Black Pumas: El show debe continuar

Recorremos el paso de la agrupación texana por Colombia, y hablamos con su guitarrista Adrián Quesada sobre volver a tocar en vivo, y el nuevo camino que está emprendiendo Black Pumas

Por  MARTÍN TORO

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Adrián Quesada en su estudio personal en Austin, Texas.

JACKIE LEE YOUNG

A mediados de 2019, Black Pumas, el dúo de soul psicodélico originario de Austin, Texas, publicó su álbum debut y homónimo sin saber de qué manera iba a repercutir en las listas y en los corazones de las personas que quedaron enamoradas a primera escucha con el sonido vintage, latino y guitarrero, con toques modernos, de Adrián Quesada y de la poderosa voz de Eric Burton.

La ópera prima de los Pumas rápidamente alcanzó el reconocimiento que merecía con una nominación en la categoría a mejor nuevo artista en los premios Grammy de 2020, la cual los tomó por sorpresa e hizo que los ojos del mundo se posaran sobre ellos.

Comenzando 2020, Black Pumas tenía planeada una gira mundial que se vio truncada por la pandemia y que no les permitió tocar por diversos escenarios de Latinoamérica y el mundo. Tras dos años sin poder salir de casa a tocar el álbum que les cambió la vida, los Black Pumas por fin pudieron tomar sus instrumentos y embarcarse en una muy anhelada serie de conciertos. “Estamos muy emocionados. Hace unos años que salió el disco, pero cada vez que vamos de gira tratamos de cambiarle un poquito los arreglos. Todo va a ser un poco nuevo y esperamos tocar canciones nuevas para el público. Cada día es una aventura y algo nuevo”, dice el guitarrista Adrián Quesada desde su camerino en la primera de las dos fechas que tocaron los Pumas en Bogotá.

La química entre el vocalista Eric Burton y Quesada se dio desde el primer encuentro musical que tuvieron, y eso es algo que no ha cambiado hasta el día de hoy. Influenciados por la música mexicana de la frontera junto con el góspel, el resultado de esa conexión converge en un espacio psicodélico donde los arreglos de guitarra -tan melódicos como rítmicos de Quesada- van de la mano con una sección de bajo y batería sólida, mientras que la voz de Burton parece acariciar las complejas pero pegajosas bases musicales de Black Pumas. “La verdad es que cuando grabamos en el estudio no se tiene que hablar mucho. Sí escuchamos la misma música, pero cuando vamos a grabar parece que estamos muy conectados. Siempre se siente muy natural”, comenta el músico.

Esta conexión es evidente desde que la banda toca el escenario. En su primera noche en la ciudad de Bogotá, Black Pumas abrió con la gloriosa y groovera ‘Next To You’, una pieza que se siente como un jam improvisado, y que termina con uno de los solos de guitarra más enérgicos de Quesada. Una vez quedaron aterrizadas las emociones, los Pumas tocaron ‘Old Man’, ‘I am Ready’ y ‘Touch the Sky’, sencillos que forman parte de su más reciente álbum en vivo, Capitol Cuts, grabado en el legendario estudio A de Capitol Records en Hollywood, California.


Me encanta la relevancia que está tomando la música en español hoy en día. Para mí esas fronteras ya no existen, oír algo en cualquiera de los dos idiomas es casi igual, y el público está pensando también de esa manera. Está cambiando el mundo”, Adrián Quesada.


El talento vocal de Burton quedó en evidencia con la íntima y desgarradora interpretación de ‘Confines’, y puso a todo el mundo a cantar con ‘Know You Better’. Luego de haberle otorgado al público bogotano más de 13 canciones, entre ellas versiones de clásicos americanos de Bobby “Blue” Band y Rodriguez, los Pumas se disponían a terminar la primera fecha en la capital colombiana con sus éxitos ‘OCT 33’ y ‘Colors’. Los asistentes que se quedaron el tiempo suficiente luego de haber acabado el set, pudieron escuchar una versión acústica del icónico sencillo de Tracy Chapman, ‘Fast Car’ y de ‘Fire’, otro corte del álbum debut.

