Facebook Amy Winehouse

Amy Winehouse, la mujer que se entregó en cuerpo y alma

En el que sería su cumpleaños número 39, recordamos a Amy Winehouse: sus éxitos, fracasos, y el legado imborrable que dejó en todo aquel que escuchó una de las voces más poderosas de las últimas décadas

Por: EMILIO FLORES

El 23 de julio de 2011, el mundo lloraba el adiós a una de las voces más poderosas de los últimos tiempos; Amy Winehouse había muerto a causa de una sobredosis alcohólica accidental a los 27 años. Pocas son las estrellas que se convierten en un fenómeno a tan corta edad, y aún más insólito cuando lo logran con solo dos álbumes de estudio publicados, pero Amy era especial; era un alma vieja que trajo de vuelta el sonido de la década de los sesenta, pero que imprimía su estilo personal en cada nota.

A once años de la partida de la cantante, más de una década desde que involuntariamente se volvió parte del llamado «club de los 27» y de que su nombre se volviera un referente de adicción y tragedia; sin embargo, es justo recordar que Amy Winehouse también es un sinónimo de sentimentalismo, emoción y de talento irrepetible.

Fue el 14 de septiembre de 1983 cuando Amy Jade Winehouse llegó a este mundo en el seno de una familia judía conformada por sus padres, Mitch y Janis, su hermano Alex y su abuela Cynthia, a quien le profesaba un profundo cariño. A pesar de que ninguno de ellos se dedicaba de lleno a la música, inculcaron en Amy el gusto por ella, siendo su padre quien la introdujera a Frank Sinatra, una de sus más grandes inspiraciones.

Tras recibir su primera guitarra a los 13 años, fue poco el tiempo que tardó Winehouse en comenzar a componer a la par de seguir poniendo en práctica sus habilidades vocales, entre cuyos esfuerzos se encontró el ser vocalista de la Orquesta Juvenil Nacional de Jazz (NYJO) a los 16 años.

Ese mismo año, su mejor amigo y entonces pareja, Tyler James, entregó una maqueta de la cantante a un productor, quien al instante reconoció el talento que desbordaba de Amy. Tras firmar y posteriormente renunciar a un contrato con Simon Fuller, quien fuera el primer representante de Spice Girls, una nueva oportunidad llegó de la mano de Island Records, donde finalmente se daría el lanzamiento de su álbum debut.

Frank fue lanzado en 2003 y le dio a Amy una prueba del éxito que le esperaba en el futuro. Con temas como “I Heard Love is Blind” y “Fuck My Pumps”, el material que buscó honrar el nombre de Frank Sinatra no solo presentó a una joven promesa de la música ante un público con altas expectativas, también fue la antesala de la relación amorosa de Winehouse con Blake Fielder-Civil, a quien se suele atribuir como el amor de su vida y la cual la introdujo a una vida de excesos que más tarde le cobraría factura.

El éxito se tiñe de negro

Tras dar fin a su relación con Fielder, Amy tuvo una etapa de declive en donde su padecimiento de bulimia y depresión se agraviaron, a la par de su consumo de sustancias, a consecuencia de un corazón roto; contrario a su estado anímico, su habilidad musical floreció de entre la oscuridad y creó lo que se volvería su magnum opus.

Este periodo de dolor dio nacimiento a su segunda producción discográfica, Back to Black, lanzada en 2006 y que contó con Mark Ronson como productor. El disco era un relato honesto desde el corazón de Winehouse sobre su experiencia en el amor, haciendo énfasis en su relación con Blake, y sus problemas de adicciones; un claro ejemplo es el sencillo líder, “Rehab”, al narrar como la cantante se negó a asistir a rehabilitación para hacerle frente a su adicción al alcohol.

Back to Black llevaría a Amy Winehouse a las estrellas. El álbum no solo llegó a los primero lugares de listas de popularidad a nivel global, sino que convirtió a Amy en la primera artista británica en ganar cinco preseas de la Academia de la Grabación en una sola noche durante la gala de 2008.

A pesar de no poder asistir a la entrega al negársele el trámite de visa, la cantante que hizo del peinado de colmena algo icónico se presentó a distancia en la entrega y dio un breve discurso al llevarse el premio por Grabación del Año con “Rehab”. En una conferencia de prensa posterior al acontecimiento, la artista reveló que la verdadera razón detrás de la emoción en su rostro al momento de anunciarla como ganadora fue porque Tony Bennett, otro de sus ídolos, había dicho su nombre.

