de soul que han tocado en el pasado con Springsteen aparezcan en esta carta de amor al R&B.

Only the Strong Survive es el producto de unas sesiones relajadas durante la cuarentena con el productor Ron Aniello. Al pastiche retro soul se suman los arreglos de mismo Aniello, que remiten a los olvidados días en que grandes del soul como Sam & Dave y Percy Sledge lanzaban estériles regrabaciones de sus grandes éxitos.

Pero incluso cuando los arreglos suenan ocasionalmente fríos, la voz de Springsteen resplandece. Y lo hace adoptando distintos roles: buscador de joyas (“Do I Love You”, de Frankie Wilson), arrepentido (“I Forgot to Be Your Lover”, de William Bell), veterano nostálgico (“Nightshift”, de The Commodores), intruso de ojos claros (el tema del título del disco, de Jerry Butler) y revisionista del canon (para este músico, Frankie Valli es tan soul como Stax).

Después, está ese momento en “Don’t Play That Song”, de Aretha Franklin-Ben E. King, en el que Springsteen se sale del guion. Suena un poco James Brown, otro poco melancólico y también algo afectado; y si se parece a algo que Springsteen haría en vivo con una de sus propias canciones, es que ese es el punto. Bruce está encontrando una nueva manera de contar su propio relato dentro de la historia viva de la música norteamericana.

Escuchá Only the Strong Survive, el nuevo disco de Bruce Springsteen:

Trending