Tras un exitoso primer concierto en Colombia, al día siguiente se disponían a tocar en el Festival Estéreo Picnic. Más de 20 mil personas esperaban con ansias a la agrupación. Este sentimiento alegre se vino abajo cuando el dueto se acercó al escenario para ser portadores de la terrible noticia de que Taylor Hawkins, baterista de los Foo Fighters, había fallecido momentos antes en un hotel en la ciudad de Bogotá (la banda liderada por Dave Grohl iba a ser la siguiente en tocar en el escenario principal después del set de Black Pumas). Antes de comenzar, Eric Burton pidió un momento de silencio en honor a Hawkins.

Frente a un público muy afectado por la tragedia, el show tuvo que continuar, y lograron conquistar uno de los escenarios más importantes del festival. Canción tras canción, la increíble puesta en escena de Burton levantó los ánimos del público que finalmente coreó los éxitos más populares de la agrupación.

A pesar del turbulento inicio, Black Pumas otorgó una de las presentaciones más limpias e interesantes del evento, donde mostraron de qué están hechos. El soul psicodélico de los Pumas, sin lugar a dudas, quedará marcado para siempre en quienes estuvieron esa noche.

Durante las presentaciones, el vocalista Eric Burton conversaba en español con su público y se le escuchaba diciendo expresiones colombianas como “¡qué chimba!”. De vuelta en el camerino con Quesada, el músico expresó que el idioma español ha influido durante la producción de sus canciones. “Muchas personas nos han preguntado si queremos hacer un remix de ‘Colors’, y hemos hablado con varios artistas, pero aún no tenemos nada fijo. Además, Eric entiende y puede hablar un poco de español”.

Quesada creció al sur del estado de Texas, en la frontera con México. Entre los dos países, el guitarrista se forjó musicalmente, dándole ese toque especial de poder sonar como música de “aquí y de allá”. “Me encanta la relevancia que está tomando la música en español hoy en día. Para mí esas fronteras ya no existen, oír algo en cualquiera de los dos idiomas es casi igual, y el público está pensando también de esa manera. Está cambiando el mundo”, comenta.

JODY DOMINGUE

La música se nutre de la vida y de las experiencias, y al igual que el público, Black Pumas también está cambiando; con esta gira mundial en la que han podido tocar en escenarios de México como el Vive Latino o el Lollapalooza en Brasil, la banda se ha cruzado con nuevos sonidos que alimentan el proceso creativo detrás de lo que será el segundo álbum de estudio de Black Pumas. “La gente va a sentir muy diferente lo que estamos grabando ahora porque usamos diferentes instrumentos, les damos más importancia a los sintetizadores, la batería es distinta. Es un sonido nuevo”, dice Quesada.

El guitarrista, quien también tiene amplios conocimientos en producción e ingeniería de sonido, ocupó la silla del productor en su álbum debut, y se encargó de esculpir el sonido clásico que ha perdurado a lo largo de las décadas. Según cuenta Quesada, Eric Burton ha puesto ideas muy interesantes sobre la mesa que le han llamado la atención, y aunque el vocalista no tenga tantas horas de estudio encima como su compañero, las propuestas no dejan de ser sorprendentes.

Con el amargo sabor de la muerte, Black Pumas dio todo de sí durante sus dos presentaciones en la ciudad de Bogotá. Su puesta en escena dejó a la gente con ganas de más, y mientras la agrupación termina de organizar la nueva música que está por venir, pronto podremos escuchar el primer álbum en solitario del guitarrista Adrián Quesada, Boleros Psicodélicos. Hasta la fecha, el artista publicó ‘Mentiras Con Cariño’, su primer adelanto, en el que cuenta con la colaboración de la cantante iLe, que anteriormente formó parte de Calle 13.