El éxito profesional parecía empalmarse con el personal cuando Amy dio comienzo a un proceso de sanación, sin embargo, la repentina muerte de su abuela Cynthia, la popularidad producto de su segundo material que la convirtió en una figura sin goce de privacidad y el reencuentro con Blake, quien se convertiría en su esposo y a quien dejaría en 2009, la llevaron de vuelta a un lugar oscuro del cual ya no pudo escapar.

Durante sus últimos meses de vida, la cantante parecía pedir indirectamente que la ayudaran, llamado que no se atendió a tiempo. Su última aparición sobre un escenario se dio el 18 de junio de 2011 en Belgrado, capital de Serbia, recital durante el cual los fans presenciaron a una Amy ebria, incapaz de mantenerse de pie y mucho menos de cantar. Un mes después de esta presentación, que dejó a más de uno preguntándose en dónde se encontraba la joven con la voz privilegiada, Amy protagonizaría los titulares alrededor del mundo una última vez.

El legado de Amy Winehouse

Amy Winehouse partió de este mundo con una carrera y una vida por delante. A pesar de su corta permanencia en el plano terrenal, dejó parte de su corazón en cada una de las canciones que grabó, algunas de las cuales se publicaron como parte de un álbum póstumo, Lioness: Hidden Treasures, en 2011.

La desgarradora emoción que Winehouse imprimió en sus temas no solo tocó las fibras más profundas de sus fanáticos, también dejó una huella permanente en el recuerdo de aquellos que tuvieron la fortuna de colaborar con ella e, incluso, algún otro que le da crédito por inspirarle a perseguir una carrera en la música.

Un ejemplo de estos testimonios es Mark Ronson, responsable de la producción de Back to Black y quien tuvo una relación cercana con la intérprete. En una entrevista desde la emisión escandinava Skavlan, el músico habló acerca del vínculo que formó con Amy y que trasciende tiempo y espacio. “Teníamos una relación de hermanos, incluso me llamaba la hermana mayor que nunca quiso. Tenía un ingenio veloz, era increíble; es una de las cosas que extraño de ella. Éramos muy cercanos”.

Por otra parte, una de las artistas británicas más grandes de la última década ha hecho mención repetidas veces acerca de la influencia que Winehouse tuvo en ella para siquiera considerar involucrarse en la industria musical; nada más y nada menos que Adele. La intérprete de “Rolling in the Deep” conmovió a la audiencia de su espectáculo en la ciudad de Boston, Massachusetts llevado a cabo en lo que sería el cumpleaños número 33 de Amy al revelar la importancia que ella tuvo a lo largo de su carrera.

“Siento que le debo el 90% de mi carrera a ella. Gracias a ella tomé una guitarra y escribí mis propias canciones. Las canciones por las que me firmaron son canciones que escribí por mi cuenta, si no fuera por ella, eso no hubiera pasado”, expresó la británica. “Su primer álbum, ‘Frank’, realmente cambió mi vida”.

La admiración y agradecimiento de Adele hacia la fallecida cantante se hace presente durante cada una de sus presentaciones en la interpretación del tema “Make You Feel My Love”, canción original de Bob Dylan, mismo que dejó en claro dedica a Winehouse.


El último lanzamiento en vida de Amy fue de la mano de uno de sus ídolos, Tony Bennett. El cantante le extendió la invitación para participar en su álbum Duets II en el tema “Body and Soul”. La canción habla sobre entregarse totalmente ante la persona que amas, lo cual la hace una perfecta nota final en la historia de Amy.

Desde sus inicios, la cantante se entregó por completo a su pasión por la música y a cada paso en el proceso de creación, convicción que se trasladó a los demás aspectos de su vida como su familia, sus amores y su público. Se cumplen 10 años desde que Amy Winehouse dejó un vacío en la historia de la música, un espacio en blanco que nadie más podrá llenar; sin embargo, sus temas quedan como testimonio de su talento y del por qué su nombre está escrito con estrellas en el firmamento musical.

CONTENIDO RELACIONADO