The Hives: “El rock and roll se encuentra un poco al margen de la industria musical”

Howlin' Pelle Almqvist, líder de la banda sueca, habla del disco nuevo, de su amor por el escenario y de volver a tocar en Argentina

Por  LUCIANA MIRANDA SEQUEIRA

noviembre 8, 2023

“Todos los shows que hicimos [en Buenos Aires] fueron espectaculares”, dijo el líder de The Hives

Aldara Zarraoa/WireImage/Getty Images

En agosto, The Hives volvió al ruedo con nuevo disco, The Death of Randy Fitzsimmons. Cuenta la leyenda que estos 11 años de sequía discográfica, mas no de shows en vivo, se debieron a que faltó inspiración por la ausencia de Randy, maestro mayor de obras de la banda sueca. Pero ¿Randy no era uno de ellos? ¿O era un espíritu que los guiaba musicalmente como si fuese una entidad creativa? No lo sabemos, lo que sí sabemos es que Randy murió, y que esa pérdida, después de años, se convirtió en abono.

Luego de su última presentación en Buenos Aires, en 2014, donde Howlin’ Pelle Almqvist, frontman de The Hives, inmortalizó su frase “¿Están preparidos?”, vuelven para presentarse en el Teatro Vorterix el 29 (con entradas agotadas) y 30 de este mes (todavía quedan tickets). Pelle habló sobre el proceso creativo de este nuevo álbum y los shows que vienen.

Finalmente, sacaron un nuevo álbum. ¿Cómo manejan su propio ritmo cuando la industria musical pide cosas nuevas todo el tiempo?

El rock and roll se encuentra un poco al margen de la industria musical. Cada vez que sacamos un álbum, las personas se preguntan si el rock and roll es o no es popular. Pero para nosotros siempre es lo mismo. A la gente le gusta nuestra banda y con eso nos alcanza. Nosotros hacemos música para el que quiera escucharla, y lo vamos a hacer hasta que queramos. Estoy seguro de que a las personas correctas les va a gustar [risas].

¿Fue difícil volver al ruedo?

No voy a decir que fue fácil porque, si no, no nos hubiera llevado tanto tiempo. Fue muy difícil seguir porque Randy Fitzsimmons no está más con nosotros, por eso no tuvimos canciones en estos años. Es muy duro empezar de cero, pero una vez que empezamos, fue un año de trabajo y estuvo listo. Cuando tuvimos la forma, nos dimos cuenta de que no era tan imposible. Lo que sí, nos tomó muchos años empezar. Es difícil pensar por qué y cómo se dio, sigo confundido por todo, pero estoy muy contento de que este disco exista.

Casi todas las canciones nuevas tienen ritmo para ser tocadas en vivo. ¿Cómo armaron el setlist de la presentación?

Por lo general, cuando hacemos un álbum, sabemos que la mitad de las canciones van a ser tocadas en vivo, como pasa ahora. Nuestra clave es que no hacemos álbumes en el estudio, sino en los ensayos. Entonces, si ensayamos una canción que se siente energética, que se siente divertida, sabemos que va a funcionar en vivo. Así es como nos gusta el rock: ensayás mucho, aprendés la canción desde adentro y desde fuera y después sólo apretás grabar y la hacés.

(Foto: Gentileza Prensa)

En este tour la banda arranca el show con la marcha fúnebre. ¿Cómo se prepararon para despedir a Randy como se merece?

Es difícil de decir, porque es una relación tan larga, digo, es una de las personas más importantes en nuestras vidas. La marcha fúnebre de Chopin nos pareció lo correcto para empezar porque es el final de algo y también el comienzo de otra cosa. Además, estaba en el mismo tono que nuestra despedida a Randy. Después me di cuenta de que estaba equivocado y quise cambiar el tono de la marcha, entonces adaptamos a Chopin a The Hives y no al revés.

¿Cómo hacen para seguir transmitiendo la misma energía?

La respuesta aburrida sería decir que ya no salgo tanto de fiesta (risas), porque necesito toda esa energía para el show. Y si me voy de fiesta, hablo demasiado y después pierdo la voz. Otra sería que amo estar en el escenario con The Hives, es mi actividad favorita en el mundo y creo que eso es lo que se ve. Odiamos cuando sentimos que no lo dimos todo o que no llegamos a nuestra capacidad total. No podría hacer un show en el que estuviera cansado o parado, sin moverme, se sentiría mal, tanto para mí como para la banda y la audiencia. Así que, básicamente, no tengo opción.

Tocaron en Buenos Aires en 2008, 2013 y 2014. ¿Qué se siente tocar para el público local?

Todos los shows que hicimos fueron espectaculares. Es exótico para nosotros como suecos tocar ahí y que canten nuestras canciones. Nos preocupaba no poder encontrar un hueco para ir este año, porque significaba que teníamos que esperar otro año más, pero por suerte no fue así. Ese era uno de nuestros principales objetivos: volver a tocar en Argentina. Además, hablo un poco de español y siempre es divertido practicar en vivo.