Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Brittany Howard podría hacer un álbum de metal

La exvocalista de Alabama Shakes habla sobre su nuevo álbum en solitario, cómo la pandemia la hizo “conseguir una vida” y su nueva perspectiva sobre la creatividad.

Por  BRITTANY SPANOS

febrero 9, 2024

Bobbi Rich

“El camino que estoy siguiendo para convertirme en agricultora es ridículo”, dice Brittany Howard, sentada en el hotel de lujo William Vale durante su viaje de prensa a Nueva York. Está fantaseando con un futuro potencial, uno en el que tal vez sería dueña de una granja como aquella en la que creció. Es una de las muchas cosas que se van añadiendo a la lista de pasatiempos no musicales en su repertorio desde 2020: arreglar barcos, pescar.

Pero no hay por qué preocuparse, la música todavía está en la mente de la ex líder de Alabama Shakes a sus 35 años. Tiene un nuevo álbum en solitario, What Now, que saldrá el 9  de febrero. Comenzó a trabajar en él en 2020 mientras se aislaba en un alquiler en Nashville. Es su segundo álbum en solitario (después del aclamado Jaime en 2019) y el primero en Island Records, el sello con el que firmó a principios de este año. Crearlo fue testimonio de una nueva paciencia que se tradujo en su música más fundamentada y reflexiva hasta la fecha.

Escribiste este álbum durante una época en la que todavía estabas esperando hacer una gira más amplia con tu debut como solista en el 2019. ¿Cómo fue eso?

Sinceramente, lo dejé a un lado. Sólo quería seguir con vida. Estaban sucediendo tantas cosas en el mundo… Black Lives Matter, un tornado donde yo vivía en Nashville, ayudando a la gente a recuperar los pedazos. Todo el mundo estaba preocupado por la seguridad de su empleo. Me entristecí, pero a medida que pasó el tiempo, pensé: “Oh, en realidad es muy agradable no estar de gira… ¡Mira, las temporadas! ¡Los pájaros!” Fue agradable ver la naturaleza cobrar vida. Y como tuve que tomarme ese descanso, pude ser más creativa. Empecé a escribir toda esta nueva música con una percepción diferente de las cosas. 

¿Cuáles fueron las cosas más importantes que terminaste aprendiendo sobre ti misma durante ese tiempo?

Honestamente, cambié mucho solo porque no podía ir a ninguna parte. Era como yo vs. yo. Respondí a esa llamada y dije: “¿Cómo quiero que sea mi vida?” Fue como una pequeña crisis de la mediana edad. Tomé decisiones para cambiar cosas que no me servían, y también mi perspectiva sobre la vida en general y no dar por sentado a las personas. Siento que en esos tres años crecí mucho. 

¿Ese tiempo te hizo repensar cómo te aproximabas a la música?

Estaba alquilando una casa, [así que] no tenía estudio. En la casa había una pequeña habitación para niños pequeños y solo una computadora portátil. Muy básico. Dije: “Voy a entrar aquí y grabar algo que sienta cada día. No importa qué género sea. Simplemente siéntate y hazlo”. Me dije a mí misma que no tenía por qué ser bueno. Eso era nuevo. Solía ​​torturarme mucho.

Siento que es una ventaja de envejecer y darte cuenta que no es necesario estar en las peores circunstancias posibles para crear algo bueno.

Solía ​​creer que entonces sucedería. Cuando hice Jaime, estaba en un invernadero a 103 grados y pensaba: “Ahora puedo escribir”. Era extraño estar tan cómoda [para What Now]. No había fecha límite.

Cuando [Alabama Shakes] hizo Sound & Color, me encerré en el sótano y había un murciélago allí. Estaba súper estresada, solo trabajaba de noche, dormía todo el día, preparaba café a las 2 a.m., 3 a.m., 4 a.m. Y decía: “Así es como se hace un buen trabajo”. 

¿Por qué? ¿Eras supersticiosa?

Supongo que pensaba que cuanto más relajada me volviera mentalmente, más loca estuviera, menos juzgaría el trabajo. Luego descubrí que simplemente podías no juzgar tu trabajo.

¿Cómo afectó esa mentalidad tu vida fuera del trabajo?

Casi no había vida fuera del trabajo. Eso fue un problema.

¿Sigues buscando ese equilibrio?

Encontré el equilibrio, definitivamente. Es una industria difícil. Cuando eres una persona creativa, gran parte de tu identidad está ligada a lo que estás creando. No hay límites para eso. Dices: “Esto significa todo para mí”. Y eso está muy bien, pero ¿y si hay más en la vida? Eso era algo que estaba visitando porque nos lo habían quitado a todos. Fue aterrador. Tenía que conseguir una vida.

¿Cómo se ve esa vida para ti?

Estoy disminuyendo el ritmo y apreciando más a las personas que tengo a mi alrededor. La naturaleza, las cosas pequeñas. Incluso el sol que entra por la ventana es algo que puede hacerme realmente feliz. Solía pensar que era el éxito, los premios y el dinero, todas esas cosas que creemos que nos harán felices. Pero en esos pocos años, pensé: “Estoy agradecida de que el oxígeno que respiro esté limpio. Me alegro de poder respirar”. Al final no hay premio por trabajar hasta morir.

Has dicho que la línea principal de este álbum es el desamor y el análisis de tus propios patrones románticos. ¿Puedes decir más sobre los patrones que estabas analizando?

¿Cómo digo algo sin decir demasiado? [Risas.] Creo que hubo un patrón de abstinencia por mi parte. Por la forma en que crecí como hija única, me acostumbré a mi compañía. Cualquier persona en mi espacio se sentiría demasiado. En definitiva, eso no es divertido. Fue algo que analicé y diría que lo arreglé.

¿Se han vuelto más fáciles las relaciones románticas desde que te diste cuenta de eso?

Creo que eso está por verse. Siento que paso más tiempo conmigo misma y me enredo menos en relaciones, algo en lo que creo que muchos de nosotros caemos. Es natural que el amor se sienta bien.

¿Y tus amistades?

Definitivamente ya no tomo las cosas tan personales y les pregunto a mis amigos qué necesitan de mí, mientras que antes solo intentaba hacer lo que quisiera. Supongo que estoy prestando más atención.

Has estado en un par de bandas y ahora tienes un par de álbumes en solitario. ¿Qué más te interesa explorar en el futuro?

Simplemente sigo mi creatividad. Es realmente así de simple. Si me aburro de hacer cosas en solitario, haré otra cosa. Pero probablemente me gustaría dedicarme ahora al metal. Me ha gustado eso desde la secundaria, pero debido a que los Shakes despegaron, nunca tuve la oportunidad de entrar y hacerlo.

¿Cuáles son algunas de las bandas de metal que te gustan?

Me gustó American Nightmare, Lamb of God, Slipknot, Blood Brothers. La gente vendrá por mí en los comentarios: “¡Eso no es metal! Esos son artistas del grito, ¡eso es hardcore!” Simplemente me gusta la música rock a todo volumen.

CONTENIDO RELACIONADO